Televisión / 22 de febrero de 2016

Cuando la leyenda es historia

Vikings. Serie. Desde el lunes 22 a las 22, la 4ª temporada; el domingo 21 a las 14.45, maratón de la 3ª, por Fox Action; y de 1 a 3, por Fox Play. Con Travis Fimmel y elenco.

Por

SERIE MEDIEVAL. Creada por Michael Hirst, muestra una verosimilitud histórica irreprochable.

★★★★★ “Si tuviera corazón, podría amarte” no es la letra de un tango sino el estribillo de la bellísima canción “If I had heart”, de Fever Ray, el seudónimo de la cantante sueca Karin Dreijer Andersson. Con esa densidad en el tema de apertura, entre imágenes de cuerpos bajo el agua, empieza la serie “Vikings”, una coproducción canadiense-irlandesa que en Latinoamérica distribuye Fox Action, estrenada en 2013 y hoy en su flamante cuarta temporada.
Creada por el inglés Michael Hirst, el mismo guionista del film “Elizabeth” y de la serie “The Tudors”, además de productor de “The Borgia”, “Vikings” pone en el centro la vida de Ragnar Lothbrok, el primer líder vikingo que inició las incursiones y saqueos al oeste de Escandinavia, llegando hasta Inglaterra y Francia. Ubicada en la Alta Edad Media, entre los siglos VIII y IX, es muy probable que la figura de Lothbrok reúna fragmentos de hechos y hazañas de varios personajes, sintetizados por el tiempo y la leyenda en uno solo. Ragnar es un temible guerrero como todos los de su pueblo, incluidas las mujeres, pero también es granjero, tiene ambiciones y quiere expandirse más allá de los límites que le pone el jefe de la tribu. Es que las distancias sociales eran mucho menores en la sociedad vikinga, pagana y violenta, pero más democrática y libre que la cristiana, en una época donde los pequeños reinos estaban muy lejos de unificar un orden estatal y la única protección podía venir de las armas y el clan familiar poderoso.
No es ni intenta ser un documental pero para los que le importa, la verosimilitud histórica de “Vikings” es irreprochable. Por supuesto que hay “licencias”, personajes que no existieron o imprecisiones en ciertas prácticas, pero el contexto social, la apabullante creencia en sus dioses nórdicos, la impiedad de la guerra, el lugar de la mujer, esclava o señora, y la filmación en esa salvaje y misteriosa Irlanda, hacen de esta serie un placer para los que aman los cuentos de guerreros heroicos pero también para quienes consideramos al Medioevo el momento más rico de la humanidad: cuando el mundo no era aún como lo conocemos y se cocinó a fuego muy lento hacia lo que somos. Por eso “Vikings” seguramente tiene el mismo público de “Game of thrones” o incluso el de la trilogía “The lord of the rings”. Sin embargo, no son lo mismo: comparten el clima legendario pero no hay fantasía en la ficción histórica de Hirst que nada le debe ni a Tolkien ni a George Martin.
Ejemplo de cómo llevar a la pantalla una reconstrucción histórica con un guión que no da respiro y un elenco para no olvidar aunque todavía no memoricemos sus nombres (sólo en la primera temporada actuó un “conocido” como Gabriel Byrne): Travis Fimmel es Ragnar; Katheryn Winnick, Lagertha; Clive Standen, Rollo y Gustaf Skarsgard, Floki. Los que tenemos corazón ya los amamos para siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *