Personajes / 23 de Febrero de 2016

Rodolfo Barili: “La insolencia me salvó muchas veces”

El periodista es gerente de noticias de Telefe y fue uno de los moderadores del debate presidencial. Workaholic y banda musical.

Costó conseguir esta nota. La agenda de Rodolfo Barili es un rompecabezas de compromisos, reuniones, trabajo y eventos, en donde no lograba encontrar un hueco idóneo para hacer la entrevista. Si se busca en el archivo, aunque el 2015 fue uno de sus años de mayor exposición (especialmente por haber sido uno de los moderadores del debate presidencial), no dio una sola nota. Excepto a NOTICIAS. Aceptó con nobleza la promesa asumida y se entregó a la tarea, aunque cerca de Telefe, el canal que lo vio crecer, consolidarse y, desde hace unos años, ser responsable de los contenidos periodísticos de los noticieros. Porque terminada la tarea, debía volver al trabajo enseguida. Es que Barili respira noticias: las edita, las cuenta y a veces también, las protagoniza.
Noticias: ¿Por qué no dio ninguna otra nota en 2015?
Rodolfo Barili: Fue un año de mucho trabajo, pero intenso. Por suerte la gente nos volvió a elegir, volvimos a ser los noticieros más vistos. Y más que hablar de mí, lo importante era el trabajo colectivo. Aunque en lo personal fue un año fuerte porque lo del debate fue un privilegio.
Noticias: ¿Estaba nervioso? Se lo veía algo tenso.
Barili: ¡Es que perdí la hoja de la reglas! También estaba nervioso porque era un contexto de mucha presión e intereses cruzados, y por lo que significaba. Cuando tu cuerpo sigue teniendo situaciones que lo superan, sentís que estás vivo. Es bueno que te sigan movilizando y conmoviendo las cosas de este laburo.
Noticias: ¿Le sigue sucediendo eso en la conducción?
Barili: No, en circunstancias especiales nada más. Porque hay una mecánica en la que tu silla tiene que ser tu silla, y tu estudio, tu casa. Eso es la naturalidad con la que te sentís en tu lugar de trabajo. Después en el noticiero hay una adrenalina propia del laburo. A veces cambiamos las cosas 10 minutos antes del aire, es un riesgo, pero creo en lo que la piel te indica. En estos días en los que todo parece estar a flor de piel y las redes explotan de intolerancia, es importante contar todo. Ese es el único secreto.
Noticias: En ese sentido, ¿qué tanto se manejan por el rating?
Barili: Tenemos que demostrarle a la gente que puede haber cambiado un gobierno, pero nuestra línea editorial sigue siendo contar absolutamente todo. Después de dos años con excelente facturación y altísima rentabilidad, tenemos el beneficio de la credibilidad, pero también somos líderes en audiencia. Y es que si no te ven, es porque no llegás. Ahora, el rating tiene que ser una consecuencia, no un fin. A nosotros nos ven como un igual, y buscamos serlo. Lo mejor que te puede pasar es que cuando entres a un lugar, te miren con gesto de ver a alguien conocido. Después se dan cuenta de que sos vos, pero lo primero es la familiaridad del rostro.
Noticias: En su caso, también la voz.
Barili: ¡Sí! Si no tuviera esta voz, no sé dónde estaría. He sido un afortunado de la naturaleza, también le agradezco a mi mamá, que a los 10 años, cuando me empezó a cambiar la voz, me mandó a fonoaudiología. Lo recuerdo como algo tedioso, pero eso me dio un laburo. Empecé en radio en mi pueblo, Rauch, después me vine a Buenos Aires y trabajé en una radio de Belgrano. Con esa plata pude estudiar, pero como no tenía donde vivir, vivía dentro de la radio. Justo antes de recibirme, Telefe abrió Red de Noticias. Y quedé, después de 14 pruebas.
Noticias: ¿Cómo fue el paso a ser gerente de noticias?
Barili: Fue natural. Primero fui productor ejecutivo porque quería participar de los contenidos. Después llegó la gerencia, queríamos que lo que había pasado en la edición de las 20 pudiera desplegarse al resto de los noticieros. Trato de laburar en equipo, porque si tenés muchos ojos mirando la realidad, hay menos posibilidades de equivocarse.
Noticias: ¿Tiene injerencia en las figuras que se contratan?
Barili: Sí, es una fantástica y tremenda responsabilidad. Alguna vez un loco apostó por mí. Me gustaría tomar un café con él porque vi mi primer casting… ¡Le preguntaría qué me vio! Estudiando entrevisté a Badía y le pregunté cómo hacer para buscar trabajo. Me dijo: “Sólo asegurate de que te den la posibilidad”. A los estudiantes les digo que golpeen las puertas, y si es necesario, algunas tírenlas abajo.
Noticias: ¿Es más difícil o más fácil llegar a los medios hoy?
Barili: A nosotros nos tocó una etapa en la que abrieron muchísimos canales. Hoy hay mucha oferta laboral pero menor cantidad de medios en buenas condiciones de remuneración y de laburo. Hubo mucha precarización. También, la locura de la identificación de uno u otro lado político hace que cuando se piensa en trabajar en determinado medio, se replantee si uno quiere identificarse con él. En 2013 una consultora nos dijo que Telefe estaba “en una peligrosa neutralidad” porque era un tiempo para jugarse. Siempre dije que ese iba a ser el gran acierto.
Noticias: ¿Se quedó con ganas de entrevistar a Cristina?
Barili: Hubiera estado bueno hacerlo en las condiciones en las que entrevisté a otros presidentes. Pero la única vez que se abrió a dar notas fue a con un sistema que no me parecía adecuado, porque ibas, hacías la entrevista y editaban tu nota. Y la edición es parte de mi derecho editorial como periodista.
Noticias: ¿Le bajaron línea alguna vez o recibieron llamados de quejas desde el gobierno anterior?
Barili: En los últimos dos años hubo la relación que existe con cualquier gobierno. Con un fuerte interés por lo que se publica ante cada hecho. Todo gobierno tiene la intención de que su visión sea difundida. Pero no es nuestra función la vocería. Mantener una relación madura con el poder y de respeto por nuestra tarea es un camino que se recorre todos los días. No es una tarea sencilla, pero es nuestra función como noticiero.
Noticias: ¿Qué hay de la otra Cristina, Pérez, su dupla hace más de 13 años? ¿Cómo se gestó esa complicidad?
Barili: Fue natural. Hay mucha confianza. Mucha gente cree que somos pareja. Es todo muy sincero entre nosotros y al aire, incluso cuando disentimos con ideas.
Noticias: ¿Cómo es como jefe?
Barili: Debo ser rejodido. Aunque soy tolerante con lo personal, que es lo que define si estás en un buen o mal laburo. Pero en lo laboral soy exigente, he intentado aprender que no todos dejan la misma cantidad de horas que yo. Tolero el error, porque es parte de la confusión del acierto. Me molesta más el que no se anima. Me gusta hacer equipo con gente creativa y que los tipos de confianza puedan decirme que me equivoqué. No me gusta la adulación, prefiero la insolencia, que es lo que me ha salvado muchas veces.
Noticias: ¿Se reconoce workaholic?
Barili: Sí.
Noticias: ¿Se separó de su mujer por el trabajo?
Barili: No sé si por el trabajo, pero es difícil una carrera con tantas horas dedicadas si no hay un apoyo familiar. Mis hijos crecieron y su mamá siempre ha estado ahí, pero entendés que para la pareja, las ausencias son demasiadas y terminan afectándote. También hay una decisión de asumir toda la responsabilidad porque es uno de los proyectos más importantes de mi vida, lo que me motiva a levantarme. Tengo la fortuna de estar en un medio de comunicación importante y de cumplir no sólo mis sueños sino los de un montón de personas.
Noticias: ¿Qué comparte con sus hijos y en qué descansa cuando finalmente logra desconectarse?
Barili: Tengo dos varones: Dante, de 12, y Benicio de 9. Vamos a la cancha a ver a San Lorenzo, son dos cuervos de ley. También jugamos, los acompaño a fútbol. Me desconecto tocando la guitarra. Hace poco toqué con unos amigos en Rauch, con los que armamos una formación nueva.
Noticias: Va a tener fans por partida doble porque ya desde el noticiero ha gestado muchas.
Barili: Cuando alguien te pide un autógrafo o una foto, es parte del trabajo, eso les explico a mis hijos. A mí me salvó este laburo porque era un tipo muy tímido. Todavía me cuesta mirar a los ojos. Cuando veía un grupo de chicas, cruzaba la vereda. Después hice teatro y bailé mucho folclore, y sumado a este laburo y la banda de rock, logré que por lo menos no se notara.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *