Cultura / 6 de octubre de 2015

César Pelli: “El éxito hace daño”

Invitado por la XV Bienal de Arquitectura, el arquitecto argentino habló de Buenos Aires y del futuro de su profesión con NOTICIAS.

Por

cesar pelli arquitecto
VIDA ACTIVA. Pelli sigue trabajando en su estudio pero ya delega la mayor parte de su trabajo.

Hay arquitectos que buscan la inmortalidad. Lo hacen a través de obras monumentales, con rasgos distintivos que repiten y convierten en su sello reconocible. Con más o menos belleza, van inscribiendo en la historia a sus gigantes de concreto. Y luego hay otros. Son los que reniegan de la fama y trabajan en pos de la mejor versión posible de su obra, sin pretender un estilo sino adecuándose al contexto y necesidad de esa construcción. Esos que embellecen al mundo sin grandilocuencia pero con mucho propósito, más que inmortales son leyendas en vida.
Hace rato que César Pelli lleva ese título, aun a su pesar. De la Torre YPF en Puerto Madero a las Petronas de Kuala Lumpur, cada proyecto tiene un sello, pero no es el de su apellido: es la planificación según el contexto, la historia y las necesidades de cada cliente. En el marco de la XV Bienal de Arquitectura de Buenos Aires, el legendario arquitecto habló con NOTICIAS de esa visión y del futuro, el suyo y el de su profesión.
Noticias: ¿Cómo encuentra Buenos Aires?
César Pelli: No tuve tiempo de ver tanto, pero la zona del Microcentro está hermosísima. La veo llena de vida y bien manejada.
Noticias: Hay también mucha construcción, por toda la ciudad. ¿Qué recomendaría al respecto?
Pelli: He visto algo desde el avión. Creo que es muy importante hacer un plan que indique dónde van los edificios altos, qué forma pueden tener y cómo se conectan con la ciudad. Porque si se hacen bien son necesarios, pero si se hacen mal, son nefastos.
Noticias: En ese sentido, ¿cómo se pensaron sus proyectos en el país?
Pelli: Todos son proyectos distintos, porque son contextos, funciones y usuarios diferentes. En Buenos Aires, por ejemplo, siempre he construido en terrenos anómalos. El que más parecía pertenecer a la ciudad era el del Banco República, aunque estaba en una manzana muy delgadita, no del todo porteña. Pero el edificio se conformó, le logramos una ochava y mantiene los lineamientos de la ciudad. La torre de YPF o la de Banco Macro, en cambio, están en lugares muy extraños para Buenos Aires, porque las reglas de Puerto Madero no son las de la ciudad. Y acorde con esa idea construimos.
Noticias: ¿A qué se refiere cuando dice que no hay que hacer “arquitectura de autor”?
Pelli: Entiendo que tengo que hacer la arquitectura más hermosa y que llegue más al alma posible, pero no una que al vérsela se diga “esto es de Pelli”. Eso es una aberración del mundo contemporáneo. Los arquitectos se han puesto de moda, y los clientes piden que tengan su firma. Es una barbaridad de pensamiento y es simplemente para los libros de arquitectura.
Noticias: ¿Y cuál es entonces la clave para que un edificio sea atemporal?
Pelli: Para mí no es tan importante que sea atemporal, sino que pertenezca al lugar, y no a la colección de edificios del arquitecto.
Noticias: ¿Qué tan autocrítico es con su trabajo?
Pelli: (suspira) ¡Es tan difícil esa parte! Hay tantas cosas que estoy siempre en proceso de corregir…
Noticias: ¿Un edificio es como un cuadro, que nunca se sabe cuándo está terminado?
Pelli: No, porque cada edificio es una obra completa, que no depende ni del que vino antes ni del que viene después. El cuadro puede ser una parte de la vida. De hecho tengo obras sobre las que pienso que debería haber hecho cosas distintas.
Noticias: ¿Hacia dónde diría que va la búsqueda de la arquitectura actual?
Pelli: Hay muchas cosas sucediendo, algunas buenas y otras malas. Lo malo son cuestiones como el interés por la firma y toda esa glorificación del arquitecto como héroe o estrella de cine. Pero lo bueno es la sustentabilidad y la preservación y el respeto por los edificios viejos. Para mí siempre fue muy importante proteger el carácter de un lugar y que mis edificios sean parte de él. Durante mucho tiempo la arquitectura moderna, desgraciadamente, resignó eso, pero por suerte hoy vuelve a tomárselo en cuenta.
Noticias: ¿Qué pendientes siente que le quedan en la profesión?
Pelli: Ninguno. Sí, me encantaría hacer un edificio público en Buenos Aires, otro en Tucumán y otro en New Haven, donde vivo. Pero no es importante ni esencial, simplemente sería divertido.
Noticias: Mencionó en una nota reciente la importancia del espacio público. ¿Le interesa proveer de eso a sus edificios?
Pelli: Siento que todos los edificios tienen un aspecto privado y uno público. Y en todos, el aspecto público debería tomarse muy en cuenta. Es un valor a proveer. Siento que es algo bastante latinoamericano, que me llevé de aquí…
Noticias: ¿Es una arquitectura reconocible en el mundo?
Pelli: Está desapareciendo, solía tenerla… Es que todos los arquitectos vemos las mismas revistas, nos basamos en los mismos modelos, y así, la arquitectura que se va haciendo en el mundo es siempre la misma, con ligeras diferencias. Así se pierde carácter, y hasta viajar deja de tener gracia, porque todo se vuelve igual arquitectónicamente. Y ni siquiera es sólo la ciudad, sino que todo lo que hay en las vidrieras es lo mismo, no importa si estás en Tokio, Londres o Buenos Aires.
Noticias: ¿Ser exitoso le dio más libertad para trabajar?
Pelli: Más bien diría que el éxito hace daño. Porque tendemos a tomarnos en serio. Creo que el mundo sería mejor si no existiera la fama de la arquitectura.
Noticias: ¿Qué busca un cliente que contrata su estudio?
Pelli: Imagino que busca un edificio que va a ser hermoso, va a funcionar bien y se va a construir dentro del dinero y el tiempo que requieren. Por suerte hoy los clientes me buscan a mí, ya no los busco. Aunque hago cada vez menos de los proyectos.
Noticias: ¿Cuál es su rol hoy?
Pelli: A veces participo con comentarios, pero ya no decido. Es hora de empezar a pasar las riendas a otros. Es más, ya he pasado bastante; si desapareciera hoy, no pasaría nada.

 

Comentarios de “César Pelli: “El éxito hace daño””

  1. Urgente, los argentinos necesitamos más arquitectos e ingenieros, como este señor y no tantos abogados y contadores…………………….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *