Personajes / 7 de Enero de 2016

Susana Balbo: “Respeto a los que toman vino con hielo”

Enóloga con 30 años de carrera, preside Wines of Argentina y acaba de asumir como diputada nacional. Machismo y maridajes.

Susana Balbo logró hacerse fuerte en un mundo que siempre pareció resguardado para los hombres: el de los vinos. Es la primera enóloga recibida en la Argentina y tiene más de 30 años dedicados a la vitivinicultura. Dueña de su propia empresa, creó sabores, le dio identidad al torrontés y tanto se dedicó a su pasión por la vid que se ganó el apodo de “la primera dama del vino”. Ahora, Balbo maridará su profesión con el desafío de la política: acaba de asumir como diputada nacional por Cambiemos. “Al principio tenía dudas. Me daba miedo porque en estos años se persiguió mucho a los empresarios. Al final acepté. Tengo muchos contactos con el mundo porque viajo 180 días al año. Eso me da una visión de lo que podemos hacer por el país”, se entusiasma.
Balbo nació en Mendoza y es dueña de Bodega Dominio del Plata, donde además trabajan sus dos hijos. Preside la entidad exportadora, Wines of Argentina, y fue elegida en 2015 como “Mujer del Año” por la revista británica The Drinks Business. La mayor parte de su producción de vinos de alta calidad se exportan a Estados Unidos y Europa.
Noticias: ¿Qué significa ser la primera enóloga argentina?
Susana Balbo: Es un orgullo porque les abrí el camino a muchas chicas y pude mostrar que es una profesión fantástica para una mujer, que puede expresar su creatividad y sensibilidad. Porque hacer un vino es como un arte. Pero también es una responsabilidad porque te convertís en un modelo a seguir.
Noticias: ¿Cómo son los enólogos?
Balbo: Somos medio locos y creativos. Siempre estamos probando los límites porque un gran vino no se hace si no pasás los límites. Me apasiona tomar riesgos y eso me llevó a tener mi propia empresa porque cuando trabajás para otro y el dinero no es tuyo tenés limitaciones en los riesgos que podés tomar.
Noticias: Ahora que es diputada, ¿cómo combinará los dos trabajos?
Balbo: Es importante formar equipos. Soy ejecutiva, en la bodega tengo equipos muy buenos y a mis dos hijos. Estaré tres días en Buenos Aires por mi labor de diputada y los otros en Mendoza. Organizo mis horarios y no tengo problema en trabajar un sábado o un domingo.
Antes de convertirse en “la primera dama del vino”, quiso ser física nuclear, pero desistió por la presión de sus padres, quienes en plena dictadura militar tenían miedo de que estudiara en el Instituto Balseiro. Terminó en su profesión de casualidad, gracias a un amigo de su hermano que le contó que había una nueva carrera de Enología. “La facultad me quedaba a 30 kilómetros. Eran todos hombres y casi no había egresados, pero me anoté”.
Noticias: ¿Influye ser mujer a la hora de crear un vino?
Balbo: Sí. Las mujeres tenemos una sensibilidad especial y somos perfeccionistas, nos gustan los detalles y un gran vino es una suma de pequeños detalles. A veces voy caminando por la bodega y si veo una manguera goteando, busco al empleado responsable para que la acomode. La bodega tiene que estar limpia como un laboratorio y oler bien, a vino rico y sano. Ese detallismo es natural en la mujer. Los hombres son más descuidados.
Noticias: Como empresaria, ¿alguna vez se sintió en desventaja por ser mujer?
Balbo: En algún momento sí porque cuesta que te escuchen. Tenés que demostrar que tenés talento y cerebro. Muchos piensan que como sos rubia y de ojos claros no tenés nada en la cabeza. Me costó mucho trabajar en Salta. Era un ambiente cerrado y machista, pero tuve la suerte de tener una familia que me ayudó a alimentar mi autoestima y superarme.
Noticias: ¿Cuál es el camino para iniciarse en la cultura del vino?
Balbo: Hay que beber y probar. Me inicié en la cultura del vino a los tres años. Mi papá me daba un poquito de vino y mucha agua y esa era la bebida que se tomaba en mi casa. En mi familia siempre cuentan una anécdota de Navidad. Con una prima nos íbamos tomando los restos de las copas sin que nadie nos mire. El problema fue cuando se dieron cuenta de que estábamos borrachas y no parábamos de reírnos.
Noticias: ¿Qué edad tenían?
Balbo: Unos tres o cuatro años. Después de eso nos retaron y mi papá decidió enseñarme a tomar vino. Me daba un poquito con agua y me decía que así se sentían los sabores. Tenía razón.
Noticias: ¿Qué cualidades tiene un buen vino?
Balbo: Un buen vino tiene complejidad, cada sorbo debe revelar algo distinto. Te debe sorprender e invitar a seguir bebiendo. Pero lo importante es que te te guste. No hay una regla fija.
Noticias: ¿Cuáles son sus recomendaciones para comprar un vino?
Balbo: Hay vinos con puntajes muy altos y precios razonables. Hay que explorar y animarse. Hace unos años en un cumpleaños regalabas una camisa o un pantalón. Hoy esos productos de buena calidad no bajan de los 2.000 o 3.000 pesos; en cambio, podés regalar una buena botella de vino por 300 o 400 pesos.
Noticias: ¿Cuál es el mejor maridaje para usted?
Balbo: Es difícil porque depende del paladar. Acá que tenemos tanto arraigo por la carne, el mejor maridaje es un bife o un asado con un cabernet sauvignon. Lo lamento por los amantes del malbec.
Noticias: ¿Toma mucho vino?
Balbo: No. Contrariamente a lo que se puede suponer, los enólogos no bebemos demasiado porque todo el tiempo catamos. Es una profesión de alto riesgo si no tenés medida porque te podés convertir en alcohólico. Soy muy medida. Tomo vino en la cena con mi familia, pero nunca al mediodía porque tengo que recorrer las bodegas.
Noticias: ¿Cómo hace para combinar viajes y trabajo ahora que está por ser abuela?
Balbo: No es fácil, tengo reclamos por parte de mis hijos, en especial de mi hija que dice que su hijo no va a tener una abuela normal. Voy a tratar de ser lo más normal posible porque amo a los niños y sueño con tener a ese bebé en mis brazos.
Noticias: ¿Qué cosas tuvo que dejar atrás para llegar hasta acá?
Balbo: Muchas cosas porque este trabajo exige sacrificio. Mi prioridad número uno fue criar a mis hijos, después los vinos, la empresa y al final mis necesidades personales. Me relegué mucho y hoy no sé parar. Me acostumbré a trabajar tanto que cuando tengo momentos tranquilos me doy cuenta de que no sé disfrutarlos.
Noticias: ¿Vino con soda sí o no?
Balbo: Sí, si les gusta así por qué no. Pienso en el maridaje: si a alguien le gusta un asado con vino rosado, bienvenido. Lo importante es que acompañen la comida con vino, porque ayuda a la digestión, te mejora el humor y te hace sentir mejor. Bebido con moderación el vino es muy saludable, mucho más saludable que beber una gaseosa. Aprendo mucho del público. Respeto mucho a la gente que le gusta tomar el vino con hielo.

 

Comentarios de “Susana Balbo: “Respeto a los que toman vino con hielo””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *