Política / 10 de Diciembre de 2015

Llamado a la unión, baile y karaoke en el balcón de la Rosada

El presidente salió a saludar a los presentes en Plaza de Mayo. Video. Ver fotos

Con la banda y el bastón en mano, Mauricio Macri salió a saludar al balcón de la Casa Rosada acompañado por su esposa, Juliana Awada, su hija Antonia y la vicepresidenta Gabriela Michetti.

“Es difícil transmitirles todo lo que uno siente hoy acá”, aseguró emocionado ante una Plaza de Mayo cubierta de banderas argentinas. “Parece que fue ayer cuando nos animamos a soñar que los argentinos merecíamos vivir mejor”. Por eso, ponderó que se iniciaba “una etapa maravillosa” en el país y destacó que, a partir del inicio de su gestión, la sociedad podrá “expresarse en libertad, pensar diferente pero trabajar juntos”.

“Prometo siempre decirles la verdad, ser sincero y mostrarles cuáles son los problemas, porque sé que ustedes, el maravilloso pueblo argentino, son suficientemente capaces e inteligentes para, trabajando juntos, resolverlos”, sostuvo.

Luego, agradeció a sus seguidores que “crean en sí mismos”, y agregó: “Hoy estoy acá porque creo en ustedes, y necesito que ustedes también crean que son capaces de más, que pueden hacer más y merecen vivir mejor”.

“Les prometí que iba a armar un gran equipo, hoy ya tenemos un gran equipo de ministros listos para empezar a trabajar”, dijo y pidió que “todos nos acompañen, avisen y alerten cuando nos equivocamos”.

“Como les digo una y otra vez, no somos infalibles, pero tenemos mucha vocación por hacer cosas todos los días que ayuden a que ustedes puedan vivir mejor”, y solicitó “seguir juntos” porque “esta Argentina la construimos todos juntos”.

“Un beso enorme, los amo”, exclamó, eufórico, y concluyó: “Amo a este país y a cada uno de ustedes. Por ustedes y con ustedes vamos a construir la Argentina que soñamos”.

Y cuando parecía que todo había llegado a su fin, arrancaron los festejos. Un Macri totalmente eufórico cedió ante al pedido de los asistentes y bailó en el balcón de Casa Rosada. Pero la nota de color se la llevó Michetti, que una vez que tomó el micrófono no pudo resistir la tentación y cerró el acto “con una de Gilda”.

Mirá el video

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *