Clásica / 18 de Octubre de 2015

Rusalka, un estreno muy esperado

De Antonín Dvořák. Con Daniela Tabernig, Eric Herrero, Homero Pérez Miranda, Elisabeth Canis, Marina Silva, y elenco. Régie: Mercedes Marmorek. Dirección musical: Carlos Vieu. Buenos Aires Lírica. Teatro Avenida.

Por

★★★★ El argumento, inspirado en la mitología eslava, se centra en una ninfa de las aguas con una historia similar a la de “La sirenita”, de Andersen. Si bien la trama puede entenderse como un simple cuento de hadas, hay elementos del libreto que permiten lecturas más complejas. La puesta de Mercedes Marmorek buscó resaltar esas ambigüedades partiendo de un planteo osado: en su visión, Rusalka es una prostituta y su mundo acuático es un burdel. El desesperado deseo de la protagonista por seguir a su amado y alejarse de su ámbito cobró así una fuerza peculiar. Tal vez lo más logrado de su propuesta haya sido, justamente, el contraste entre el entorno de Rusalka y el del príncipe que se enamora de ella. Sin embargo, las referencias del texto a ciertos elementos mágicos del mundo de la ninfa, trasformado aquí en un espacio tan terrenal, produjeron serias incongruencias que impidieron que el planteo fuera plenamente convincente.
Como Rusalka, la soprano Daniela Tabernig entregó una actuación conmovedora, con un estupendo dominio de sus medios vocales, exquisita musicalidad y profunda entrega. Fue la gran figura del elenco, aunque también se destacaron Homero Pérez Miranda, en el rol de Vodník, y Marina Silva, imponente como la Princesa Extranjera. Elisabeth Canis fue una Ježibaba de voz suntuosa y Eric Herrero aportó sobriedad y lirismo como el Príncipe.
Mención aparte merece Carlos Vieu, que realizó una tarea notable en la dirección musical, logrando un buen desempeño de la orquesta y un perfecto equilibrio entre las voces y el foso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *