Showbiz / 11 de noviembre de 2015

La televisión por cable cambia para sobrevivir

Mientras los servicios de streaming crecen y el rating cae, la tevé da pelea. Novedades en la grilla: qué series ver.

Por

Un fantasma recorre los canales de cable, el fantasma de los “cord-cutting”. Así como durante la década del 90 pelearon con los videoclubes y a inicios del siglo XXI con la piratería y las conexiones ilegales, hoy en día los directivos de las principales señales de todo el mundo se estremecen al escuchar nombrar a este nuevo enemigo. Los “cord-cutting” son aquellos que deciden cortar el servicio de televisión por cable para quedarse con la oferta de streaming que ofrecen Netflix, Qubit y On Video, entre otros. Se trata de un fenómeno que ya encendió luces de alarma en los Estados Unidos pero por ahora que es seguido de cerca en América Latina y que obligó a tomar varias medidas. Los canales de cable están dispuestos a dar pelea y a luchar, una vez más, para sobrevivir.
De acuerdo a datos publicados por The Wall Street Journal en septiembre, la audiencia de televisión tradicional -tanto de aire, como de cable básico y premium-en los Estados Unidos sufrió una brusca caída del 40% en el tercer trimestre de 2015, un 10% más que en 2014. “Creemos que la industria televisiva está entrando en un período de merma estructural causada por la migración de la audiencia desde plataformas basadas en la publicidad a plataformas basadas en la suscripción”, especificó Todd Juenger, analista de la consultora Bernstein. Esto está obligando a repensar los vínculos que tenían las señales con los servicios de streaming. Hasta ahora muchos en el mundo del entretenimiento veían a Netflix como un buen lugar para vender temporadas antiguas de shows exitosos y sacar rápido provecho económico. Ahora, sin embargo, los ejecutivos se han vuelto reticentes a desprenderse de sus productos y están tratando de cambiar el panorama, ¿estarán a tiempo?
La estrategia de los canales de cable frente a Netflix tiene cuatro claves: la creación de producciones originales que no pueden verse ni en cine ni por otros medios; la curación de títulos que respondan de manera óptima al perfil de televidente que tiene cada señal, logrando su fidelidad; el estreno de series en simultáneo con los Estados Unidos y el desarrollo de plataformas propias para poder ver los contenidos en celulares, tablets y Smart TV on demand.
Pioneros. En cuanto a la creación de producciones originales, HBO fue un verdadero pionero, no sólo en territorio estadounidense sino también en América Latina. La señal tienen un extenso portfolio realizado en español -que incluye “Capodacia”, “Epitafios”, “Prófugos” y “Sr. Ávila”, entre otros- y ocho producciones brasileñas, “Mandrake”, “Hijos del Carnaval”, “Alice”, “Mujer de Fases”, “El Negocio”, “PSI” y “Magnífica 70”. Este año sorprendió con “El Hipnotizador”, basada en un cómic del argentino Pablo de Santis y protagonizada por Leonardo Sbaraglia, en la que participaron intérpretes de todo el continente, cada uno hablando con los acentos y modismos de su país. Canal Fox también tiene experiencia en el rubro y logró el batacazo con la ficción para adolescentes “Cumbia ninja”, que logró ratings inéditos, sacó dos exitosos discos y, en el caso de Argentina, tuvo episodios con mayor audiencia que algunos canales de aire. TNT encontró la fórmula con “The Last Ship”, una trama post-apocalíptica dirigida nada menos que por Michael Bay. No todo es ficción: History Channel, Discovery y Nat Geo vienen desde hace tiempo estrenando sus propios documentales y reality shows realizados en la región.
Ninguna señal cuenta con las espaldas para producir la totalidad de los contenidos en pantalla, por eso la segunda clave para el éxito es programar con un criterio compatible con lo que espera el público de ese canal. No todos los títulos pueden ser estrenos ni inversiones millonarias, sino que se requiere tener el olfato para descubrir lo que el televidente quiere ver. Film & Arts, por ejemplo, encontró una buena repercusión con “Parade’s End”, una miniserie de época protagonizada por el ascendente Benedict Cumberbatch y dirigida por Susanna White, responsable de los mejores episodios de “Boardwalk Empire”. El mismo camino tomó History Channel, que decidió ahondar más en su nicho, vinculado a las biografías y el análisis de sucesos del pasado, apostando por series propias de alto presupuesto. Sus últimas apuestas fuertes son “X-Company”, que recrea el papel de Canadá en la Segunda Guerra Mundial de la mano de cinco jóvenes que se forman como agentes en un centro de entrenamiento ultra- secreto, y “Solos” un reality show en el que los participantes están completamente aislados y gana el que mejor resista la soledad.
El que más arriesgó, y más ganó, fue TNT, quien desde el año pasado viene sumando recitales a su pantalla, algo impensado hasta hace poco. Luego de haber marcado grandes números con el show de la banda teen One Direction, a fin de octubre estrenará el registro de la gira actual de Katy Perry, excelentes oportunidades para comenzar a fidelizar a un target que, de otro modo, posiblemente no hubiese reparado en el canal.
Estrenos. La tercera decisión que el cable adoptó para mantener sus números de audiencia fue reducir al mínimo el tiempo entre el estreno de un episodio en los Estados Unidos y en nuestro territorio. Los servicios de descarga ilegal en Internet tienen bien aceitados los mecanismos para que muy poco después del debut de casi cualquier contenido, éste se encuentre ya disponible para ver en buena calidad e incluso con subtítulos. Las señales de Fox fueron las primeras en entender que si no lograban acercar las fechas del estreno los únicos damnificados eran ellos mismos. Es por eso que hoy sus mayores apuestas se ven en América Latina a menos de 48 horas que en la televisión estadounidense. Éste fue el caso de la producción de terror adolescente “Scream Queens” y de la segunda temporada de “Sleepy Hollow” por Canal Fox; de la exitosa visión del mundo discográfico “Empire” por Fox Life y de la nueva temporada de “American Horror Story”, ambientada en un hotel y con Lady Gaga como su misteriosa dueña por el canal FX. Otras señales del cable básico -como Canal Sony, AXN, Space o Canal Warner- aún tienen un hiato prolongado hasta que pueden mostrar sus títulos.
HBO, por su parte, este año comenzó a estrenar la mayoría de sus producciones originales en simultáneo con los Estados Unidos, como sucedió con “Game of Thrones”, la segunda temporada de “True Detective”, la comedia “The Brink”, la esperada “Show me a hero” –la miniserie de David Simon, creador de “The Wire” y con un elenco encabezado por Oscar Isaac, Wynona Ryder y Alfred Molina- y el drama deportivo “Ballers”. Esta estrategia es la que utiliza la señal AMC, que en pocos meses logró consolidarse entre los televidentes argentinos. Su título más importante es “Fear the Walking Dead”, una precuela de la exitosa “The Walking Dead” que pone en pantalla Canal Fox, que se convirtió en septiembre en la serie más vista de la historia del cable estadounidense y que en América Latina colocó a AMC entre las cinco señales más populares. En el caso de “The Knick”, el drama médico de época protagonizado por la estrella de cine Clive Owen, el canal MAX estrenó la segunda temporada en simultáneo con los Estados Unidos y transmitió el primer episodio en simultáneo en HBO, para sumar aún más audiencia.
Finalmente, los canales también comprendieron que sus televidentes ya probaron las mieles de poder ver sus series favoritas “a la carta” y en con el dispositivo que tengan a mano, ya sea el televisor, una tablet o su celular. Es por eso que hoy las grandes señales cuentan con aplicaciones exclusivas desde donde se pueden ver on demand sus títulos más relevantes. HBO Go, Fox Play, Moviecity Play, Space Go y TNT Go son algunas de estas apuestas, que son completamente gratuitas para aquellas personas que estén abonadas a esos canales. Los clientes de Cablevisión, por su parte, cuentan con el servicio On Demand en sus decodificadores digitales y con Cablevisión Play, un gran portal que reúne lo mejor de la oferta de su grilla para ver en cualquier dispositivo de modo rápido y sencillo. Junto con estas apps, también se están ensayando experiencias piloto, como la transmisión que HBO realizó por Facebook y en su canal de Youtube de “El hipnotizador”.
Sobrevivir. ¿Serán suficientes estas medidas para evitar el “cord-cutting”? Nadie puede aseverarlo con exactitud aún pero es cierto que Netflix decidió no quedarse con los brazos cruzados. Como anticipa que con el tiempo disminuirá la cantidad de series que los canales de cable le cederán, decidió reforzar la creación de productos propios. Esto los obligó a subir sus precios. Desde hace pocos días, la compañía norteamericana aumentó su servicio de u$s 8.99 mensuales a u$s 9.99 en todo el mundo. El abono de Netflix se paga en dólares y por tarjeta de crédito y el flamante tarifario regirá primero para aquellos clientes nuevos y en los próximos meses se extenderá a todos los usuarios. La justificación oficial para el alza es “poder continuar agregando más películas y programas de TV, incluidos títulos originales”, aunque sólo lo último parece ser cierto. Se espera que en 2016 su inversión total en contenido original supere los 6 mil millones de dólares, casi el doble de 2013, cuando desembolsó 3.7 mil millones. Sólo en 2015, se estrenaron casi treinta títulos exclusivos, incluyendo series y películas. Aunque el número exacto de suscriptores es un secreto mantenido bajo siete llaves –se rumorea que son 65 millones- los informes para inversores revelan que las ganancias de la empresa crecieron un 26% en 2014, por lo que ése parece ser el camino a seguir.
La palabra final en este enfrentamiento la tienen la audiencia, que se encuentra hoy, como nunca antes, con una extensísima oferta de opciones para disfrutar de películas y series de calidad en el momento en que quiera y en el dispositivo que desee.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *