Salud / 7 de octubre de 2015

PSICOLOGÍA

La felicidad según Gabriel Rolón

En exclusivo te adelantamos doce claves sobre la felicidad del nuevo libro “Cara a cara. La dimensión humana del analista”.

Rolón toca temas en sus libros que tienen que ver con las cuestiones existenciales del hombre. En su último libro, “Cara a cara. La dimensión humana del analista” (Ed. Planeta), desliza algunos conceptos sobre la felicidad:

1 – Cuando alguien no se construye a sí mismo y no se juega por lo que desea, no tiene mucho para dar.

2 – Una persona sana es aquella que se queda sólo donde reencuentra algo que le hace bien y se va de los lugares donde reencuentra el dolor.

3-  A veces intentamos reparar en los demás lo que no podemos reparar en nosotros.

4- Saber de la muerte nos motiva a la vida.

5- Alguien sano es el producto del trabajo que haya hecho sobre sí mismo. Ha iluminado todas las calles que pudo de su geografía interna y evita las que ya no podrá mejorar.

6- La felicidad tiene como costo un cierto nivel de ignorancia. Si no olvidáramos, al menos por instantes, que algunas de las personas que amamos ya no están o que muchos de nuestros sueños se han perdido para siempre, viviríamos todo el tiempo angustiados.

7- El único amor que vale la pena es el que nos permite vivirlo de pie.

8- En ciertas situaciones lo más sano es sufrir. Si alguien pierde lo que ama y no sufre, es porque no lo está procesando como corresponde. Cuando esto ocurre, el duelo queda congelado y se corre el riesgo de no volver a amar sanamente ya que, si apareciera un nuevo amor, será un amor amenazado.

9- Quienes idealizan tanto al objeto de su amor, corren el riesgo de perder el deseo por lo que aman.

10- Lo importante no es estar con alguien porque se lo necesite; lo interesante es poder decir: puedo vivir sin vos, pero no lo quiero.

11- En la vida todo atenta contra el deseo; si el deseo es profundo jamás será sin costos.

12- No hay un saber biológico que instale el vínculo con un hijo, es una construcción que va de la mano del tiempo y el amor. Una cosa es el padre y otra, diferente, el papá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *