Personajes / 23 de Marzo de 2016

Naná Gallardo: “Siempre fui ultra transgresora”

Impulsó la muestra póstuma de Rogelio Polesello en el Malba. Quiere perpetuar su legado. Relaciones abiertas y espacio personal.

No cabe duda que Naná Gallardo supo ganarse por derecho propio, su espacio como contraparte lúdica y creativa del artista de la cabellera alocada. Versión vernácula del look de la explosiva Amy Winehouse, con todo su erotismo desperjuiciado, pero lejos de su acidez pop, quien fuera la musa inspiradora y compañera de ruta del gran Rogelio Polesello, se mueve solitaria por la enorme casa-taller que compartieron por dos décadas. Un laberinto de espacios y recuerdos abigarrados que permanecen inalterables. Negro y rojo, los colores preferidos para los looks de la chica sin edad ni nombre propio que materializó el último sueño de “Pole” de llegar a las masas.
Noticias: ¿Siempre tuviste este look tan exótico?
Naná Gallardo: ¡Ahora soy súper tranqui comparada con lo que era antes! Siempre fui ultra transgresora. Tenía siete años y para cruzar a la casa de una amiga me vestía con unos tacos enormes, capelina y la boca pintada de rojo. Le sacaba la ropa a mi hermana que me lleva 14 años, ¡Era una loca!
Noticias: ¿De donde viene el Naná?
Gallardo: De cuando era chiquita. Me la pasaba histeriqueando que siempre tenía alguna “nana”. Lloraba todo el tiempo. Cuando empezó el colegio no me gustaba que me llamaran así, pero me quedo pegado para siempre.
Noticias: ¿Se considera caprichosa?
Gallardo: En casa siempre fueron súper tranquilos y muy tradicionales, pero yo siempre fui una rebelde complicadita y generadora de situaciones. Era una chica lío.
Noticias: ¿La vocación artística fue hereditaria?
Gallardo: Desde chiquita tenia como una devoción por lo artístico. Me gustaba bailar y pintar. Pero era una cosa mía, que no herede de nadie.
Noticias: ¿Cuándo conoció a Rogelio Polesello?
Gallardo: Nos conocimos a principios de los 90. Me llevó a la muestra de un amigo (Rogelio) en lo de Ruth Benzacar. Cuando llegamos, Pole estaba montando su muestra con todas las obras sin titular y Ruth lo quería matar. Siempre fue así.
Noticias: ¿Que sentiste cuando lo viste?
Gallardo: Me cautivo su obra, y enseguida pensé, “Yo tengo que ver con esta persona y él conmigo”
Noticias: ¿Pero no hubo flechazo?
Gallardo: Cero. El estaba de novio con una rubia y ni me miró. Siempre que me gustó alguien, fue así. Creo en la atracción mutua. Pasaron cuatro años hasta que nos volvimos a cruzar.
Noticias: ¿Cómo fue el reencuentro?
Gallardo: Yo salía de una muestra en el Centro Cultural Recoleta y él de La Biela ni se acordaba de mi, pero me empezó a hablar porque me vio. Nunca más nos pudimos soltar. Al otro día me llamó, y ya no nos separamos más. Lo nuestro siempre estuvo rodeado por arte.
Noticias: ¿Cómo fue pasar del artista al hombre? Gallardo: Siempre fue muy divertido. Recuerdo que me fascinó su pelo blanco sin peinar, su personalidad alocada y su look. Siempre tengo pensamientos y asocio cosas que me pasan con imágenes de películas, y esa gabardina suelta que usaba Rogelio me hacía acordar a Darío Grandinetti en una película de Subiela que me encantaba, El lado oscuro del corazón
Noticias: ¿Que descubriste bajo el pilotín?
Gallardo: Que tenía un carácter de locos como yo. Éramos un dúo tormentoso. Nos peleábamos todo el tiempo. Nuestras personalidades eran muy fuertes y nuestra conexión también. Fue una relación basada en la admiración y en la locura pero el punto de encuentro fue el arte. Me metí en su mundo y le empecé a ordenar su obra. Le titule los cuadros, arme su archivo, clasifique sus fotos. Pole era un desbole. Además me convertí en su musa inspiradora, porque teníamos un entendimiento medio psíquico.
Noticias: ¿Que cosas te enojan?
Gallardo: La deslealtad. Si vos tenés una relación abierta donde todo esta implícito, y todo vale, no hay problema, pero la mentira me molesta. Soy tolerante con un montón de cosas, pero me puede jorobar una pavada. Me puedo bancar el ruido de una compactadora, pero por ahí una gotita que cae, me mata. Soy medio freak.
Noticias: ¿Con Rogelio tenías una relación abierta?
Gallardo: Teníamos una relación de artistas. Eso significa que hay cosas que suben y bajan según la época. No hay un contrato, no es lineal.
Noticias: ¿Cuanto tiempo estuvieron juntos?
Gallardo: Veinte años. Toda una vida, crecí a su lado
Noticias: Cuando Polesello murió, ¿ustedes estaban juntos?
Gallardo: Desde que nos conocimos fuimos una pareja de artistas, con nuestros propios códigos. Muchos querían o creían que estábamos separados, pero jamás nos soltamos del todo. En todas las intervenciones, en todas las enfermedades, yo siempre estuve. Nunca dejé de vivir en esta casa. Estuve en todos sus proyectos, sus trabajos, sus ideas y su vida. Pero lo mío fue una lucha por el reconocimiento, porque me diera un título potente Pero, aun así siempre estuve a su lado, y en sus últimos momentos también.
Noticias: ¿Te resignaste a no tener visibilidad?
Gallardo: Había momentos en los que deseaba pertenecer desesperadamente. Lo buscaba siempre, porque soy combativa. Pero en algún punto decidí que no iba a dejar que me afectara tanto. Así que me despegué y me puse a desarrollar lo mio.
Noticias: ¿Por qué no se casaron?
Gallardo: No se dio. Hubo momentos, pero se cruzaron. El quiso casarse varias veces conmigo, pero nunca llegamos a concretarlo y después no se dio.
Noticias: ¿En qué rincón de la casa está la presencia de Rogelio? Gallardo: Nada se movió. Pero no es porque yo la haya invadido, todo lo contrario. No me cuesta tomar lugar porque la casa la decore yo, entonces es un espacio mío. A veces pienso en cambiar y hacerlo todo nuevo, pero acá viví casi toda mi vida. Su lugar preferido era el living porque le gustaba hacer zapping en la tele.
Noticias: ¿Lo extraña?
Gallardo: Solo su presencia física, porque vivir con su obra es como vivir con él, con su espíritu, siempre.
Noticias: El año pasado se realizo en el Malba una retrospectiva de Polesello, algo que él siempre quiso hacer pero nunca concretó. ¿Por qué?
Gallardo: Rogelio siempre la postergaba, porque se distraía con otras cosas. No se podía concentrar en eso. Su plan era hacer una retrospectiva enorme, pero nunca llegaba a juntar toda la obra que quería mostrar. Además, soñaba con hacer instalaciones y fantaseaba con tirar abajo paredes ¡como si el Malba no fuera lo suficientemente grande! Estaba como volado, y nunca iba a poder concretarla porque era inabarcable. Por suerte, finalmente llego el homenaje de “Polesello joven”
Noticias: ¿Quedó alguna cuenta pendiente?
Gallardo: Ninguna. Siempre fui súper abierta y muy generosa. Estuve cuando me necesitó, y lo acompañe siempre
Noticias: ¿Y que se siente ser Naná Gallardo otra vez?
Gallardo: Siempre fue Naná. Soy una luchadora constante, que todo el tiempo se auto rescata y se auto flagela. Tengo facetas que dependen de los ojos que me miran. Puedo ser Polesello o Gallardo, pero una vez que sos Naná es muy difícil dejar de serlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *