Costumbres / 2 de enero de 2016

Moda infantil: los nombres que son tendencia

El “top ten” según datos del Registro Civil y el por qué de la elección de los famosos.

Por

Nombre Étnico: Dolores Barreiro e Indra

Alguna vez consultada a propósito del nombre de su hijo, Merlín Atahualpa, Natalia Oreiro declaró: “Él tiene estos padres. Si fuera hijo de un verdulero y una ama de casa, quizá le hubieran puesto José”.
La cita resume a la perfección la cuestión detrás de la elección del nombre de los hijos: el chico cargará hasta el día del juicio final con nuestras aspiraciones, deseos, herencias y caprichos, le guste o no.
El escritor, terapeuta y artista chileno Alejandro Jodorowsky estudió y escribió mucho acerca del peso de los nombres. En su artículo “El nombre es el primer contrato con el que cargamos” afirma que “cuando bautizamos a un hijo debemos saber que junto con el nombre le pasamos una identidad” y que “los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y condicionan nuestra vida”.
Según Jodorowsky, el nombre tiene un impacto muy potente sobre la mente. Puede ser un fuerte identificador simbólico de la personalidad, un talismán o una prisión que nos impide ser y crecer.
Lo real, también, es que los nombres se ponen de moda. Un libro, una telenovela o la elección de la celebrity más influyente pueden inclinar la decisión de los padres. En esta nota, los nombres más usados en el 2015 -según la estadística del Registro Civil- y las razones de los famosos para bautizar con originalidad a sus hijos.
Estadística. De acuerdo con datos del Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires, los nombres más registrados en el 2015 fueron: Sofía, Martina, Isabella, Mia y Emma para las chicas y Benjamín, Juan, Bautista, Thiago y Mateo para los varones. Los dos últimos nombres más populares de la lista, coinciden con los elegidos por el astro del fútbol Lionel Messi, papá de Thiago de 3 años y Mateo de 3 meses (nacido el 11 de septiembre de este año).
Según puede comprobarse son nombres clásicos, españoles o italianos, muchos de raiz bíblica. Estos son los que más se usan en los últimos años. Lejos quedaron, para la mayoría, los apelativos derivados del inglés, que combinaban tan mal con los apellidos más populares por estas tierras. La racionalidad parece haberle ganado terreno a la imaginación.
Pero no para todos. Algunos famosos ilustran muy bien las diversas razones que se esconden tras una elección inusual.
Por ejemplo, Luisana Lopilato le puso al hijo que tuvo con el cantante canadiense Michael Bublé, Noah, porque quería un nombre que pudiese pronunciarse bien en ambos idiomas.
Wanda Nara, instalada en Italia desde hace años, ha optado por mimetizar a sus hijos con el país donde nacieron. Los tres hijos mayores de su primer matrimonio con Maxi López tienen los italianísimos nombres de Valentino, Constantino y Benedicto; mientras que su pequeña hija nacida en enero, fruto de su segundo matrimonio con el futbolista del Inter, Mauro Icardi, se llama Francesca.
Este año, el medio artístico celebró la lucha de María Fernanda Callejón, que logró ser madre a los 49 años después de muchos tratamientos de fertilidad. La actriz decidió llamar a su esperada hija Giovanna en honor a la mejor amiga de su madre que la ayudó cuando ésta llegó de Italia, “No es un nombre raro pero es un homenaje a mi mamá (que murió en 2009), que creo que tuvo mucho que ver con los ruegos y los pedidos”, declaró.
Exóticos. A la hora de destacar al más extravagante de todos los nombres para niños, sigue haciendo punta, Merlín Atahualpa. Sobre su hijo de de 3 años Natalia Oreiro declaró: “Tiene mucha personalidad: hay días que es más Merlín y otros más Atahualpa. Merlín es más dulce y Atahualpa más guerrero”.
La modelo Dolores Barreiro y el ex modelo Matías Camisani fueron in crescendo en materia de exotismo para dar nombre a sus hijos. Este año, después de sus cuatro varones -Valentino, Salvador, Milo y Suria- llegó la esperada nena a la que llamaron Indra. El nombre tiene origen hindú y significa “Diosa de la guerra”.
Otras modelos que fueron mamás este año, Julieta Prandi y María del Cerro, también optaron por apelativos italianos. La primera llamó Rocco a su segundo hijo porque significa “fuerte como una roca”, mientras que del Cerro, junto al DJ Meme Bouquet, decidieron llamar a su pequeña beba Mila.
Por otro lado, hay nombres que cobraron fuerza en los últimos tiempos y van ganando lugar en los rankings de los más usados. Tal es el caso de Olivia, la primogénita de Paula Chaves y Pedro Alfonso o Lorenzo, el más pequeño del clan Tinelli, el quinto hijo de Marcelo. El conductor del programa más visto de la televisión argentina, eligió el nombre en referencia al club de sus amores, San Lorenzo.
Alejandro Jodorowsky concluye: “Luchamos por hacernos un nombre, tememos que nos lo ensucien, sin él nos sentimos desaparecer. El nombre nos amarra al clan, haciéndonos herederos de sus calidades y errores, nos clasifica en una nacionalidad, en una clase social, especifica nuestro sexo, es como un cofre poderoso que contiene lo mucho o poco que somos. Si queremos domar a nuestro ego, desarrollar nuestra conciencia y despertar el ser esencial que somos, lo primero que tenemos que hacer es luchar con nuestro nombre para impedir que nos domine y, respetándolo, transformarlo”.

 

2 comentarios de “Moda infantil: los nombres que son tendencia”

  1. Nunca un Juan Carlos, Miguel Angel, Juan José, o Carlos Alberto, Bah, déjense de embromar con castigar a los pobres críos que cuando son grandes le tienen bronca a los padres por los nombres que le han puesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *