Política / 31 de Octubre de 2015

Cristina vs. Cristina: ¿qué opinaba del menemismo en los años noventa?

NOTICIAS recuperó una nota de junio de 1996. Apoyo a Menem y convicciones. CFK ayer y hoy.

Por

Que la política es “el arte de lo posible” no es novedad. Y que el peronismo ha sabido construir una historia de lealtades flexibles y a medida, tampoco.  Pero los tiempos cambiaron. El avance de las nuevas tecnologías y la posibilidad de acceder y compartir un archivo puede poner a la clase política en serios aprietos, al tiempo que los ubica frente a la necesidad de reflexionar acerca de lo oportuno de transparentar, no sólo los datos de su gestión, sino sus ideas y vuelcos ideológicos: ¿acaso no es posible cambiar de idea?. Sí, y es incluso deseable en algún punto. Lo que ya no parece tan fácil, es ocultarlo.

Así le ocurrió a Cristina. En una entrevista exclusiva con NOTICIAS en el año 1996, la Presidenta aseguraba que “votó a Menem en el ‘89 y el ‘95” y que “creía no haberse equivocado”. Con veinte años menos, ferviente crítica de la frivolidad y la “obediencia debida” de algunos personajes de aquellos años Cristina parecía convencida de que el menemismo era lo mejor. Consultada por qué votó y apoyó a Menem, asegura: “Porque el cincuenta por ciento de los votos que tuvo Menem en su reelección, sirve para legitimar políticas, no para legalizar escándalos. Entonces cuando se plantea un tema como el de Camilión o Angeloz, yo no puedo aceptar que haya “obediencia debida” en el Senado. No soy la “recluta” Fernández y a partir de Menem el servicio militar es optativo y yo no pienso hacerlo”.

Cristina y sus contradicciones quedaron expuestas frente a la hábil pregunta del periodista:

Noticias: ¿No hay una contradicción demasiado visible entre esa rebeldía suya en el Senado y el apoyo con los votos a Menem?

CFK: ¿Y qué tienen de malo las contradicciones? Peor es caer en ese mal de los políticos, para los que si sos oficialista todo tiene que estar bien, aunque vaya contra tus íntimas convicciones. Y si sos opositor, todo tiene que estar mal y decir a todo que no. Y no es así: no vivimos en el paraíso, pero hoy estamos mejor que en la Argentina inflacionaria.

Noticias: ¿Y por qué no se pasa a la oposición si está tan en desacuerdo con el menemismo?

CFK: ¿Y quién dice eso…?

Noticias: Eduardo Menem, por ejemplo, que la considera una “insolente”.

CFK: Ese es un problema de él. Después de Perón, en el peronismo nadie echa a nadie.

Hoy, Cristina opina de otra forma. Y es correcto que así suceda, todos tenemos derecho a aprender de nuestra historia. Tal vez, aún reste comprender que la historia no la escriben los que ganan, sino todos aquellos que fueron parte.

 

Entrevista completa publicada en junio de 1996

Cristina  Kirchner: Una chica al rojo vivo

cfk1-500x319

Noticias: ¿Le molesta que le digan señora de…?
CFK: Yo soy Cristina Fernández, pero no me molesta que me digan de Kirchner. Después de 21 años de vivir al lado de un hombre, una nunca más es lo que fue.

Noticias: ¿Es muy difícil ser “peronista” en tiempos de Menem?
Kirchner: Nunca fue fácil ser peronista.

Noticias: ¿Le molesta compartir el cartel de “peronista de los noventa” con María Julia Alsogaray o Adelina de Viola?
CFK: A mi, para nada. La que se siente molesta es la gente. El protagonismo político no puede estar vinculado a la frivolidad. Pero a mí no me gusta hablar de otras mujeres en política.

Noticias: Pero, María Julia y Adelina representan una cara del menemismo.
CFK: Ellas formaron modelos emblemáticos de mujeres políticas que no son del todo buenos. Eso es injusto, porque la inmensa mayoría de las mujeres que hacemos política no somos así. No todas las mujeres se fotografían envueltas en pieles y sin nada abajo.

Noticias: ¿Es muy difícil hacer política siendo mujer?
CFK: Es muy difícil ser mujer.

Noticias: ¿Ese no es un discurso feminista?
CFK: No, ése es un discurso realista. Si sos capaz, tenés que ser doblemente capaz para demostrarlo. Aborrezco los planteos feministas, pero el prejuicio está en el hombre.

Noticias: ¿Y si además esa mujer es linda?
CFK: Peor, porque el machismo argentino coloca a la mujer linda para rendir triple examen. Y sis sos inteligente, ya es demasiado. Te califican por sexo.

Noticias: ¿Es difícil manejar el tema sexual en política?
CFK: Eso depende del lugar que se da cada una. Yo nunca tuve problemas.

Noticias: ¿Nunca la acosaron?
CFK: No, no, no, jamás. Nunca di lugar a que eso pasara.

Noticias: ¿A Menem lo votó en el ’89 y en el ’95?
CFK: Sí, absolutamente y creo que no me equivoqué.

Noticias: ¿Y por qué entonces parece tener una cierta tirria contra el menemismo?
CFK: El menemismo representa un modelo de hacer política con el cual no estoy de acuerdo. Me molesta esa suerte de gerenciamiento de la política que impone.

Noticias: ¿Y por qué lo vota entonces?
CFK: Porque el cincuenta por ciento de los votos que tuvo Menem en su reelección, sirve para legitimar políticas, no para legalizar escándalos. Entonces cuando se plantea un tema como el de Camilión o Angeloz, yo no puedo aceptar que haya “obediencia debida” en el Senado. No soy la “recluta” Fernández y a partir de Menem el servicio militar es optativo y yo no pienso hacerlo.

Noticias: ¿No hay una contradicción demasiado visible entre esa rebeldía suya en el Senado y el apoyo con los votos a Menem?
CFK: ¿Y qué tienen de malo las contradicciones? Peor es caer en ese mal de los políticos, para los que si sos oficialista todo tiene que estar bien, aunque vaya contra tus íntimas convicciones. Y si sos opositor, todo tiene que estar mal y decir a todo que no. Y no es así: no vivimos en el paraíso, pero hoy estamos mejor que en la Argentina inflacionaria.

Noticias: ¿Y por qué no se pasa a la oposición si está tan en desacuerdo con el menemismo?
CFK: ¿Y quién dice eso…?

Noticias: Eduardo Menem, por ejemplo, que la considera una “insolente”.
CFK: Ese es un problema de él. Después de Perón, en el peronismo nadie echa a nadie.

Noticias: ¿Siempre fue tan rebelde? ¿En la escuela era igual?
CFK: En la escuela era… Los que participamos en política, somos personas que no estamos conformes con lo que nos rodea. Si pensara que todo está bien, hoy estaría en mi casa. ¿Y en la escuela cómo era?: buena alumna, pero un poco rebelde y discutidora.

Noticias: ¿Por qué mienten los políticos?
CFK: Por ese viejo concepto de la política, por el cual siempre había que prometer algo. El tema es que la gente ya no les cree a los que prometen cosas.

Noticias: ¿Alguna vez tuvo que mentir para ganar votos?
CFK: Al contrario, nunca prometí nada ni le mentí a la gente. Pero además no sirve, porque la gente está mucho más avivada de lo que los políticos creen.

Noticias: ¿Cuáles son sus ambiciones políticas?
CFK: No quiero hacer carrera, sí quiero trascender como alguien que pasó por esta vida y que hizo algo más que comer y respirar.

Noticias: ¿No sueña con ser presidente alguna vez?
CFK: No, no es algo que piense.

Noticias: ¿Qué la haría dejar la política?
CFK: ¿Y por qué tendría que dejar la política?

Noticias: Por sus hijos, por ejemplo.
CFK: No, mi hijo mayor (Máximo -19-) me banca y la más chiquita (Florencia -6-) no sé si no va a salir también política.

Noticias: ¿Quién lleva los pantalones en su casa?
CFK: Para las cosas específicas de la casa, yo. Para el resto de la vida, todos opinamos.

Noticias: Y cuando se pelea con su marido, ¿quién afloja primero?
CFK: Cuando nos peleamos (risas)…, cuando nos peleamos somos muy duros. Mi marido es más conciliador, tal vez, más negociador. En cambio yo soy más principista, más inflexible. Pero, en general, discutimos muy racionalmente.

Noticias: ¿También por las cosas triviales?
CFK: Ese es otro tema. Yo soy muy ordenada y mi marido tiene tendencia al desorden. También me molesta la impuntualidad y los eufemismos.

Noticias: ¿Alguna vez pensó en separarse?
CFK: Jamás. No sabría vivir con otro hombre que con Néstor.

Noticias: ¿No es una antigüedad?
CFK: El amor no es antiguo.

Noticias: ¿Qué la enamoró de su marido?
CFK: La verdad, no sé… Su forma de ser. Hay cosas que no se pueden definir con palabras. Lo admiro mucho, porque se construyó a sí mismo.

Noticias: ¿La belleza física de un hombre la seduce?
CFK: No, me gustan los hombres inteligentes, que sepan lo que quieren.

Noticias: ¿Qué virtud cree tener para que él se haya enamorado de usted?
CFK: (Se ríe)… No me gusta hablar de mí.

Noticias: Algún elogio que él le haya hecho.
CFK: Que soy muy inteligente.

Noticias: ¿Y qué defectos tiene?
CFK: Debo tener muchísimos… Soy demasiado perfeccionista.

Noticias: ¿Es caprichosa?
CFK: Jamás, cuando adopto una actitud es porque es fruto de la racionalidad. Es más si me convencen de lo contrario, doy marcha atrás.

Noticias: ¿Es celosa?
CFK: No de mi marido, sí de mis afectos…

Noticias: ¿Por ejemplo?
CFK: Soy celosa de la relación de mi hija con mi marido, de las cosas de mi casa.

Noticias: ¿Es posesiva?
CFK: Ese puede ser un defecto, soy muy posesiva. Me gusta tener todo bajo control.

Noticias: ¿Cómo soportó la crisis de los cuarenta?
CFK: Tengo cuarenta y tres y no la sufrí. Me pasó con la de los treinta, pero no mucho. Habré estado una semana deprimida, pero después se me pasó.

Noticias: ¿Se animaría a confesar que se hizo un lifting?
CFK: Todavía no me hice ninguno. Pero todo depende de la cirugía; si es para hacerse la boca de fulanita y la nariz de menganita, jamás me lo haría: me gusta mi boca y mi cara. Ahora, si fuera para sacarme unas bolsas debajo de los ojos, no tendría problemas en hacérmela y en decirlo.

Noticias: ¿Le quedan utopías?
CFK: El día que no me queden, cierro mi despacho y me voy a mi casa. Pero es cierto que si pienso el fin de siglo que imaginábamos en los ’70, me quedan frustraciones…, pero ésas son frustraciones colectivas.

Noticias: ¿Y de las personales?
CFK: (Risas)… Ser una gran cantante lírica. Siempre soñé con cantar como Monserrat Caballé.

Por Daniel Olivera | Fotos: Gustavo Seiguer
Publicado en la Revista Noticias del 15 de junio de 1996. 

 

17 comentarios de “Cristina vs. Cristina: ¿qué opinaba del menemismo en los años noventa?”

  1. La que “salió” del país por la venta de YPF, no volvió nunca más, ni con el blanqueo………………

  2. que diria la señora cristina o que podria explicar porque peron echo a campora ???? y ahora son todos camporista ? la verdad que peron echo a campora y a los montoneros porque era un mal para el pais !!!!!!!!!!!!!!!!

    1. No , como que no aporta nada?solo si no querés verlo, muestra contradicción , la misma que ahora , metiendo miedo con “los noventa” cuando fueron parte de ello y avalaron todo lo que ahora critican

  3. No es en son de critica, mas el titulo atrae de por si, pero el artículo traido a escena carece de su importancia….pienso que los archivos de NOTICIAS, albergan otras entrevistas o comentarios relevados sobre el perfil político que detentaban los KIRCHNER…sobre la privatizacion de las empresas estatles, en especial de Y.P.F…. su apoyo incondicional a MENEM….en fin la lectura del artículo…no añade nada…mas bien resta…por la idea que uno se hizo al leer el TITULO.-

  4. La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *