Arte / 7 de Marzo de 2016

Marcados, en el Malba

Fotos blanco y negro de Claudia Andujar sobre la cultura yanomani. Av. Figueroa Alcorta 3415. Jueves a lunes, 12 a 20; miércoles a 21. Martes cerrado. Entrada $ 75, descuentos.

Por

Marcados, de Claudia Andujar, en el Malba

Las fotografías en blanco y negro de Claudia Andujar desplegadas en MALBA, Museo de Arte latinoamericano, celebran y visibilizan la rica cultura Yanomami. Son también un indicio de la dificultad de la mayoría de países americanos de convivir con sus pueblos originarios. Esta serie fue mostrada por primera vez en la 27ª Bienal de São Paulo (2006). “Cómo vivir juntos” fue el marco conceptual del encuentro, que propuso la interacción entre arte y vida, sugiriendo la idea de comunidad y planteando interrogantes estéticos, pero también filosóficos e históricos.
Lejos de ser superficiales o turísticas las 80 imágenes de “Marcados” –con documentos que contextualizan las fotografías– fueron realizadas inicialmente como un registro de apoyo para campañas sanitarias y su identificación (numeración) permitió confeccionar las cartillas de vacunación de los retratados, facilitando el trabajo de los médicos. Estas fotos que dignifican a los retratados y fueron tomadas en la década del ‘80, en el estado de Roraima, Brasil. Son una ínfima cantidad de las miles y miles que ha tomado en sus más de 50 años como fotógrafa.
Las aproximaciones a la cultura de la etnia Yanomami forman parte del extenso trabajo de la artista con los postergados indígenas. Su encuentro con ellos primero fue en 1971, cuando realizaba un fotorreportaje para la revista Realidade dedicada a la Amazonia. Su labor entonces no era bien vista ya que exponía el abandono de ese pueblo por parte de las autoridades, la malversación de los recursos naturales, la agresión de la deforestación y la minería.
La contribución de Andujar, de 85 años, a la protección de esos pobladores y la documentación de las transformaciones producidas en su hábitat es enorme; sigue siendo presidenta de la Comisión por los Yanomami (CPY). Claro que su difusión y exhibición en espacios de arte hizo que estas fotografías cobrasen otros significados.
La identificación numérica no es ajena a su historia familiar, pero aquí es una tipificación positiva, salvó vidas. Claudia Andujar nació como Claudine Hass en Neuchâtel, 1931, de madre suiza y padre eslovaco y pasó su infancia en Rumania y Hungría. Sus padres se separaron y ella se refugió con su madre en Suiza. En tanto, su papá por ser judío fue deportado al campo de concentración nazi de Dachau, donde encontró la muerte junto a otros familiares.
Tomó su apellido de un marido español con quien estuvo brevemente casada en Nueva York, donde estudió Humanidades. El azar la llevó a Brasil, donde vivía su madre. En 1954 se radicó allí y comenzó a trabajar como reportera gráfica con un proyecto sobre los modos de vida de los indios Carajá.
La muestra fue presentada con la presencia de la artista y continúa con el programa de MALBA dedicado al reconocimiento de artistas mujeres. El viernes 18/3 comienza el curso arancelado, dictado por Luz Horne, con inscripción y becas (solventadas por BA Photo – Arte al Día) en  “http://www.malba.org.ar/evento/curso-rostros-de-brasil-antropologia-estetica-y-subjetividad-en-la-cultura-brasilena. Con curaduría de Agustín Pérez Rubio y colaboración de la Embajada de Brasil en Buenos Aires, al 13/6; junto a una publicación (con Universidad Nacional de las Artes, UNA) que reproduce parte del enorme trabajo de Andujar sobre la Amazonia; con introducción escrita en 2009 por la artista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *