Costumbres / 20 de Marzo de 2016

Crece la clase Business con mejores precios y prestaciones

Diseño premium y gastronomía de autor. Las empresas que vienen al país.

Por

Business de KLM, extensión total, entretenimiento y gastronomía de autor.

Cuál es el sueño de cualquier viajero que emprende en avión una larga travesía? Llegar a tierra con los menores rastros posibles de esas largas horas en el aire. Mucho más si se trata de un pasajero frecuente, de aquellos que aterrizan con la corbata puesta y una intensa agenda de trabajo por delante.
Esta necesidad ha sido, desde siempre, el principal requisito a cumplir por las aerolíneas. Pero en la ecuación “precio-espacio-calidad del servicio” el pasajero no solía ser el más beneficiado. Para los que querían dormir en el aire como si estuvieran en su casa –porque de eso se trata en resumen la cuestión, de poder estirarse por completo– estaba la primera clase. Pero el precio era (y es) de más de 10 veces el valor de un asiento en Economy.
Atentos a este panorama y después de estudiar en profundidad la realidad de cada una de sus rutas, muchas empresas decidieron hacer un cambio en la estrategia de distribución de espacios en el aire.
La solución para algunas aerolíneas fue subir aún más de categoría la primera clase, hasta lograr casi la comodidad de un hotel 5 estrellas (cabina propia, ducha y atención “full time”), y reservar este servicio ultra premium para aquellas rutas con mayor demanda y competencia. Por ejemplo, los países árabes, en donde las aerolíneas locales se han vuelto expertas en construir palacios en el aire.
La segunda parte de esta estrategia fue aumentar la cantidad de asientos destinados a la clase Business, que tiene un precio notablemente más bajo; pero además aumentar la calidad de sus servicios. Otra clase que pocos recuerdan a la hora de comprar el ticket es la Economy premium, con más comodidad que la tradicional “clase turista” a un precio ligeramente superior. Este segmento también es incentivado a partir de las nuevas estrategias.
Cambios. La novedad tangible y concreta, que el pasajero puede disfrutar ya desde Buenos Aires, son las nuevas cabinas en Business que brindan el mismo confort que la tradicional primera clase. Air France –la aerolínea que elige Mauricio Macri para sus viajes a Europa– fue pionera en la materia. ¿Por qué “cabinas”? Porque están diseñadas como una cápsula que otorga al pasajero un aislamiento casi completo. La campaña de marketing las describe con 3 F: “full flat” (el asiento se extiende por completo), “full access” (el ingreso es individual y no hay que pedirle permiso a nadie para ir al baño) y “full privacy” (privacidad total).
El servicio se completa con una pantalla HD y una programación de más de mil horas de música, TV y cine, en todos los idiomas. Espacio para guardar objetos personales, tomas para recargar celulares y notebooks, edredón y almohadas de primera calidad y amenities de diseño.
En cuanto a la gastronomía, es posible encargar un menú especial antes del viaje o elegir entre las opciones que ofrece la carta a bordo. Los platos están diseñados por chefs con varias estrellas Michelin. Se estima que este mes la mayoría de los vuelos que llegan y salen de Buenos Aires (todos los días) tendrán estas cabinas.
En cuanto a la clase Economy Premium, ofrece 40 por ciento más de espacio y por lo tanto, más extensión en el asiento. En tierra, tiene la misma prioridad en el “check in” que Business.
Lo más importante: cuánto cuestan. El precio plano (sin promociones) es de 75.091 pesos (4.940 dólares), pero en promoción puede bajar a 54.450 pesos (3.582 dólares). Sólo para comparar, la primera clase (que no viene a Buenos Aires) en el tramo San Pablo-París, cuesta alrededor de 160.000 pesos, es decir, cerca de 10.000 dólares. El doble o el triple (cuando el pasaje está en promoción) que el valor de Business.
En cuanto a la Economy Premium, cuesta 39.000 pesos (2.500 dólares) con precio plano y 35.500 pesos (2.276 dólares), en promoción.
La aerolínea que se sumó a esta tendencia, con 4 vuelos semanales desde Buenos Aires hasta Amsterdam, es la holandesa KLM. El diseño de las cabinas Business es un tanto distinto, pero los asientos se vuelven cama y las pantallas HD son notablemente más grandes. Los kits con amenities fueron creados por Viktor & Rolf. Porcelana de diseño exclusivo y gastronomía de grandes chefs son parte del combo de mayor confort. Los precios son similares a los de Air France: tarifa plana, 71.230 pesos (4.566 dólares) y con promoción, 51.391 pesos (3.295 dólares).
Otros servicios. Las salas vip de los aeropuertos son otra de las ventajas de viajar en Business que merecen un capítulo entero. Salas de masaje, menú gourmet, espacios para esparcimiento, conectividad total, prensa de todo el mundo. Son una experiencia de gran comodidad en esperas de muchas horas.
Otra ventaja que se modernizó es la de la prensa. En lugar de esperar a que en el vuelo nos entreguen los diarios del día y las revistas de la semana, 24 horas antes del viaje se puede instalar una app en la tablet y bajar todo el material de lectura.
Un servicio adicional muy útil que ofrece Air France en París, es el del departamento multilingüe que ayuda al viajero que no conoce el francés. Se puede pedir ese apoyo antes del vuelo (por ejemplo, si viaja una persona mayor) pero también es posible recurrir a este departamento una vez en tierra. Tienen la mejor disposición y hablan todos los idiomas del mundo.

Seguí a Adriana en Twitter: @Lorusso10

 

Comentarios de “Crece la clase Business con mejores precios y prestaciones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *