Política / 28 de octubre de 2015

El gesto de CFK que beneficia a Macri

La presidenta decretó mover el el feriado del 23 de noviembre para que el balotaje no coincida con un fin de semana largo.

Por

El primer gesto que hizo la presidenta Cristina Fernández tras las elecciones del domingo fue enviarle un guiño a Mauricio Macri. Accedió a un pedido del frente Cambiemos para modificar la fecha del feriado por el Día de la Soberanía, que estaba previsto para el 23 de noviembre. La preocupación del Macrismo radicaba en que un fin de semana largo podría incidir en la votación. Ya habían tenido la experiencia en la Ciudad de Buenos Aires cuando en las primarias del 24 de abril una parte de los electores de Horacio Rodríguez Larreta habían decidido viajar. No querían arriesgar.

Quién quedó otra vez en una situación incómoda fue el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, quién durante su conferencia matutina afirmó que todavía no había sido analizada la posibilidad de mover el feriado. Un par de horas mas tarde ese análisis ya había sido hecho y Fernández anunció que la presidenta firmaría el decreto.

Los más suspicaces consideran que el gesto de CFK beneficia a Macri porque un gran caudal de sus votantes son potenciales “veraneantes” de fines de semana largo. Pero también es cierto que parte del éxito de Macri en las elecciones se debe a que capto la mayor parte de los 1.200.000 votantes nuevos que hubo con respecto a las PASO y también a los que habían votado en blanco antes y esta vez prefirieron elegir por una fuerza política. En las PASO hubo más de 1.200.000 votos en blanco y el domingo ese número se redujo a la mitad.