Cultura / 10 de Octubre de 2015

Aquel Spinetta incomprendido

38 años después, los músicos que acompañaron al ídolo recrearon su álbum más resistido, “A 18 minutos del sol”.

Por

Spinetta
CRÍTICAS. Cuando grabó “A 18 minutos del sol”, a Spinetta le cuestionaron hasta su talento como guitarrista. Público y periodistas se resistieron a su cambio de rumbo.

El pasado 2 de octubre La Trastienda fue escenario de un hecho particular, porque Machi Rufino (bajo y voz), Guillermo Arrom (guitarra), Luis Cerávolo (batería) y Andrés Beeuwsaert (teclados, voz) interpretaron “A 18 minutos del sol”, uno de los discos más significativos en la rica producción de Luis Alberto Spinetta, que él mismo consideró el mejor de su carrera y que, sin embargo, nunca se tocó entero.
La razón principal por la cual Spinetta pasó rápidamente a otra cosa fue la mala recepción que tuvo por parte del público y la crítica. Un clásico para este artista que siempre daba un paso adelante mientras el resto esperaba que diera un paso atrás para repasar sus canciones con Almendra, Pescado Rabioso e Invisible.
Machi es quien toma la iniciativa: “Hay razones muy fuertes para poder tocar esto. Me da un poco de impresión porque soy el único sobreviviente de los que grabó este disco, con Gustavo Spinetta, que tocó la batería en un tema, así que imaginate, es algo impresionante. Creemos que la gente puede apreciar esta música quizá en una circunstancia mejor que en aquel momento”.
Noticias: ¿Y por qué eligieron este disco?
Machi: La propuesta es muy sencilla. Es un disco que en su momento fue muy resistido por el público y por el periodismo. La gente se enojaba adentro del teatro. Lo digo porque participé no sólo de la grabación sino de las presentaciones en vivo hasta fines del ’77, incluso en la parte final compartimos shows con Cerávolo en la batería.
Noticias: Además, es un disco que no se tocó mucho.
Machi: Es un disco que se tocó poco y nada, y nunca completo. Se hacían “A 18 minutos”, “Telgopor”, “Toda la vida tiene música”… Incluso fue muy mortificante para Luis leer críticas donde le sugerían abiertamente buscar otro guitarrista para tocar esos temas, como que él no daba la talla para tocar eso. Así que enseguida pasó a otra cosa, se fue a grabar “Only Love Can Sustain” a Estados Unidos.
Noticias: Pero Spinetta valoraba esa grabación.
Machi: Curiosamente, muchos años después, yo leo en un reportaje que Luis Alberto declara que “A 18 minutos del sol” era el disco más importante que había grabado en su vida y a mí me llamó la atención semejante declaración, y cuando tuve oportunidad de hablar con él, se lo pregunté y me dijo: “Claro Machi, ¿o no te acordás cuando grabamos ‘Viejas mascarillas’?”. Entonces, el mejor disco que grabó Spinetta se tocó muy poco. Y no es porque tengamos una orden divina de hacerlo, pero nos parece muy bueno rescatar esa música ahora.
Noticias: ¿Y por qué no aceptaban ese disco?
Machi: Lo resistían porque había temas instrumentales, porque había hecho una especie de emplazamiento con los músicos de jazz y no se lo bancaban. La gente le gritaba “¡tocá ‘Muchacha’!”. Ya sabemos que hay un gran interés del público por escuchar esta música de nuevo, y nos parece que este es un buen momento. Lo hacemos desde el amor absoluto. No lo hacemos como un homenaje, esto no es ni un homenaje ni un tributo ni nada de eso. Es simplemente tocar esta música, respetándola con sus arreglos pero, lógicamente, con la impronta de cada uno de nosotros, con dos semejantes solistas como Guille y Andrés. Además, nos gusta estar juntos, nos gusta tocar, la pasamos bien, y eso es fundamental.
Noticias: Por primera vez Spinetta compartía proyecto con músicos de jazz.
Machi: De hecho, se había separado Invisible a fin del ’76, y en marzo del ’77 pasé por la casa de Luis porque teníamos que hablar de algunas cosas y estaba Diego (Rapopport) con un piano Fender. Ahí nomás apareció un bajo y nos pusimos a zapar. Y a Diego quizás le sorprendió que yo conociera temas de jazz, alucinó con eso porque no se lo imaginaba, y entonces le decía a Luis “Tenemos que tocar con Machi”, y fue cuando Luis me dijo: “Machi, andá a buscar el Fender”. Ahí se formó el trío. Tocamos un tiempo sin baterista, incluso fuimos a Tucumán, y la gente no entendía mucho. Diego tenía un mini Moog o un micro Moog, no recuerdo bien, y ponía una secuencia que hacía como un metrónomo un poquito más deforme, que no era ni una batería ni un ritmo y tocábamos sobre eso. De ahí que, cuando volvimos a Buenos Aires surgió la idea de buscar un batero, y no recuerdo cómo es que aparece Osvaldo López, a quien todos conocíamos, obviamente, y que en ese momento tocaba con Mono Villegas. Y Osvaldo se prendió enseguida, era un tipo imposible de no querer, superabierto, y estaba fascinado por tocar con Spinetta. Y Luis también.
Noticias: Además eran músicos inmensos.
Machi: En ese tiempo había un gran entusiasmo, porque para Luis y para mí, vincularnos con Osvaldo López y Diego Rapoport era toda una cuestión, y ellos enseguida tuvieron feeling con nosotros. Yo siempre cuento esto porque creo que es importante destacar cómo a veces hasta los mismos periodistas muestran ciertas cuestiones esnobistas. En el ’77, las críticas en general fueron muy feas hacia Luis, pero en el ’85, una revista o un diario, no recuerdo bien, me invita a ver la película de Sting, “Bring On The Night”, para después opinar qué me pareció, y estaban dos de esos periodistas que habían sido encarnizadamente críticos del disco “A 18 minutos”, y cuando se termina, se levantan y dicen “Qué extraordinario, qué impresionante…”. Y yo dije, “¿en serio piensan eso?, qué extraño, porque cuando Spinetta lo hizo en el ’77 ustedes dijeron que era una porquería”. Los tipos bajaron la cabeza y se fueron. Ahora, explicame esto, un rockero argentino hace eso mismo 8 años antes y era una porquería, y después lo hace un inglés y es una maravilla. Así que, no voy a decir que es una revancha, pero sí como decir: Tomen.
Noticias: ¿Cómo sigue “A 18 minutos”?
Machi: El proyecto no tiene fecha de vencimiento. Vamos a tocar en todos los lugares donde la gente muestre interés por escucharnos. De hecho ya hay programadas algunas salidas al interior. Y nosotros pensamos seguir si la cosa nos mantiene unidos, incluso hay que tener en cuenta que aquí hay también compositores, así que podemos incluso hacer algunas cosas nuestras, pero se verá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *