Ciencia / 9 de febrero de 2016

Consejos para ahorrar luz

Desde cómo se usa la heladera hasta cuánto se enciende la PC, todo influye en el costo.

Por

Una de las ONG ambientales más antiguas de Argentina, la Fundación Vida Silvestre (FVSA) lanzó un sitio web que ofrece a sus visitantes información relativa al consumo energético de diversos tipos de equipos eléctricos y de gas. La página también establece un ránking de aparatos, marcas y modelos disponibles en el mercado local que permite visualizar cuáles son los que trabajan con mayor eficiencia y menos consumo energético. En www.toptenargentina.org se condensan consejos para ahorrar energía eléctrica en el corto plazo, y también datos concretos e información para gastar menos energía en el mediano y en el largo plazo.
El ingeniero Carlos Tanides, coordinador del Programa Energía de FVSA y uno de los responsables de esta herramienta online, cuenta que “lanzamos esta web en diciembre, en un contexto adecuado para ayudar a los usuarios a elegir las mejores opciones de equipos eléctricos y de gas diseñados para usar energía en la forma más eficiente”, detalló; haciendo referencia a la -por entonces- recién concluida Conferencia Mundial contra el Cambio Climático (COP21). “Ahora el sitio ofrece ránkings de marcas y modelos de heladeras, freezers, acondicionadores y calefones, ordenados por consumo eléctrico y menor daño al medio ambiente”, agrega.
Gastadores. La flamante versión argentina de esta página -que ya existe en otros países- no solo muestra listados y coeficientes de eficiencia.
Según una estimación realizada por el Centro de Investigación y desarrollo de Energía del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), “la conservación de alimentos por refrigeración representa cerca de la tercera parte de la energía eléctrica utilizada en los hogares. Por este motivo, países como Brasil, México, Australia, y Estados Unidos, y los países de la Unión Europea han implantado normas de eficiencia energética que indujeron a las empresas a fabricar heladeras y congeladores que consumen un 30% menos de electricidad que los de años recientes y hasta 60% menos que los modelos viejos del mismo tamaño, que tienen ocho o más años de antiguedad”.
Por eso, los consejos para ahorrar mejor son, en general, simples. “A veces las medidas más importantes no son demasiado técnicas sino que implican usar el sentido común”, recalca Tanides. Y ejemplifica: “En el verano es clave manejar el acondicionador de aire no solo para controlar su temperatura, en lo posible, en el rango de los 24° C. También es importante apagarlo cuando uno se va de la habitación y minimizar el uso nocturno, simplemente abriendo las ventanas de la casa cuando refresca por la noche”.
Otro punto importante es limpiar periódicamente los filtros del equipo. Esa medida puede ayudar a ahorrar hasta un 15% de energía.
En tren de pensar en inversiones mayores, o refacciones, la opción correcta es lograr un buen aislamiento térmico de la casa incluyendo paneles en el techo, vidrios dobles y buenos cerramientos. Con estas medidas es factible ahorrar hasta el 50% de la energía que se emplea en un hogar, tanto para la calefacción como para el enfriamiento de la temperatura interior.
Otro ítem cuyo uso hay que reducir es la iluminación. Según el INTI, representa el 32% del consumo de energía en los hogares y, por consiguiente, de lo que se paga en la factura por consumo de electricidad. Por eso en tren de consejos útiles, y además del ya concebido apagar las luces de las habitaciones vacías, el experto de la FVSA aconseja comprar las aún poco conocidas lámparas LED, que tienen menor consumo que las de bajo consumo. Y, a  la hora de iluminar un patio o jardín, “olvidarse de las lámparas halógenas: serán muy útiles en los faros de los autos, pero consumen el triple que las de bajo consumo hogareñas”, advierte.
Las heladeras pesan fuertemente en la factura de luz. La recomendación en este caso es controlar que el condensador trasero permanezca limpio, debido a que el polvo acumulado afecta el rendimiento del aparato. Además, hay que revisar los burletes: si están pinchados habrá fugas del aire refrigerado. En los casos en los que sea factible seleccionar la temperatura del refrigerador, el usuario debe tener en cuenta que por cada grado de temperatura menos, tendrá que pagar luego un aumento del 5% en su consumo de energía.
También hay un mantenimiento periódico al que habrá que acostumbrarse: limpiar con frecuencia el hielo que se acumula en las paredes del freezer. Una capa de apenas 3 milímetros en el congelador sube el consumo energético de la heladera en un 30%.
Informática. Según un documento publicado por la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) otro rubro a controlar es el de las computadoras. Los expertos de la Cámara recuerdan que “la parte de la PC que más energía consume es la pantalla. Por eso, hay que habilitar la posibilidad de que la máquina entre en forma automática en “estado de reposo” transcurrido un tiempo determinado durante el cual no haya sido utilizada. En ese estado, el consumo energético del equipo disminuye hasta un 15%. “Y para tiempos de ausencia superiores a 30 minutos, lo mejor es apagar el monitor por completo: con esto se ahorra tanto como apagando una lamparita de 75 watts”, explican los especialistas.
Con las CPU también se cumple el principio general por el cual es necesrio desconectar completamente los equipos electrónicos. Es decir que debe desaparecer la luz del led rojo, tanto en televisores como en home theaters, minicomponentes, equipos de audio, etc. El apagado total elimina lo que técnicamente se denomina “consumo de energía en espera”, o en stand-by.
“Todo eso es algo que hoy puede llegar a representar alrededor del 10% del total de la factura de la energía doméstica”, explican en CADIEEL. Lo mismo rige para las impresoras, a las que no hay que encender a menos que vayan a ser efectivamente utilizadas.
A futuro. ¿Cómo hacer para seguir reduciendo el monto a pagar por las facturas de luz en el mediano plazo? Tanides propone implementar un par de medidas que ya existen en numerosos países de Europa, e –inclusive- que comienzan a verse en América latina.
“Por un lado, se podría extender a todos los consumidores residenciales el sistema que ya rige en Argentina para fábricas, escuelas y otros grandes consumidores: variar las tarifas del kilowatt consumido en función de los diferentes horarios del día, y en relación a los picos de consumo. Es una política efectiva que ayuda a la eficiencia y también a evitar cortes y apagones”, opina el coordinador del Programa Energía de la Fundación Vida Silvestre.
Otra opción posible –que además podría empujar fuertemente el crecimiento de un nuevo nicho de negocios construido alrededor de las energías alternativas- sería habilitar al público la opción de que cualquier casa pueda generar su electricidad, por ejemplo con paneles fotovoltaicos en el techo, o con un pequeño molino eólico. Pero, además, no solo utilizarla para consumo personal, sino que permita volcar el excedente a la red general. Así, cada medidor marcaría los kilowatts que toma de la red, pero también disminuiría su conteo cuando la casa entrega energía al sistema.
“Si este sistema logra implementarse correctamente -en Europa tiene más de una década y ya se implementó en Uruguay- podría ser extendido a muchos lugares: terrazas de casas, techos de fábricas, galpones de almacenamiento, los enormes parkings de empresas de logística, por ejemplo”, propone Tanides.
Lo interesante es que la implementación legal de estas ideas no es compleja, asegura el experto: “Bastaría con cambiar algunas resoluciones del Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE) y analizar bien qué modelo funciona mejor para estimular los aportes de pequeña escala para la generación de electricidad”.

 

3 comentarios de “Consejos para ahorrar luz”

  1. “Consejos para ahorrar luz”
    Todo lo que a los porteños los asusta, en Salta, “la Linda” lo estamos padeciendo desde hace años, la luz, la venimos pagando diez veces más cara que en Buenos Aires desde hace muchos años, con el agravante que en la misma boleta está incluida la factura de agua, Tasa General de Inmuebles, el Impuesto Inmobiliario Urbano y la Tasa de Bienes y Personas; para poder separar cada uno de estos servicios/impuestos se deben hacer colas interminables, por lo que nadie, se ocupa de separarlas y entonces hay que pagar una fortuna por boleta, que generalmente vence el día 5 en mi caso. A eso, habría que agregar que si uno tiene la osadía de reclamar ante el ENRESP, o sea, Ente Regulador de los Servicios Públicos, enseguida el Ente toma la posición de la compañía prestataria. Les hablo a los porteños y les digo, y no lo tomen a mal, pero, podrían ser un poquitito más solidarios con el resto del país que estamos padeciendo los problemas desde hace mucho más tiempo y jamás hemos hecho una protesta contra Buenos Aires, por las diferencias que hemos tenido al hacer efectivas nuestras facturas. No se enojen, pero, algo de razón tengo ¿O no?

    1. Excelente tu comentario!!! Uno llega a sentir que sólo tiene importancia lo que pasa en Capital Federal y conurbano. Nosotros, los del interior, que durante años pagamos 4 veces más que ellos, no deberían restituir a nuestras provincias lo que no nos subvencionarion, para hacer las obras que no pudimos hacer?

    2. Sucede que en Caba y GBA hay infinidad de personas que han migrado del interior del país y siempre fue un problema el mantener tarifas equitativas.
      Tal vez, con más oportunidades en sus lugares de origen, no se darían estas inequidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *