Personajes / 18 de Noviembre de 2015

Fifi Palou: “Ser mamá soltera me sirvió para ayudar”

Creó hace cinco años la fundación Manos en Acción. Madre a los 17, famosos solidarios para la foto y la exposición del “Bailando”.

El apodo le viene de su hermana, que de chiquita nunca pudo llamarla Silvia. A simple vista, Fifi Palou podría pasar por el prototipo de la típica rubia bonita de Zona Norte. Dueña de una genética envidiable, gracias a la rara mezcla de un ex Puma proveniente de una tradicional familia de San Fernando y una alemana que padeció la guerra, aparenta una década menos que los 51 años que le marca el documento. Tiene la voz suave y los modos de una chica bien educada. Pero hasta ahí llega la relación con los lujos de una vida acomodada. Fue madre soltera antes de terminar el secundario. Salió adelante sin ayuda y cuando pudo rearmar su vida y su familia, se despertó su espíritu solidario. En Pilar, una de las zonas con mayor crecimiento inmobiliario de los últimos tiempos, se dedicó a desafiar la pobreza más acuciante y las devastadoras inundaciones a través de Manos en Acción, asociación civil que ayuda a los más necesitados.
Noticias: ¿Cómo fue ser una madre adolescente?
Fifi Palou: Era una vergüenza familiar ser madre soltera en esa época. Estaba en quinto año cuando quedé embarazada de Julieta. Di las materias que me faltaban con ella en brazos. Nos casamos obligados por los padres de él, que era de una familia de San Isidro. A los dos meses nos separamos. Fue una etapa difícil: tener una hija sola a los 17, con mis padres separados y sin un mango. Me apoyaron mis amigas, pero en casa no tuve ayuda. Tenía tres trabajos para poder pagar un alquiler. Fue durísimo. Me acuerdo de ir llorando por la calle Florida pensando en cómo iba a hacer. Pero después de eso no le tuve miedo a nada. Ser mamá soltera me dio fuerza y sensibilidad, me sirvió para ayudar a los demás.
Noticias: ¿Qué sueños tenía?
Palou: Quería irme a estudiar a Alemania. Mi abuela me iba a pagar el pasaje y los estudios en la universidad Young Seminars para hacer educación antroposófica tipo Waldorf. Al final lo humanístico llegó por otro lado.
Noticias: Es oriunda de San Isidro, ¿cómo llegó a Pilar?
Palou: A los 32 conocí a David Fiani, un escribano divino. Quedé embarazada de Mora, que hoy tiene 18, y fuimos a vivir a Manzanares a finales de los ´90, cuando era puro campo. Amaba los espacios verdes y pudimos hacer una casa con mucho jardín, disfrutar el embarazo y dar rienda suelta a mi pasión por los caballos.
Noticias: Finalmente tenía una vida relajada y sin sobresaltos económicos, ¿cómo se metió en lo solidario?
Palou: Cuando tenía 15 hacía todo lo que podía para ayudar. En aquella época no era tan fácil meterse en el voluntariado. Hice cajas de comida para los soldados de Malvinas, recaudaba fondos para el programa Andrés (de rehabilitación de drogadictos). Después vino un tsunami a mi vida y esto quedó como dormido, hasta que llegó el padre Gabriel.
Noticias: ¿Fue algo místico?
Palou: No, cero religioso. ¡Si ni voy a misa! Fue el destino. En la zona de Fátima, Manzanares y Río Luján no había nada social. Pero llegó el padre Gabriel y me pidió ayuda para armar un Cáritas. Ahí empecé a caminar las villas, a conocer a las familias, a ver sus necesidades y dramas. Fue por ese deseo de ayudar al otro que llevaba adentro que trascendió lo religioso.
Noticias: ¿Cómo pasó de la ayuda en las villas a armar una asociación civil con varias sedes y centros comunitarios como Manos en Acción?
Palou: Una vez que te destapan los ojos, sonaste. Los años de Cáritas fueron intensos y movilizadores, pero lo trasladaron al padre Gabriel y palmó. Con el cura nuevo no había afinidad, pero no podía dormir, me sentía en deuda con la gente sabiendo que podía hacer algo. Había conocido a Noelia, una chiquita que tenía una enfermedad en la columna y que cada vez que la operaban en el Garrahan y volvía a su casa, la herida se le infectaba porque vivía en una casilla con un solo baño que compartía con sus diez hermanos. Le saqué fotos y se las mandé a mis contactos. En la cadena aparece Ari Paluch, mi padrino del alma, que me entrevista en la radio y se ofrece a ayudarme. Entonces aparecen Paula Solsona del Banco Hipotecario y el CEO de Coca Cola y en cinco meses le hicimos la casa a Noelia. Ese fue el principio de Manos en Acción, de la idea de que entre todos se pueden cambiar las cosas.
Noticias: ¿Qué es lo más urgente?
Palou: Es difícil focalizarse porque cuando querés becar a un chico para que estudie, te encontrás con que duerme en un colchón con tres hermanos y que come una vez por día, que no tiene ropa o no puede llegar a la escuela. No hay un solo problema por resolver sino miles. Por más que tengas un foco, la necesidad te saca de eje todo el tiempo.
Noticias: ¿Le da bronca cuando el Estado no cumple con su tarea y cada vez más iniciativas privadas tienen que hacerse cargo de lo social?
Palou: Más que bronca, me desespera. Desde que empecé la situación empeoró: la inflación los empobrece más y los planes sociales no los ayudan a buscar empleo. La falta de educación juega en contra. Mientras algunos padres quieren que sus hijos se eduquen con esfuerzo, otros prefieren que busquen opciones más fáciles como los planes, robar, vender droga. Además el clima de agresión y violencia entre los propios vecinos o entre los chicos se volvió insostenible.
Noticias: ¿Desilusiones?
Palou: Muchas. Pero es haz el bien y no mires a quién. Hay familias en las que sólo rescatás a uno. Si no los pusiste en la mira, terminan chorros, embarazadas, en la droga. Hay tanta escasez que piensan que mañana no lo van a recibir, entonces lo manotean hoy. Por eso no hay códigos ni lealtades, ni siquiera entre sí mismos.
Noticias: Cuando no ve resultados, ¿la gente se cansa de ser solidaria?
Palou: Puede ser, pero se renueva. Es lindo ver cómo los jóvenes se involucran. Supongo que es por el trabajo de los colegios, de dar casi como materia la cosa social. El tema con la juventud es la falta de constancia y compromiso. Es verdad que no les sobra tiempo, pero no se dan cuenta de la expectativa que generan, y que cuando no cumplen, hay alguien que estuvo una semana esperando ese encuentro para salir un rato de su miseria cotidiana. Por eso pagamos a los que dan los talleres, para exigir que se cumplan.
Noticias: ¿Le tocó cruzarse con el prototipo de señora bien que se mete en una fundación para figurar?
Palou: ¡Sí! Al principio, cuando cambiaron al sacerdote y apareció una presidenta de Cáritas de no sé dónde que frenaba todo porque se hacía lo que decidía ella con su grupito de amigas. Lo peor era que además de hacerlo superburocrático, desconfiaban de la gente, pensaban que las estaban “afanando”. ¡Cuál es el problema si en una feria te dejan un par de zapatillas viejas y se llevan las nuevas! Tengo cero afinidad con esas galas tan copetudas. Les huyo. Por suerte hay renovación de cabezas. Más sangre joven.
Noticias: ¿Tiene referentes en lo solidario?
Palou: El Dr. Abel Albino de Conin, Juan Carr y Manu Lozano. Pero más admiro a esos pequeñitos remadores que no se ven. Esa iglesia evangélica chiquita o aquel comedor que instaló una señora a la que no le sobra nada en el fondo de su casa. En esos casos ayudo a aquellos que ayudan pero que no pueden solos. Nosotros ya somos conocidos, tenemos empresas y padrinos que nos apoyan.
Noticias: Manos en Acción estuvo en “Bailando por un sueño”, ¿sirvió la exposición mediática?
Palou: Al principio nos planteamos si queríamos estar tan expuestos. Pero nos dio visibilidad. Me hubiese gustado que cumplan el sueño, que se involucren más. Pero gracias a esto Tinelli nos escuchó y en la inundación tan terrible que sufrimos este año nos ayudó mucho de su bolsillo.
Noticias: ¿Dice que el soñador no se involucró?
Palou: Mi soñadora fue la “Niña” Loly. No dio pelota, cero onda. Dijo que donó el 30% de su sueldo a Manos en Acción y jamás lo hizo. En cambio Lizy Tagliani, su remplazo, fue divina. Se comprometió, venía al merendero, se emocionaba con la gente.
Noticias: ¿Los famosos son complicados?
Palou: Sí, un poco, a veces es porque no pueden con su tiempo. Enseguida te das cuenta de quiénes se conectan de corazón y dicen: “No diga que di”, como nos pasó con el incondicional de Ari Paluch, con nuestra madrina Maru Botana, Cathy Fulop, Verónica Varano, Patricia Sosa y muchos otros. Y están los figureti que sólo lo hacen para la foto. Aquellos que es mejor olvidar. Lo bueno de este camino es que a pesar de algunas desilusiones, te llevas más de una sorpresa.
Noticias: Su ex le decía que estaba casada con Manos en Acción.
Palou: Algo de cierto hay porque trabajo casi 14 horas por día. En eso soy muy germánica y cuando me comprometo con algo lo llevo hasta el final. Ahora estamos construyendo la casa de Manos, les dije a los albañiles que me hicieran una suite porque estoy más ahí que en la mía. Pero también tengo mi vida. Si no corro o ando en bici todos los días exploto; salgo con amigas, con mis hijas o visito a mi hermana que vive en Miami. Más adelante me abriré a conocer a alguien pero estos chicos están tan necesitados y te abrazan con un amor tan poderoso que es difícil de reemplazar.
Noticias: Su debilidad son los chicos.
Palou: En especial las niñas y adolescentes. No quiero que pasen por lo que pasé. Esa fue una época de soledad. Mi madre se fugó al campo y mi viejo desapareció. La pasé mal, me sentí abandonada. Con mis hermanas nos criamos solas. Sufrí abusos cuando era chica. Salía a buscarme colegios, a manejar la casa, sola. No había ni madre ni padre. Con el tiempo, mi papá se casó otra vez y tuvo otras hijas y mi mamá tuvo problemas de salud. Ahora me hago cargo de ella ciento por ciento.
Noticias: ¿Pudo perdonar?
Palou: ¿Cómo no hacerlo? También tengo que pedirle perdón a mi familia por el tiempo que no estuve, por las veces que llenaba la casa con abuelos o chicos que no tenían dónde estar. No podría ayudar a otros si no puedo perdonarme a mí ni a los míos.

 

Comentarios de “Fifi Palou: “Ser mamá soltera me sirvió para ayudar””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *