Personajes / 2 de Octubre de 2015

Jessica Trosman: “Todos se quejan pero facturan como locos”

El negocio de la moda en la Argentina. Su idilio con Alicia Kirchner y las remeras de canutillos que adora Cristina. Por qué se autocopia.

jessica trosman
TENDENCIAS. No le interesan las imposiciones de temporada. Aspira a que una prenda suya del 2002 pueda seguir siendo usada.

Su pasión por el diseño se nota en cada detalle. En su amplia casa de estilo racionalista, en Vicente López, hay muebles reciclados que compró en mercados de pulgas, cuadros y esculturas que denotan su gusto por el arte contemporáneo (Leandro Erlich, Fernanda Laguna, Juan Becú, Aldo Chaparro, entre otros), un parque con pileta y plantas, muchas plantas por todos los rincones. Ella misma se ocupa de la jardinería, le encanta. Jessica Trosman vive allí con su marido – Pablo Sandrigo – ex modelo y doce años menor- y sus hijos Jerónimo (23) y Rosa (8).
La diseñadora que siempre estuvo a la vanguardia y formó una dupla imbatible con Martín Churba, y tuvo luego su propia marca, es ahora directora creativa de JT, otro nombre con proyección internacional. Desde allí diseña para mujeres que buscan algo diferente. Entre sus admiradoras están Alicia Kirchner – con la que asegura tener un “idilio”- y Cristina Fernández, devota de sus remeras con canutillos.
Noticias: ¿La moda es un buen negocio en Argentina?
Trosman: Estamos más informados y tenemos más gente formada, profesionalizada, y cuando hay un diseño potente y genuino funciona acá y tiene posibilidades infinitas en el exterior. Soy re pro de la exportación. Nosotros vendemos en Corea, Taipei, Hong Kong, Egipto, Los Angeles, Chicago, Milán, Viena, entre otros lugares. Tenemos treinta puntos de venta.
Noticias: ¿La industria textil está bien, entonces?
Trosman: Te hablo de lo que conozco. Al haber tantas trabas para importar crecieron mucho los talleres y se desarrolló la mano de obra. Yo tengo una estampería y trabajamos para muchas marcas nacionales, si la importación estuviese abierta a mí no me vendrían a buscar. Por otro lado, hay pocas telas hechas acá. Todos se quejan, pero facturan como locos, sobre todo los dueños de las marcas. Ellos están mejor que los diseñadores independientes que tienen que bancar una estructura y no tienen espalda.
Noticias: Todavía se recuerda la dupla Trosman-Churba.
Trosman: Una época muy linda, del ’97 al 2002. Trabajar con Martín fue bárbaro, nos fue muy bien y tuvimos una expansión internacional importante. Después, por diferentes motivos nos separamos y terminé comprándole la parte, pero quedamos re bien y seguimos siendo amigos. Mi carrera como diseñadora se desarrolló muy bien cuando me mandé sola y empecé a experimentar con conceptos más morfológicos que textiles. Tuve un crecimiento muy grande hasta que en 2011vendí mi marca.
Noticias: ¿Le gusta lo que está haciendo Churba en Tramando?
Trosman: Es muy Martín, muy textil, sus engomados, una marca que tiene su impronta y lo representa muy bien. Además, sabe bien a qué mujer le habla.
Noticias: ¿Cómo describiría su estilo actual?
Trosman: Me gusta trabajar el 3D y hacer prendas con un volumen especial, es ropa cómoda para estar vestida todo el día. Soy fanática del negro, negro y blanco son imprescindibles, y también uso otros colores, depende la colección. Esta última es más punk, más guerrera y empecé a pensarla a partir de un chaleco pescador medio guerrero que compré en una feria en la calle, en Londres. No cambio mucho, me revisito a mí misma y me recopio, dándole siempre un concepto nuevo.
Noticias: ¿Las tendencias sirven?
Trosman: No me interesan para nada. Me gusta que una prenda mía de 2002 te siga gustando y que no dependa de la tendencia. Cuando el diseño es genuino es fácil que te guste siempre. No me divierte que se diga que algo se usa o no se usa. Detesto eso.
Trosman nació en Paternal y se crió en Villa Crespo hasta los 13 años, cuando se fue a vivir a Miami con su madre. Villa Crespo es una parte ineludible de su historia. “Iba al colegio Tel Aviv, mis amigas vivían por ahí y nos encontrábamos en la Imperio a comer pizza. Además, mi madre, que era una apasionada de la moda, me llevaba a comprar ropa a Arlequín, en la galería Galecor, y yo elegía para toda la familia. Ese local encendió algo en mí. Empecé a ejercitar mi ojo y se me empezaron a disparar ideas. En séptimo grado sabía que quería ser diseñadora”, recuerda. Pero el barrio tuvo siempre un valor agregado. “Mi abuelo Trosman fundó Warnes con unos amigos y toda mi familia paterna es repuestera. Mi papá tenía un galpón en Humboldt al 200 y en un momento me cedió una parte para mi laburo. Ahí funcionó también Trosman-Churba y después me quedé con todo el lugar. Hoy funciona la marca de la cual soy directora creativa, un taller de muestreo y un laboratorio textil”.
En Miami estuvo un largo tiempo, pero en el medio fue y vino a Buenos Aires, donde vivía su padre. “ Estudié diseño un año y medio en Miami, pero me volví porque estaba de novia con un argentino que volvía a Buenos Aires y terminó siendo el padre de mi primer hijo”.
Ya en Argentina estudió traductorado público nacional, pero lo suyo inevitablemente fue por otro camino. Comenzó diseñando toallones y trajes de baño para chicos. Después hizo una línea de remeras para Ona Sáez y otra, llamada Gelatin, que vendía en diferentes locales de Nueva York, como Liquid Sky. “Un lugar under espectacular”.
En el amor tuvo tres compañeros llamados Pablo, todos del mes de octubre. El actual Pablo (Sandrigo) es el padre de su hija. “Cuando lo conocí se iba a vivir a París y yo justo iba a buscar un showroom allí. Nuestro gran romance sucedió en París durante veinte días y separarnos fue tremendo. A los tres meses le dije: “O te venís o te voy a buscar”. Al poco tiempo lo tenía instalado en casa y nunca más nos separamos. Eso fue hace once años. Ahora trabaja conmigo en la estampería”.
Noticias: ¿Qué tipo de mujer compra sus diseños?
Trosman: Una mujer fuerte, independiente, informada, con la cabeza abierta y un ejercicio visual que le permite entender mi ropa. Diseño para chicas de 18 y para mujeres de 70 y para todo tipo de cuerpos.
Noticias: Una de sus clientas es Alicia Kirchner, usted dijo que tiene un idilio con ella. ¿Por qué el romance?
Trosman: Es una divina total, le gusta mucho el diseño argentino y ya me compraba cuando tenía mi marca. Hace poco cayó con su hija y su secretaria en la tienda de Villa Crespo. Entiende bastante y elige lo mejor, lo más diseñado, elaborado, estructurado. Y cuando le contás que todo es hecho acá y le explicás los procesos se involucra fuertemente. Me pidió algunos consejos y conversamos sobre cómo generar puestos de trabajo para el mundo de la moda. Queríamos hacer talleres gratuitos de profesiones cruzadas para entrecruzar gente de todo nivel.
Noticias: ¿Y qué pasó?
Trosman: No se dio. Yo había propuesto a Luna Paiva para la parte de arte y a Narda Lepes en cocina. El proyecto era espectacular, estaba basado en uno que yo había visto en otro país, y todo salió de las conversaciones con Alicia y su equipo. Estábamos todas con mucho laburo y quedamos en juntarnos después del año electoral. Por eso mi idilio con ella, es una persona que se ocupa de linkear gente, tiene la información de las cooperativas que nadie tiene, entiende el diseño, cómo se hacen las cosas, la manera de ver la moda. Tuve buena piel con ella.
Noticias: ¿Cristina Fernández también es clienta suya?
Trosman: En una época me compraba unas remeras y creo que iba al local del Patio Bullrich, después mandaba al chofer. A Cristina le encantan mis remeras con canutillos. Una vez la vi en la tele y tenía puesta una y hará tres años fui a Casa Rosada, por otro tema, y ella le hablaba a un grupo de seguidores, yo no la tenía cerca, pero la vi en una pantalla y llevaba la remera. Casi me caigo de orto.
Noticias: ¿Y qué le parece el estilo de vestir de la Presidente?
Trosman: Me encantaba cuando se vestía de negro, me gustaba más que con los looks de ahora.
Noticias: ¿Usted adhiere políticamente al gobierno?
Trosman: Yo vengo de una familia apolítica, pero en la época de Alfonsín fuimos todos muy alfonsinistas. ¿Quién no se copaba con Raúl Alfonsín? Hoy no soy K ni anti K y puedo ver las cosas buenas y malas del gobierno. En el rubro textil generaron una gran industria y en eso les estoy agradecida. También me parece positiva la asignación por hijos, aunque ahora me entero que fue un proyecto de Lilita Carrió.
Noticias: ¿Lo negativo?
Trosman: Hay mucha inseguridad, a mi marido le metieron un chumbo en la cabeza y a mí me robaron dos veces y me reventaron el auto, y eso nunca me había pasado. La economía está pasando un momento bastante difícil y tampoco me gusta la división que hay en la sociedad, pero no sé quién la generó, ni que haya un salario para los presos, y me encantaría que el salario de los jubilados fuera un poco más digno.
Noticias: El año próximo cumple 50. ¿Cómo es acercarse a la quinta década?
Trosman: Los 50 vienen en un buen momento. No estoy tan acelerada ni tan loca con el trabajo todo el tiempo, me sigue encantando, pero ahora cuando entro en mi casa el trabajo no existe. Y ya estoy pensando qué voy a hacer cuando deje de trabajar. Siempre voy a estar relacionada con la moda, pero quizás desde otro lugar, brindando otro tipo de servicio ligado al diseño, una consultoría, algo de relaciones públicas. Yo soy muy buena linkeando gente, te juro. Si estás soltera te presento a alguien y seguro te casás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *