Restaurante / 30 de Octubre de 2015

Bistronomie de diseño

Unik. Soler 5162, Palermo. 4772-2230. Cocina contemporánea. Lu. a Sáb. de 8 a 24. Reservas. Tarjetas. Menú mediodía: $ 240. Precio promedio noche: $ 400.

Por

Cuando abrió, allá por mayo de 2011, todos hablaban de Unik. La colección de lámparas y muebles de los años 60 y 70 de su dueño, el arquitecto franco-argentino Marcelo Jouliá, sumaba un atractivo a la visita. El diseño era tan esmerado como la cocina, pero ambos un poco fríos. Los años pasaron, los muebles se integraron a su entorno y llegó un nuevo cocinero. El joven Maximiliano Rossi inició su carrera fogueándose en cocinas con estrellas Michelin en España, de regreso a la Argentina formó parte de la cocina de Ceasar Park y luego dirigió El Camino, restaurante de Mauro Colagreco en Punta del Este. La nueva propuesta de Unik está focalizada en las distintas variedades de carnes que ofrece nuestra región, dentro de una filosofía de bistronomie: platos confortables elaborados con productos de estación, obtenidos gracias a la relación directa con pequeños productores con huertas orgánicas, crianzas cuidadas de animales y pesca artesanal.
El diseño importa también en la cocina. Los platos de Unik impactan en su presentación, pero no se olvidan del sabor. Un ejemplo simple pero contundente son los redonditos de ricota, un clásico de la casa: esferas de ricota casera sobre las que se vierte un consomé caliente de tomates orgánicos (le descubrirá nuevos aromas al tomate, potenciados por el orégano fresco) y un crocante de semillas de lino, que suma textura en boca.
Unik sirve una gran variedad de carnes en cocciones autóctonas como el ahumado y las brasas. Otros platos carnívoros que destacan son el tartar de ciervo (con conservas de cerezas y crocante de centeno), el conejo de Ramallo con panceta a la parrilla (con ñoquis de papa y hojas de mostaza), la porchetta de cochinillo “La Pebeta” (con castañas frescas y coles), y la pesca artesanal del Atlántico (servida con acederas, salsa romesco, puerros y zanahorias). Rossi se inspira con platos del día y puede que, como sucedió el día de nuestra visita, un día frío y lluvioso a comienzos de la primavera, lo sorprenda con un osobuco en cocción larga, con ñoquis de papa y salsa de hongos. Reconfortante.
Los postres son un punto fuerte. Los churros, otro clásico de la casa, se sirven con crema de canela y helado de yogurt griego. También hay bizcocho de chocolate amargo y pasta de maní con helado de caramelo salado, tarta de peras y almendras con helado de queso de cabra y una reversión de la banana con dulce de leche que lo hará volver a la infancia: cremoso de dulce de leche (en cocción de crème brûlée) con sorbet de banana asada y tapioca de coco.
Al mediodía hay un menú ejecutivo, un pantallazo de la cocina de Unik. Los jueves hay happy hour con tapeo completo.

Cocina ★★★★
Servicio ★★★★
Ambiente ★★★★★

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *