Personajes / 2 de mayo de 2016

Agustina Casanova: “Mi marido no influye en mi carrera”

Conduce Telefe Noticias al mediodía y se posicionó como referente del público sub30. Moda y las amistades del poder de su esposo.

Hace un par de horas que terminó de hacer el noticiero pero su pelo y el maquillaje permanecen impecables, listos para la cámara. Su sonrisa amable y sus palabras veloces animan la charla en un café de Núñez, barrio en el que vive, apenas a unas cuadras del Belgrano de su niñez y juventud. Disfruta de caminar por esas cuadras mientras escucha música o elige la mesa de un bar para conversar con alguna amiga. Su día comienza muy temprano, a las 5, cuando sale rumbo a Radio One, donde hace “Morning Time”. Apenas termina va hacia Telefe, donde coconduce el noticiero del mediodía. Luego divide su tiempo entre producciones de fotos, eventos y su nuevo rol como diseñadora de accesorios. Los fines de semana, lejos de entregarlos al ocio, hace “Tarde Xtra” por C5N junto a Diego Poggi, su coequiper también en la radio. “No hay nada más lindo que apoyar la cabeza en la almohada y decir ‘hoy fue productivo’. Exprimo al máximo cada día”, asegura la periodista que empezó a estudiar Comunicación en la UBA, pasó a TEA y se graduó como licenciada en la Universidad del Salvador.

Noticias: Empezó como periodista de espectáculos, cubrió deportes, conduce un noticiero, un magazine radial y otro en la TV. ¿Cómo adquirió esa versatilidad?

Agustina Casanova: Me exijo porque me gusta brindar lo mejor, siempre pienso en el que me ve o escucha del otro lado. Soy responsable sobre la profesión. Trabajo mucho, me sacrifico, nunca bajo los brazos. Soy comprometida, me formo y agradezco las oportunidades. Pasa por ahí y poder adaptarte a diferentes situaciones, no se te va a caer ningún anillo. Esta profesión me enseñó a desestructurarme un poquito, a ser menos inflexible. Antes era más rígida, ahora estoy relajada. Me divierte hablar de política, hacer una entrevista con una celebrity o la conducción de un evento solidario.

Noticias: Habla de la responsabilidad que tiene. ¿Cómo es estar al frente de uno de los noticieros más vistos?

Casanova: El desafío es enorme. Soy parte de un equipo de excelencia que trabaja desde muchas horas antes para que vos estés en ese escritorio. Hoy no somos más que meros presentadores: cuento las noticias, no bajo línea ni hago editorial. Es un rol más. No somos más que voceros, intermediarios. Me gusta ese contacto: el público es el que te va a levantar o bajar el pulgar.

Noticias: ¿Generó amistades en el medio?

Casanova: Tengo a mis amigos de toda la vida, los que te bajan a la tierra. El trabajo me dio gente muy querida, a quienes conozco y respeto. Pero separo el trabajo de mi vida privada. Diego Poggi, por ejemplo, es mi amigo, compartimos cuatro horas todas las mañanas, tenemos química. Pero no es lo común. No soy conflictiva, puedo hablar con todo el mundo. Pero también disfruto de estar tranquila en casa escuchando música o mirando una serie. Está bueno disfrutar de estar sola, es porque algo hiciste bien. Si te aburrís de vos misma, preocupate.

Noticias: Dice que divide trabajo de vida privada. Usted periodista, su marido fue asesor de la Secretaría General de la Provincia de Buenos Aires. ¿También mantenían los temas separados?

Casanova: Somos respetuosos de los espacios del otro: él se mete poco y nada en mi trabajo y yo tampoco en el de él. Obvio que me da consejos, le consulto y él también, somos una familia, charlamos todo. Soy profesional y tengo las cosas claras. Sé por dónde camino y él no influía en mi carrera. Es mi marido, punto, la persona que más me conoce, con la que compartimos todo desde hace 10 años.

Noticias: Cuando se conocieron usted recién comenzaba en los medios.

Casanova: Sí, todo el crecimiento lo hice junto a él, me apoya en cada decisión y nuevo desafío por más que trabaje de lunes a lunes. Entiende que es un momento de enfocarme en mi carrera. Cuando surgen posibilidades hay que aprovecharlas porque uno no sabe cuándo vuelve a pasar el tren. La vida en pareja la tenemos bastante solucionada, nos conocemos hace mucho y el casamiento fue un modo de formalizar la relación que ya teníamos. Creo en el matrimonio, es ideal para dar lugar a una familia y a los proyectos y planes que tenemos juntos.

Noticias: Cuando se casó, llamó la atención que a la fiesta asistieron Marcelo Tinelli o Daniel Scioli. ¿Le molesta que se le pregunte por esas amistades?

Casanova: Daniel y Karina son amigos de mi marido, de la familia, desde hace muchos años. Siempre recalco esto porque circunstancialmente Daniel fue vicepresidente, gobernador y candidato a presidente, pero es un amigo. Pudo no haber sido nada de eso pero era amigo. Lo mismo con Marcelo (Tinelli), adoro a su familia. Él es el número uno de la televisión pero además es amigo; va a seguir siéndolo cuando no sea mas conductor. Para mí, Tinelli no es el conductor famoso, el celebritie, igual que Daniel. Hay una naturalidad demasiado incorporada como para que me lo cuestiones y me moleste.

Noticias: A los 20 se presentó a un casting. ¿A dónde pensaba llegar?

Casanova: No lo pensé a largo plazo, tal vez para no perder la cabeza. Siempre me caractericé por tener los pies sobre la tierra. Me presenté a ese casting de caradura, cuando era un poquito más inconsciente. Después vino el camino de hormiga, el más difícil y largo, del que se aprende más. No todo es color de rosa pero vale la pena. La llave maestra me la dio Nicolás Repetto: yo era productora de “Nico trasnochado” y él me dijo que quería que estuviera en cámara. Era en Canal 13, respaldada por un tipo tan “groso”. Ahí sí sentí que arrancaba otro camino.

Lleva una camisa blanca, un suéter negro a los hombros, pantalones y zapatillas, pero viste ese conjunto con la actitud de quien es elegante. “Me interesa la moda, el estilo, mostrar algo canchero. Está probado que lo que me pongo gusta, mi incursión en el diseño también va por ese lado, propongo algo que yo usaría”, cuenta sobre esta nueva faceta con su línea Agus by Vados, junto a Los Vados del Isen.

Noticias: Supera los 77.000 seguidores en Twitter y 87.000 en Instagram. ¿Por qué cree que genera esa conexión en las redes sociales?

Casanova: Es curioso lo que pasa. ¿Soy IT girl? Puede ser, marco tendencia, soy referencia de las chicas jóvenes por cómo me visto y como soy. Sigo la moda, estoy pendiente, observo, intento estar un paso adelante. Soy eso pero también informo en un noticiero. Hay una cuestión de equilibrio. Es cierto eso de “no es sólo una cara bonita”. Hay otra cosa para mostrar, no sólo la ropa que me pongo. Siempre apelo a lo natural, no sobreactúo.

Noticias: ¿Hay mucha pose?

Casanova: Hay mucha pose, la tele te lleva a eso. Estoy pendiente de mi imagen, la cuido porque es parte de mi trabajo. No me voy a dejar crecer las raíces. Tenés que ser completa, el contenido es el afuera pero también el interior. Eso es lo que la gente compra, sumado a lo que aprendí en la facultad, ganarte la credibilidad, ser coherente. Soy yo, no busco otra cosa que no soy.

“Me resulta raro que me reconozcan por la calle. No me creo que soy famosa, voy por la vida como iba a los 15”, asegura sobre su popularidad. “Es un trabajo en el que la gente te ve, pero nada más. Si tenés claro eso no perdés la esencia. No hay nada peor que el que se la cree. Insisto, tus amigos, tu familia son los que te van a la realidad. Tuve la suerte de estar bien rodeada”, dice.

Noticias: Es embajadora de Shiseido. No es modelo ni diseñadora pero se abren esas puertas, ¿cómo se adaptó a esos roles?

Casanova: Tiene que ver con la confianza, la actitud, la personalidad. Si a la gente le gusta eso que mostrás, a las marcas también. Cuando Shiseido me elige para representarla, lo hace por su espíritu, con el que me identifico: una mujer natural que no sigue estereotipos ni modas sino que se la banca como es, tiene carácter, va para adelante. No es la belleza por sí misma, también está la salud, cuidarse y buscar tu mejor versión.

Noticias: Tiene 30, en la radio se dirige a un público más joven. ¿Cómo se lleva con su edad? ¿Se siente adulta, joven?

Casanova: Estoy en un momento bueno. Siento que ya recorrí bastante, tengo experiencia para sentirme plantada, pero alguien me ve por la calle y me pregunta “¿tenés 22?”. Mientras me sigan diciendo eso cuando tenga 40, genial (risas). Me ven más aniñada porque soy de contextura chica y a cara lavada lo parezco, pero me siento bastante madura. Me sigo divirtiendo con cosas que tienen que ver con los 30. Soy activa socialmente, tengo planes, amigos, mi familia, mi marido. Eso me hace sentir plena, que no soy ni grande ni chica, creo que los 30 son una edad perfecta, mucho mejor que los 20.

 

Daniela Rossi

@daniela_rossi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *