Radio / 29 de Octubre de 2015

La estructura del aire

“El locutorio”. Conduce: Eduardo Serenellini. Con Natalia Garrone, Nicolás García, Patricio Quiñones y Agustín Serenellini. FM 101.1, Radio Latina, lunes a viernes 12 a 14.

Por

★★★ Desde el conductor a los operadores todos cumplen con su parte. Pero el programa deja entrever una cuestión estructural que conspira contra un mejor resultado: el envase de dos horas no le alcanza para emitir todo la información que contiene. Y en consecuencia sucede lo más lógico: si hay más agua que vaso, el agua se derrama o se pierde…
El mejor ejemplo de estos achicamientos son los reportajes de Serenellini: por excelentes que sean, nunca duran más de cinco minutos (y a veces duran tres) y siempre dejan la impresión de que algunos datos y comentarios, por falta de tiempo, quedaron en el tintero.
Pero la mala solución sucede cuando se achica lo importante (en este caso los reportajes) para darle más tiempo a lo menos trascendente. Si un programa dura dos horas y tiene informativos cada 30 minutos, más mensajes de oyentes, más tandas comerciales e institucionales, más la campaña electoral, más deportes y espectáculos, es obvio que si quiere emitir todo se verá perjudicado en lo estructural (estructura: distribución y orden de cada una de las partes de un todo).
Serenellini tiene gran experiencia en economía y empresas. Considera que 2015 no ha sido malo. Pero señala que el fin del año llega con varias cuestiones importantes para resolver (fiscales, cambiarias, monetarias, tarifarias y sociales).
El periodista y su producción (Patricio Quiñones) siempre encuentran a la persona indicada para tratar cada tema. Pero, a la vez, el conductor genera información con observaciones cotidianas (10 estaciones de servicios cerradas en Ruta 3 de Buenos Aires hasta Tandil, gente que compra alimentos básicos en el supermercado y paga con tarjeta de crédito y en cuotas, etc.).
Pero, además, hay un fenómeno nuevo que sucede con los que hacen radio y TV al mismo tiempo, como es el caso de Serenellini. No es grave, pero sí interesante: dicen “Mirá” y muestran fotos cuando hacen radio. Y hacen a su equipo señas propias de la radio cuando son vistos por la pantalla.
Todo, y también esto, indica que radio, TV, computadora y celular no tardarán en ser inseparables.
Natalia Garrone (locución) sigue el mundo del espectáculo y Agustín Serenellini produce comercialmente. Ricardo González acompaña el programa con sonidos adecuados.
Hay un producto de la tapicería que ha sido usado por diversas disciplinas filosóficas y que también se puede aplicar a la radio. Se llama capitoné. Son almohadillados que se ven en mantas y ropa de abrigo. Se podría pensar que se hacen de a uno por vez. Pero no. Se trata de varios hilos que, al ser tirados desde varias partes, producen esos cuadrados. Para lograr un buen resultado todos esos hilos, como todos los aspectos de un programa, deben ser parejos y tirarse al mismo tiempo.

 

Comentarios de “La estructura del aire”

  1. Eduardo Serenellini merece un programa en tv. de aire. Excelente periodista y toca temas que pocos periodistas o programas lo hacen. Una pena que solo sea por cable o ya no haga Diario del Sábado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *