Showbiz / 27 de Abril de 2016

El Cirque du Soleil está de regreso: las cifras mágicas

La compañía canadiense volvió a Buenos Aires con “Kooza”, el quinto show que traen al país.

Por

Kooza. El nuevo show del Cirque du Soleil.

Con el rostro blanco, los ojos saltones por el maquillaje amarillo y rojo y un traje rayado con esos mismos colores, el “Trickster” camina el escenario entre misterioso y pícaro. Junto a “Inocente”, son los personajes que conducen la historia de “Kooza”, el show del Cirque du Soleil que estrenó en Buenos Aires el pasado jueves. La compañía canadiense, una de las empresas de entretenimiento más grandes del mundo, llegó al predio de Costanera Sur luego de casi un mes de funciones en el Parque Roosevelt de Montevideo.

Pruebas de fuerza y habilidad con aros, la báscula que lanza al aire a los atletas que giran en el aire, una pareja en monociclo, contorsionistas, payasos, equilibristas, pirámides humanas y la temible rueda de la muerte. Los números del viejo circo reaparecen en este show de la compañía que hizo una propuesta contemporánea de esas disciplinas con historia. El despliegue tecnológico que se incorporó con el correr de los shows en “Kooza” disminuye; se vuelve a la fuerza humana.

Organización. Dos semanas y media antes del estreno llegaron a Buenos Aires 40 personas para preparar el solar -se requieren 17 mil metros cuadrados para instalar el campamento completo-. A una semana del gran día llegó un segundo grupo del staff (en cada gira viajan 120 personas), ya para comenzar a avanzar en lo “visible”. El montaje completo llevó tres días, y luego, otros tres días de ensayos con los artistas en la pista para volver a entrar en ritmo luego del receso que implica trasladar toda la compañía de una ciudad a la otra. Si el viaje es por tierra, se necesitan 60 camiones para transportarlo. Todo el equipamiento necesario cabe en 74 contenedores.

“Kooza” tiene nueve años de historia recién cumplidos. Se estrenó en abril de 2007 en Montreal, Canadá, ciudad en la que Cirque du Soleil tiene su base internacional. Desde ese entonces, se presentó en 50 ciudades de 12 países, donde fue vista por más de 6 millones de personas.

El equipo que integra Kooza tiene gente de 20 nacionalidades (ninguno en escena es argentino, tal como había sucedido en “Corteo”, que contó con la presencia del actor Victorino Luján).

Los tickets cuestan entre $860 y los $3300 del acceso al Tapis Rouge, con atención VIP, servicio gastronómico, estacionamiento preferencial y souvenir.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *