Sociedad / 15 de abril de 2016

Los miedos de la hija del fiscal

Florencia Marijuan (23) trabaja en el Ministerio de Seguridad, es abogada y fue amenazada por la tarea de su padre, el más odiado por el kirchnerismo.

Por

Florencia. Con su padre, Guillermo Marijuan, comparte el amor por Racing Club y por las leyes.

El lunes 11, Florencia, la hija mayor del fiscal federal Guillermo Marijuan, se despertó y quedó sorprendida por la catarata de tuits que recibió con mensajes de apoyo e insultos. Algunos llegaron a desearle la muerte. Hasta ese momento, a la joven (ferviente admiradora del presidente Mauricio Macri) la vida le sonreía. Hace un mes se recibió de abogada, en febrero comenzó a trabajar en el Ministerio de Seguridad de la Nación y sus tiempos libres los ocupaba saliendo con amigas y jugando al hockey. Pero en menos de 24 horas, su vida cambió.

La familia Marijuan había sido amenazada por el trabajo que está realizando el padre en la causa que investiga al empresario K, Lázaro Báez. Marijuán acusó formalmente a la ex presidenta Cristina Fernández de integrar una banda que lavaba dinero proveniente de la obra pública.

El domingo por la tarde, un oficial acercó a la casa de los Marijuán el protocolo de seguridad que dispuso el juez Sergio Torres debido a las amenazas. El nuevo ritmo de vida afectó a Florencia; a su hermana menor, Magui, y a su madre. Cuando quieren salir de la casa, tienen que moverse con custodia.

“Tengo miedo, pero aviso: ni mi papá ni mi familia nos queremos ‘suicidar’”, escribió en Twitter. El escalofriante mensaje relacionado con la muerte del fiscal Alberto Nisman despertó el apoyo de algunos tuiteros y la ira de los kirchneristas acérrimos.

Pasiones compartidas. Florencia es hincha fanática de Racing Club y una apasionada de las leyes, como su padre. Con su hermana Magui (unos pocos años menor) tiene una relación de amigas y contenedora. “Flor contiene a Magui. A ella le cuentan una parte y a Magui le cuenta un poquito menos, porque de ser por Magui no saldría de su habitación”, confesó a NOTICIAS una amiga de la hija del fiscal.

Desde el 3 de febrero, Florencia trabaja en el Ministerio de Seguridad de la Nación. Si bien aún no está en la nómina de empleados de la cartera que encabeza la ministra Patricia Bullrich, es la poseedora de uno de los contratos que ingresaron con la asunción del nuevo Gobierno.

La relación que tiene con su madre es más de amigas que de madre-hija. A su padre lo admira y él a ella la considera especial, tanto que adornó su despacho con una enorme colección de botellas de Coca-Cola de todo el mundo que Florencia juntó en su adolescencia.

Vivir con miedo. Ni bien se enteró de las amenazas, Florencia contó que en lo primero que pensó fue en las hijas de Nisman.

En Twitter, la joven abogada no esconde sus preferencias políticas. También utilizó la red social para pedir por el esclarecimiento de la muerte de Nisman (su padre fue uno de los organizadores de marcha del 18F, el año pasado) y para expresar su descontento con el kirchnerismo.

Desde el lunes, la sonrisa que caracteriza a Florencia ya no es la misma. Cada vez que sale a la calle no puede evitar sentirse perseguida, cuentan sus amigos. Se vio obligada a suprimir las incontables salidas con amigas, redujo su asistencia a GEBA y vive con miedo porque teme por la integridad de su padre.

 

4 comentarios de “Los miedos de la hija del fiscal”

  1. “es la poseedora de uno de los contratos que ingresaron con la asunción del nuevo Gobierno”, mas de lo misme sres. devolución de favores. A la Administración Pública se debe entrar por concurso!!!

  2. “Es la poseedora de uno de los contratos que ingresaron con el nuevo gobierno”, esto parece más de los mismo, devolución de favores. A la administración pública se debe entrar por concurso!!!!

  3. Como alguna vez se dijo: “Todos somos Nisman” hoy tendríamos que salir a la calle para decirles a los violentos que: “Todos somos Marijuan”, mi profundo desprecio a los kirchneristas culpables de la corrupción y el latrocinio de los últimos 12 años y mi apoyo irrestricto al fiscal Marijuan y a toda su familia. Por enésima vez pido a la justicia argentina que se ponga los pantalones largos y cuiden a esta familia, porque si algo les pasara, la justicia argentina será la única responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *