Política / 16 de noviembre de 2015

Lo que no se vio de #ArgentinaDebate

NOTICIAS presenció el histórico debate presidencial y estuvo atenta a los detalles que no fueron televisados. El reto a Berni, risas, aplausos y la presencia de Arroyo Salgado. Fotos.

Por

Ernesto Sanz y Federico "Schwarzenegger" Sturzenegger.

Pasadas las 20.30, el secretario de Seguridad de la Nación, coronel Sergio Berni, entró raudo al sector del cocktail y comenzó a saludar “compañeros peronistas”, pero unos segundos más tarde, una persona de la organización se acercó y le dijo: “Señor Berni, se tiene que acreditar”. El funcionario tuvo que dejar el canapé y volver otra vez a la entrada para dejar asentado su registro. Cuando llegó una de las coordinadoras de las acreditaciones para los invitados, molesta con Berni, le dijo, en términos para que Berni entendiera, la importancia de acreditarse: “Es por temas de Seguridad, vio”, le explicó. El Coronel dio su DNI, le pusieron una pulsera fucsia y volvió a entrar.

Sergio Berni
Sergio Berni

En la previa al debate los funcionarios de ambos bandos estaban todos juntos en un mismo salón. Allí se cruzaron “los dos modelos”. Eduardo “Wado” De Pedro, Marcos Peña, Pepe Scioli, Guillermo Montenegro, Carlos Zannini y Horacio Rodríguez Larreta. También había empresarios como Cristiano Rattazzi y Eduardo Elsztain. Todos juntos.

Ernesto Sanz y Federico "Schwarzenegger" Sturzenegger.
Ernesto Sanz y Federico “Schwarzenegger” Sturzenegger.
Guillermo Montenegro.
Guillermo Montenegro.
Wado De Pedro
Wado De Pedro
Carlos Zannini.
Carlos Zannini.

Ya en el recinto, Karina Rabolini llegó tres minutos antes del comienzo, junto a Lorena Scioli, la hija del Gobernador bonaerense. Ellas se sentaron en la primera fila, en el extremo derecho, justo frente al escenario. En el otro extremo estaba Juliana Awada, la esposa de Macri, junto a la gobernadora electa, María Eugenia Vidal.

Mientras cada cual se acomodaba en sus asientos, en bambalinas los candidatos preparaban sus estrategias, Mauricio Macri terminaba de dar los ajustes junto a Jaime Durán Barba, Miguel de Godoy y Marcos Peña, mientras que Scioli hacía lo mismo con Alberto Pérez, Fernando Espinoza y Carlos Zannini.

Antes de comenzar, subieron al escenario los organizadores de Argentina Debate y José Octavio Bordón dio un discurso en agradecimiento a ambos partidos por la colaboración, a los medios y al comité editorial que durante meses delineó los detalles del debate presidencial.

El equipo de Argentina Debate.
El equipo de Argentina Debate.

Cuando ambos candidatos salieron al escenario, el aula magna se puso de pie y los aplaudió con mucho entusiasmo. Todos se sentían parte de un momento histórico. Los presentadores, Rodolfo Barili, Marcelo Bonelli y Luis Novaresio saludaron y dieron comienzo al espectáculo. Al público presente se les hizo el especial pedido de mantenerse en silencio y no hacer ningún tipo de manifestación. Se intentó, pero no se pudo.

Los primeros murmullos y risas llegaron cuando Macri, más suelto al comienzo, chicaneó al candidato del FPV con su faltazo al debate de la primera vuelta electoral, pero la carcajada llegó cuando Macri le dijo: “¿Qué te han hecho, Daniel? Parecés un panelista de 678”. En esa primera parte a Scioli se lo veía incómodo y tenso. Incluso casi volteó la copa de agua que tenía en su atril. Pero tras el primer corte, volvió más relajado. Durante el debate sobre Seguridad el público se soltó otra vez. “Mauricio, si todavía no pudiste resolver el tema de los trapitos, de verdad creés que la gente va a creer que podés a poder solucionar el tema del narcotráfico”, bromeó Scioli y la platea volvió a reír. Los moderadores, tuvieron que pedir silencio. Al final del debate y cuando Scioli terminó su palabras finales, la platea K estalló en un aplauso y ovación, pero de inmediato se les pidió silencio. En la sexta fila, Lautaro Mauro, el fiel acompañante de Scioli agitaba su puño como en un partido de fútbol.

En cada corte, la gente se paraba y Wado de Pedro hablaba por teléfono. Duran Barba salía disparado de su silla y se iba detrás el escenario para hablar con Macri. Lo mismo hacía Alberto Pérez por el sciolismo.

La estrategia de Macri consistió en decir que Scioli se había convertido en su vocero no oficial cuando hablaba de que un posible Gobierno de Cambiemos ajustaría y devaluaría. Macri se encargó de desmentir las afirmaciones de Scioli, pero tampoco aclaró cómo sería su plan económico. El Gobernador bonaerense tuvo un doble juego. Cuando Macri le enrostraba su kirchnerismo, y le hablaba de Amado Boudou, la inflación o la devaluación que sufrió el peso en los últimos años, Scioli le respondía que debatiera con él y “no con un Gobierno que se va el 10 de diciembre”. Ese fue uno de los momentos en que más se diferenció del kirchnerismo. Pero a la hora de mostrar gestión, habló de la estatización de YPF, Aerolíneas Argentinas y Aysa, todas medidas del kirchnerismo.

Una de las presencias que llamó la atención de la noche, fue la de la jueza federal de San Isidro y ex pareja del fallecido fiscal Alberto Nisman, Sandra Arroyo Salgado, quien estuvo acompañada por su hija mayor, Iara Nisman. En los días previos, la jueza había llamado al ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, quienes son viejos conocidos de San Isidro, porque Iara le había pedido ir. “Ella quiere estar ahí por lo que pasó con su padre. Me pidió que te llamara”, le dijo. Montenegro pidió unos días para averiguar en el PRO a ver si la presencia de la jueza podría traer problemas. Hasta consultaron al equipo de Argentina Debate si habría paneos de cámara del público. Cuando le dijeron que no, entonces dieron el “ok”, para que asistiera. De todos modos, no pudieron escapar a la mirada indiscreta de los asistentes que tomaron fotografías con sus celulares. La presencia de Arroyo Salgado en el sector macrista no fue bien recibida en el Gobierno. Ellos saben que la jueza está molesta por el accionar del Gobierno en el caso que investiga la muerte de su marido.

Arroyo Salgado junto a su hija Iara Nisman
Arroyo Salgado junto a su hija Iara Nisman

Al final de la noche, los protagonistas se saludaron y subieron sus parejas al escenario. Macri se fundió en un beso con Juliana Awada y Scioli abrazó a Karina Rabolini. Ese momento, que fue lo más comentado de la noche en las redes sociales, no escapó de las charlas post debate en los pasillos de la Facultad de Derecho de la UBA.

Lo que no se vio de #ArgentinaDebate

 

2 comentarios de “Lo que no se vio de #ArgentinaDebate”

  1. Recien en desayuno con Pamela las declaraciones del doctor en medicina Berni,como se llamaba el de los patacones que tenia un ingeniero agronomo de jefe de seguridad?no recuerdo,bueno,promete que si gana sioli lleva las tropas a la frontera en numero de 25.000,Pamela le pregunto porque no lo hicieron antes para luchar contra el narcotrafico,no contesto,las fuerzas armadas y policia con armamento caduco y ademas cobran en negro significa que cuando se retiran cobran mucho menos y tienen que hacer largos y caros juicios,ademas de la persecucion continua del actual gobierno muchas ganas de trabajar no tienen,ademas 25.000,de donde los saca?contrata mercenarios?Berni,Berni,dedicate a la medicina,no todos somos tontos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *