Cine / 11 de abril de 2016

El libro de la selva

(EE.UU., 2016, 106′) Aventuras. Dirección: Jon Favreau. Con Neel Sethi, Ben Kingsley, Idris Elba, Bill Murray, Lupita Nyong’o, Scarlett Johansson, Christopher Walken. Apta para todo público.

Por

El libro de la selva

Ya hemos visto cómo Disney transforma sus clásicos animados en películas “con actores” llenas de trucos digitales. Pasó con “Cenicienta” y pasó con La Bella Durmiente (transformada en Maléfica, y que no es una mala película). Pero por fin, con “El libro de la selva”, aparece una gran película, mejor que el film de 1968 –el último supervisado por un Disney ya enfermo–. Aquí hay un director, Jon Favreau, que además toma en cuenta otras versiones del libro de Kipling: la clásica de Zoltan Korda con Sabú, y la más reciente de Stephen Sommers, ambas más fieles a los cuentos. Favreau toma todo y hace algo insólito para hoy: construye un sólido y conmovedor film de aventuras, la historia original del niño criado por animales, sin las urgencias bochincheras de las actuales películas de acción. Aquí hay tiempo justo, personajes inolvidables y, sobre todo, un tratamiento del universo digital que tiende a la máxima naturalidad. Realmente sentimos los árboles, las hojas, el sol, el agua, la lluvia. Ya no porque se haya registrado con amor, sino porque se los ha reproducido con respeto. Y también el mundo animal: la creación digital sigue el estándar que Disney estableció en 1942 con Bambi, el punto medio entre la estilización poética y el realismo fotográfico. Y en medio de todo este entorno creado, el pequeño Neel Sethi, el único ser de carne y hueso, que nos hace creer –y nos hace emocionar– actuando solo, frente a paneles azules. Una de las hazañas es esa: que el juego de un niño se transforme en una aventura que nos devora.

 

Comentarios de “El libro de la selva”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *