Ver galería">
Política / 13 de Noviembre de 2015

Florencia Kirchner: maternidad, adiós y selfies

Se fue de Olivos con su beba Helena y Camilo. Visitas de CFK. El día que se inundó su depto. Ver galería

Por

A las pocas semanas de haberse mudado al segundo piso de la esquina de San José y Humberto Primo en el barrio de Constitución, Florencia Kirchner (25) y Camilo Vaca Narvaja (30) sufrieron su primer problema doméstico. Tuvieron una pérdida de agua en el lavarropas y se les inundó el lavadero del departamento. En ese momento sólo estaban Florencia y su hija recién nacida, Helena Vaca Narvaja Kirchner. Cuando la situación fue controlada, la hija menor de CFK se disculpó con los vecinos, en persona. En el edificio no lo podían creer.
La llegada de la hija presidencial y Camilo fue recibida como una buena noticia. En el barrio agradecen la presencia constante de personal policial y el despliegue de custodios cuando va de visita Cristina Fernández, quien cada vez que puede se da una vuelta por la casa de su hija para visitar a su nieta. A veces va a almorzar y otras a tomar la merienda. Nunca falta el café con canela, su preferido. “Es una abuelaza”, suele repetir Camilo cuando le consultan por su suegra.
En el Gobierno deslizan que la única que le dio una alegría a la Presidenta en los últimos meses fue Florencia. Cristina estaba muy entusiasmada con la maternidad de su hija y a la vez temerosa, debido a problemas que surgieron con el embarazo. De hecho, las últimas semanas tuvo que hacer mucho reposo. Sola, en la tranquilidad de Olivos, Florencia aprovechó para practicar y jugar con el lente de la cámara, una de sus pasiones. Posó frente al espejo y gatilló para autorretratarse. Esa selfie de embarazada la compartió con sus amigos y NOTICIAS la muestra en exclusiva en esta nota.
Escriba. Camilo Vaca Narvaja fue noticia hace unos días debido a una columna de opinión que publicó en el diario El Cronista Comercial, donde lanzó dardos a los que “declinaron su participación”, en referencia a Florencio Randazzo, quien no aceptó ser el candidato en la provincia de Buenos Aires tras la bendición de CFK a Scioli. “No renunciaron a una candidatura: renunciaron a la política, poniendo sus preferencias personales por encima de las necesidades colectivas”, criticó el yerno presidencial. En el mismo párrafo también recibió una bofetada el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, a quien incluyó en “los que se dedican a agredir y responsabilizar por sus derrotas electorales a sus propios compañeros”. Fernández tiene la certeza de que su contendiente en las PASO, Julián Domínguez, le jugó en contra cuando lo vincularon al tráfico de efedrina en el programa “Periodismo Para Todos”. Camilo Vaca Narvaja es uno de los principales referentes del Grupo San Martín, la usina de ideas de Domínguez.
Hoy Camilo trabaja a destajo para la campaña de Scioli, pero tiene un plan a más largo plazo. Entiende que la discusión por el liderazgo del peronismo incluirá un recambio generacional y él quiere estar ahí, entre las nuevas figuras que se disputarán el poder. A su favor: Domínguez, su padrino político, tiene buen diálogo con casi todos los sectores del peronismo. La contra: su suegra, quien durante la década ganada prefirió recostarse sobre los jóvenes de La Cámpora, despreciados por el peronismo.
Hoy la pequeña Helena tiene poco más de dos meses y Florencia está dedicada full time a la maternidad. Para las elecciones fue a votar a Río Gallegos y la llevó en el Tango 01. Desde las frías tierras patagónicas le mandaba fotos al padre, quien cada vez que alguien le preguntaba por su hija las mostraba.
Por ahora, los proyectos cinematográficos de ella quedaron en suspenso y las aspiraciones políticas de él dependen del resultado del ballottage.

Seguí a Rodis en Twitter: @rodisrecalt

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *