Política / 3 de Noviembre de 2015

Apartan a Canicoba Corral de la causa por lavado contra la familia Nisman

Por dos votos a uno, la Sala I de la Cámara Federal porteña hizo lugar a la recusación impulsada por la madre y la hermana de Nisman.

La Cámara Federal porteña apartó hoy al juez Rodolfo Canicoba Corral de la causa por presunto lavado de dinero contra la madre y la hermana del fallecido fiscal Alberto Nisman y del técnico informático Diego Lagomarsino, al entender que existe “temor de parcialidad”.

Por dos votos a uno, la Sala I de la Cámara hizo lugar a la recusación impulsada por la madre y la hermana de Nisman, y mañana se sorteará cuál de los otros once jueces federales se quedará con la instrucción del expediente.

Se trata de la causa por lavado de dinero que impulsó el Gobierno contra los familiares y allegados del fiscal fallecido, luego de que se conociera la existencia de una cuenta bancaria en Nueva York que el fiscal no había declarado.

En el fallo de la Cámara se justificó “el temor de parcialidad invocado por los recusantes”.

Nisman fue encontrado muerto el 18 de enero pasado con un balazo en la cabeza en su departamento del barrio Puerto Madero, un día antes de ir al Congreso, donde iba ampliar su denuncia por supuesto encubrimiento en la causa AMIA de parte de la presidenta Cristina Fernández y otros funcionarios.

Tras su muerte aún no esclarecida, la jueza Sandra Arroyo Salgado -ex esposa de Nisman y madre de sus hijas- informó a la Justicia que supo de una cuenta en el banco Merril Lynch en Nueva York por más de 600.000 dólares que estaba a nombre de su ex suegra, su ex cuñada y el técnico Diego Lagomarsino, quien le prestó el arma al fiscal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), a cargo de José Sbatella, abrió una investigación y derivó en una causa penal que recayó en manos de Canicoba Corral, el juez de la causa AMIA que se había mostrado molesto cuando Nisman hizo su denuncia contra la Presidenta con escuchas que desconocía.

A mediados de agosto Canicoba solicitó la indagatoria de la madre y la hermana de Nisman, Sara Garfunkel y Sandra Nisman, respectivamente, así como de Lagomarsino y el empresario Claudio Picon, dueño de un auto que usaba el fiscal.

Pero eso quedó en suspenso cuando los abogados de la madre y la hermana de Nisman reclamaron apartar a Canicoba Corral por “enemistad manifiesta” y “prejuzgamiento”, luego de repasar declaraciones del magistrado, que dijo: “Claramente hay lavado de dinero en la cuenta de Nisman”, los imputados “son los que necesariamente han colaborado para que esta actividad se pudiera realizar”, “es gente que anda en actividades financieras raras” o “se habla de soborno porque (Nisman) era un funcionario público y los ingresos no cierran por ningún lado”.

Canicoba rechazó en su momento haber incurrido en parcialidad o tener una enemistad con Nisman, pero el caso llegó a la Sala I de la Cámara, que ahora resolvió apartarlo con los votos de los jueces Eduardo Farah y Jorge Ballestero, y la disidencia de su par Eduardo Freiler, que propuso dejarlo.

El juez Farah resaltó que las declaraciones de Canicoba ante la prensa se hicieron cuando se estaba “recabando las pruebas necesarias” e “incluso antes” de que el fiscal pidiera indagatorias.

“Frente a las declaraciones mediáticas que formuló de antemano (Canicoba), difícilmente los encausados pudieran observar neutralidad o tener expectativas razonables sobre la utilidad de su descargo y la consideración que fuera a recibir en sede judicial”, opinó Farah.

A su turno, Ballestero rechazó la hipótesis de “enemistad manifiesta” porque “las desavenencias que existieron entre el magistrado y el fallecido fiscal Nisman se vinculaban expresa y exclusivamente con su labor en el marco de un expediente en el que ambos intervenían -la investigación del atentado a la AMIA- y con la utilización, por parte del segundo, de información obtenida en aquél para efectuar una denuncia penal”.

Pero admitió que las expresiones públicas de Canicoba sobre la causa “ameritan el temor de parcialidad invocado por los recusantes”, y por lo tanto también votó su apartamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *