Política / 26 de octubre de 2015

Fiesta en el Massismo por la sorprendente elección del PRO

El líder de UNA celebró que el Sciolismo no rindió como se esperaba y perdieron los intendentes que lo traicionaron.

Por

Cuando aparecieron los primeros datos donde anunciaban que Mauricio Macri aventajaba a Daniel Scioli por dos puntos, el bunker de Massa estalló de alegría. De inmediato comenzaron los análisis de las elecciones. En un sillón blanco se sentaron Sergio Massa, José Manuel de la Sota y Roberto Lavagna y comenzaron a analizar lo que estaba sucediendo. A diferencia del resto de los presentes, sorprendidos por el resultado, a ellos se los veía cómodos, entendiendo el fenómeno y preparados para salir de nuevo a la cancha.

A pesar de haber quedado en tercer lugar en el massismo consideran que desde el sciolismo o del macrismo tendrán que venir a buscar votos. “tenemos 21 pelotitas que alguno de los dos las va a necesitar”, repetía un massista en el VIP. Aunque consideran que es difícil “deglutir a Macri”, eso se soluciona con una charla ente ambos líderes.

Massa, entre porciones de pizza de muzzarella y rúcula, celebraba que la mayoría de los intendentes que lo habían traicionado, y que volvieron al kirchnerismo, perdieron. Excepto, Gabriel Katopodis, de San Martin, todos mordieron el polvo.

Cuando se comenzó a especular con el futuro del peronismo, Massa se desmarcó de movida. “El único que puede liderar el peronismo es José Manuel (De la Sota)”, lanzó. Y De la Sota, que estaba sentado al lado, respondió: “Acá lo único que importa es que esto es el comienzo del final del estanilismo kirchnerista”. Y agregó: “Estamos con el motorhome listo para recorrer el país para reconstruir el peronismo”. De la Sota ya planea presentarse para las elecciones del PJ en diciembre. Por ahora empezó con los gestos: cantó la marcha peronista en el bunker.

Al cierre de esta nota, Massa aún no se había comunicado con ninguno de los dos candidatos de los otros partidos. Y tampoco ellos con él. Por ahora el final es abierto, pero cuando se termine el escrutinio definitivo, algo quedará claro: Los tres candidatos siguen vivos y las negociaciones abiertas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *