Libros / 13 de octubre de 2015

El largo adiós

“Arenas movedizas”, de Henning Mankell. Tusquets, 374 págs. $ 259.

Por

★★★★ En los exámenes médicos posteriores a un accidente de tránsito Henning Mankell descubrió que tenía cáncer de pulmón, en enero de 2014. Después de un corto período de desánimo paralizante, decidió escribir este libro muy particular. Son 67 capítulos cortos que enfocan todo tipo de temas, con repetida concentración en el tiempo y la muerte. La gran variedad de cruces de su vida con distintos sitios del mundo y de distintos períodos históricos dan sobrada cuenta de su curiosidad, y de su inquietud constante, social y geográfica, antes de morir el pasado 5 de octubre.
Algunos núcleos se repiten. Por ejemplo, la decisión del gobierno sueco de enterrar desechos nucleares en sitios que deberían ser herméticos durante 100.000 años. O la probabilidad de que, a despecho del actual calentamiento, la tierra vuelva a sufrir glaciaciones. En el otro extremo están los momentos clave de una vida. El día en que decidió dejar los estudios para tratar de escribir, a los 16 años, y partió hacia París con muy poco dinero. O el dato traumático de que conoció a su madre recién a los 15 años. O el día preciso en que descubrió que él era ese, y no otro, o sea su identidad.
El célebre inspector Kurt Wallander de Ystad pasa fugazmente, cerca del final. La realidad africana aparece a menudo en cambio, e incluye lo que él considera el momento más alegre de su vida: cuando terminó la guerra en Mozambique, donde vivió muchos años. También narra cuando iba con su coche más bien pequeño detrás de un ómnibus cargado de jóvenes. Uno de ellos asomó medio cuerpo por la puerta del techo, sin percibir que se acercaba un puente bajo: el choque proyectó parte de los restos directamente sobre el parabrisas de Mankell.
La sensación de formar parte de una cadena de manos sentida en la visita a un teatro griego milenario, la importancia de los circos, el hallazgo de un títere en una tumba prehistórica, un grupo de tango callejero en Buenos Aires: todo va sumando en un camino en zigzag, que dice mucho sobre su personalidad, aunque no sea una verdadera autobiografía. El hallazgo es la estructura fragmentada, que arma una especie de periódico (más que un diario íntimo) de toda una vida y un mundo.

 

Comentarios de “El largo adiós”

  1. Esta fue siempre la perversa y nauseabunda estrategia del matrimonio, que siempre tuvieron como paso a la eternidad politica ; pisar a los medios de difusion, a La Corte Suprema , a los Sindicatos y a los Partidos Politicos, como finalidad intrinseca el oscurantismo , y pasarse por el culo , lo que terceros reclamarian por esta forma , como gobierno el UNICATO. Imaginemos con todo el viento a favor, digo ,papel prensa y los medios, ” estariamos disfrutando de Argentina como la Isla de la Fantasia. ” Cadena…..perpetua para toda la banda……Y sera Justicia..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *