Opinión / 27 de octubre de 2015

Scioli por el cambio y Macri por la continuidad

El cadidato oficial busca el perfil que lo ayude a contrarrestar el virtual “giro K” del último tramo de la campaña macrista.

Por

En el último tramo de la campaña para las generales del domingo 25, Mauricio Macri sorprendió con una especie de giro al kirchnerismo: en discursos y spots comenzó a garantizar con fuerza que “las cosas buenas” del actual Gobierno no serán cambiadas bajo su virtual presidencia.
Los equipos macristas ya tenían computado que con solo promover “el cambio” no alcanzaba para perforar el techo de votos opositores, en una sociedad que, antes que nada, parece pretender una transición sin crisis y formas menos agresivas de debate social.
Macri sumó líneas de continuidad a su discurso y Daniel Scioli, de quien se esperaba que en algún momento se despegara de la tutela de Cristina para exhibir su propia impronta conciliadora, moderada y al menos algo autónoma, quedó preso de la necesidad de defender al Gobierno casi en todas las líneas.
Ahora, Scioli insinúa ir por el cambio. Despegarse de la Casa Rosada. Ser “más Scioli que nunca”, tal cual avisó por Twitter.
Habrá que ver si le quedaa tiempo para convencer al electorado independiente de que con él también podría inciarse un tiempo de menos tensión y más mirada a largo plazo.
Su gesto de abrirle las puertas de la gobernación bonaerense a la sorprendente María Eugenia Vidal desde hoy mismo apunta en esa dirección. Es decir, tratar de llevarse la mayor cantidad de votos vidalistas posibles.
Entre rectificaciones y mimetizaciones, entramos en el último tramo de la competencia. Promete ser entretenido.

*Jefe de redacción de NOTICIAS.

Seguí a Edi en Twitter: @zuninoticias

En esta nota: