Personajes / 2 de noviembre de 2015

Jean Pierre Noher: “La primera grieta fue en la plaza del ’73”

Acaba de estrenar “El almuerzo”, película en donde vuelve a encarnar a Borges. Éxito en Brasil, listas blancas y apoyo a Scioli.

Durante años, Jean Pierre Noher puso empeño para enderezar la mirada y que no se note su estrabismo. Sin embargo, esa desviación fue clave para que Javier Torre lo convocara en 2000 cuando buscaba un actor para su película “Un amor de Borges”. Ahora, el mismo director volvió a llamarlo para interpretar a Borges, pero en un contexto bien opuesto al anterior: en mayo del ´76, dos semanas después del secuestro y desaparición del escritor Haroldo Conti, Jorge Rafael Videla (Alejandro Awada) citó a una comida a Borges, Ernesto Sábato (Lorenzo Quinteros), el entonces presidente de la SADE Horacio Ratti (Roberto Carnaghi) y el sacerdote Leonardo Castellani (Pompeyo Audivert).
Noticias: A Haroldo Conti lo secuestraron el mismo día en que usted cumplía 20 años, ¿cierto?
Jean Pierre Noher: Sí, muy loco. No estaba acá, me fui en diciembre del ´75 a Israel, a un kibutz. Me acuerdo de cuando me fui.
Noticias: ¿Se fue desorientado políticamente?
Noher: Quedé muy desorientado en el ´73, cuando nos tuvimos que ir de la plaza. Yo era de la JP, tenía 17 y muchas ilusiones de cambiar el mundo. Nuestra consigna era “Perón, Evita, la Patria Socialista”. Perón en un momento se tira tanto para la derecha, que cada vez estabas más radicalizado. Esa fue la primera grieta que sentí porque la plaza quedó dividida en dos. A partir de ahí, no entendí, por qué pasar a clandestinidad y todo eso.
Noticias: Dice que siempre fue muy amante de la vida.
Noher: ¡Obvio! Soy “peace & love”, había algo que no cerraba. “Dar la vida” era mucho, algo me preservó. Volví en el ´77, me moría de ganas de ver el mundial (se ríe), ¿ves la cantidad de contradicciones que uno tenía?
Noticias: Era muy joven.
Noher: Sí, joven pero con ilusión de que el mundo fuera más solidario. El espíritu aquel no cambió en nada.
Noticias: ¿Recuerda el momento en el que se dio cuenta de que lo suyo era la actuación?
Noher: No quería hacer otra cosa. Mi padre tenía una fábrica prêt-à-porter de ropa: Patrick Noher, vicepresidente de River, inmigrante que vino sin saber una palabra de castellano, un ídolo para mí. Entonces yo estudiaba en la Facultad de Económicas por el mandato de sucederlo en la fábrica. Pero al volver de Israel entré a lo de Alezzo y fue una bisagra. La cosa se puso seria y empecé a repartir fotos por los canales.
Noticias: ¿Cuál era su objetivo?
Noher: Quería vivir de la actuación. Hasta los 30 años tenía dos trabajos. El día en que nació mi hijo, me dijeron que había entrado a “La Piaf”, mi primer espectáculo comercial en calle Corrientes. Siempre buscaba zafar. Entré en el Banco Galicia, pero al día siguiente dije que no. ¿Iba a ser bancario? Muchas veces disfruto más del tránsito que del resultado.
Las distancias y los recorridos son palabras llave en su biografía. Podríamos pensar que la primera demostración es haber nacido en Francia y radicarse en Argentina a los tres años. Pero el entrelazado es anterior: su padre escapó de un campo de concentración nazi, vestido de monaguillo. Tenía 13 años y pasó la barrera que lo separaba de la libertad sin mirar atrás, donde quedó su familia. Luego cruzó la frontera adentro de una valija. La madre de Noher vino a la Argentina con su mamá refugiándose también de aquel régimen y, al finalizar la Segunda Guerra, volvió a Francia a buscar a su padre, pero entonces se enamoró del muchacho que había huido dentro de la maleta y formaron una familia. Con dos hijos pequeños, se subieron al barco rumbo a la Argentina, una tierra más promisoria que la Europa de entonces.
Noticias: La historia de sus padres, de tanta amenaza y superación, lo habrá marcado mucho.
Noher: La superación y preservar. Hoy está presente porque estoy armando un espectáculo que tiene que ver con lo que decís. El espectáculo se llama “Her o no Her”, estoy grabando las músicas. La maravillosa enseñanza es que, a pesar de esa situación tan dramática, está la superación y la generosidad de no victimizarse y de ir para adelante. Todos estamos ante el ser o no ser, lo hacemos o no. Quiero jugar con mi apellido y las varias veces que tuve esa situación… Desde muy chiquito me salvó el entender que es una increíble casualidad el hecho de estar vivo, en mi caso más aún porque si mi viejo no hubiera pasado la barrera, no hubiéramos estado acá. Tengo ese agradecimiento a la vida. La vida siempre es para celebrarla, estemos como estemos. Estoy convencido de que no pasa ni por el éxito ni por la plata; pasa por el amor: a una persona, a un perro, a los semejantes, a lo que hacés; es dar y recibir.
Noticias: Hablando del apellido, su hijo ganó un peso propio.
Noher: Sí, ¡pasé a ser el papá de Michel! Todos los días alguien me habla bien de Michu, de acá y de allá (Brasil). De los 4 a los 20 años, vivió con la madre en Bariloche.
Noticias: Otra vez las distancias.
Noher: ¡Todo el tiempo! Es parte de mi vida. Cuando terminó el secundario, me dijo que quería venirse a vivir conmigo y ser actor. Le dije que estudiara dos meses inglés y que se fuera por el mundo, que le pagaba un año sabático. Volvió a los diez meses y empezó con Alezzo, Bartís y a hacer sus inferiores. Me acompañó mucho a Brasil, estudió portugués y audicionó en la Globo y le está yendo muy bien. Esta semana grabó dos días en Polka (para “Esperanza mía”), dos en São Pablo para una serie de HBO, dos en Polka.
Noticias: Su ingreso a Brasil se lo dio Borges a partir de “Un amor…”, ¡qué significativo ese personaje en su vida!
Noher: Borges me eligió a mí, no yo a él. Nunca imaginé trabajar en portugués. En 2002 fui a hacer “Redentor”, la primera película que filmé allá, y me busqué mi profesora. Hoy es un idioma en el que pienso y sueño, se me abrió un mercado enorme e importante, me han dado un lugar superlindo allá.
Noticias: Este año llegó a las instancias finales de un casting para “Fear the Walking Dead”, pero el papel fue para Rubén Blades. ¿Qué sintió al quedarse en la puerta?
Noher: Es parte, te digo que disfruto del camino, el resultado es lo que menos importa. Lo bueno fueron esas tres semanas. Cuando dicen: “Salimos siempre subcampeones”. ¡A mí qué me importa! Si la pasamos genial con todos mis amigos que vinieron a ver el Mundial, duró un mes el disfrute.
Noticias: ¿Siempre tuvo esa preferencia por el recorrido?
Noher: Siempre lo supe. Y cuando leí la novela “El jugador” de Dostoievski lo entendí. El tipo era un apostador compulsivo y decía que disfrutaba cuando la bola de la ruleta daba vueltas. Se dio cuenta de que su tema no era el resultado: a él le gustaba la adrenalina de la espera. Cuando uno le quiere dar el dato de un caballo ganador arreglado, él no apuesta porque no le interesa. Yo me di cuenta de eso. Seducir a una chica, el tiempo que nos llevaba, esperar que llegue una carta… ahora se acortaron los tiempos. Hoy no hay posibilidad de que una historia de amor dure demasiado, más que un WhastApp.
Noticias: Usted está en una relación desde hace años, ¿no?
Noher: ¿Por qué me preguntás? Estaba muy tranquilo, hace nueve años que estaba en una relación hermosa, pero en este momento hace dos meses que estoy medio solo. Pero no hablo mucho de estas cosas. Pasé nueve años maravillosos con Silvina Fredjkes, alguien a quien amaré por siempre, autora de “Graduados”, “Viudas”, de tantas cosas.
Noticias: ¿Qué le pasa con esa soledad?
Noher: El problema no es estar solo, porque sé estar solo. Además ella se bancó todo este tiempo, los viajes, me acompañó muy bien. Sé estar solo pero lo raro es estar en Buenos Aires sin ella, ¿entendés? Es una situación muy rara. No sé qué se dice en estos casos… Ahora estoy con la energía puesta en estos proyectos laborales, como la opera prima “Portugués”, que escribió Silvina y que va a ser una coproducción con Brasil. Le di el libro a Ricardo (Darín), le prometí un cheque en blanco de la Globo si acepta (risas). Me llamaron de la Fox y para hacer “MasterCheff Celebrities” en la Globo y dije que no. Tengo otros proyectos lindos allá.
Noticias: En “El almuerzo” le vuelve a poner el cuerpo a Borges pero en una situación de máxima tensión. ¿Le sigue descubriendo aristas al personaje?
Noher: Encontrarme con Borges es siempre particular, cuanto más lo conocés, más lo amas. Ya es como un familiar Borges. En mi juventud lo detesté porque era un facho que había defendido a Pinochet. Y cuando lo empecé a leer, mucho antes de que me llamaran para hacerlo, me mató porque soy un tipo muy universalista, para mí la cabeza es como un paracaídas, sólo sirve si está abierta. Y Borges tiene la cabeza abierta. Con Víctor Laplace vamos a hacer una película (basada en un encuentro entre Perón y Borges) donde se ve claramente esto de la grieta.
Noticias: Estuvo en el acto de Daniel Scioli, ¿se replantea exponerse o no?
Noher: Sí, por supuesto. Apoyé al kirchnerismo desde que empezó, fui al hotel Panamericano a apoyar a Kirchner el día de la interna peronista con Menem. Tengo una foto donde él está parado y yo sentado en el sillón presidencial de cuando ya era presidente. Y durante estos 12 años, nunca laburé menos en la Argentina.
Noticias: ¡Porque lo cooptaron desde Brasil!
Noher: Sí, tuve esa suerte. Pero también puedo decir con tranquilidad que apoyo porque nunca me bancó el Estado. Esto que dicen de las listas blancas, toda esta huevada, no lo admito de ninguna manera.
Noticias: Si le llegara una propuesta para algún proyecto del Incaa o de la TV pública, ¿lo pensaría dos veces antes de aceptar?
Noher: Nooo, lo que más quiero es que me llamen. Porque de verdad, apoyé tanto y cómo puede ser… Lo digo con total naturalidad: tengo dos proyectos de cine que presenté y no entraron en el Incaa. Me puedo apoyar en mi ideología de toda la vida que no cambió en nada. Tanto Néstor como Cristina me representan mucho en los ideales de aquella época.
Noticias: ¿Daniel Scioli lo representa del mismo modo?
Noher: Lo que siento es que no me quiero ir de la plaza esta vez. No me voy porque estamos adentro, y si Scioli no es tan progre o no es tan como uno imagina, no por eso voy a dejar de apoyarlo. Además ya no creo tanto en eso. Creo en que él pueda continuar y mejorar lo que esta gente hizo, y por eso fui a apoyarlo.l

 

2 comentarios de “Jean Pierre Noher: “La primera grieta fue en la plaza del ’73””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *