Personajes / 5 de mayo de 2016

Guillermo Pfening: “Me siento huérfano políticamente”

Acaba de estrenar “Tiempo muerto” en el cine y graba una serie para la Globo. Tabúes, marihuana y la relación con su hija.

Es un denunciante por convicción. Linterna en mano, se mete en el desván social repleto de tabúes: discapacidad, adicciones, enfermedad psiquiátrica, suicidio, copaternidad. Les echa luz, los abraza, los transforma. Guillermo Pfening muestra que lo que parece barro puede ser arcilla. Sin golpes bajos ni mensajes cerrados. Así lo hizo con su ópera prima “Caíto”, protagonizada por su hermano que tiene distrofia muscular; así se dispone para el film que hablará de la adicción por las cirugías estéticas de su madre y así fantasea con contar su experiencia como padre. La labor requiere de honestidad. Por eso reconoce que el suicidio de su madre fue un alivio, que le gusta fumar marihuana pero que no tiene una posición tomada respecto a la despenalización y que tardó más de lo que hubiera querido en sentir el vínculo pleno que tiene con Asia, su beba de 16 meses.

Entusiasmado con el proyecto que lo llevará a Brasil, “Supermax”, la primera producción de Globo en español; acaba de estrenar el film “Tiempo muerto”, donde se da la posibilidad de tomar contacto con alguien amado fallecido. Pfening piensa en su mamá, que se mató en 2008, y en la angustia y el miedo de olvidarse de la voz que lo había arrullado: “Ni bien se te muere una persona tan cercana, está presente. La extrañás después. Por largo tiempo, llamaba al teléfono de mi mamá y escuchaba su voz en el contestador. Tengo un perfume suyo que cada tanto huelo”.

Noticias: ¿Hizo un corto sobre su madre?
Guillermo Pfening: Sí, lo terminé y estoy escribiendo la película.

Noticias: ¿Qué le sucede al entrarle al hueso de sus historias y dolores?
Pfening: Es lo que debería hacer todo “artista”. Uno sólo puede hablar de lo que sabe.

Noticias: ¿En su vida pudo afrontarlo así o eso es lo que le permite trabajarlo artísticamente?
Pfening: Hubo un período de crisis y llanto, puntualmente con mi hermano, la separación, el sentir que lo estaba abandonando allá (en Marcos Juárez, Córdoba, de donde es oriundo). Ahí construí el corto y la película. Fue una manera de estar cerca, de no sentir culpa y de hacer algo que nos haga bien a los dos.

Noticias: ¿Y con su madre?
Pfening: También. Cuando se enfermó, la banqué, la traje conmigo.

Noticias: ¿Su enfermedad era psicológica?
Pfening: Mi vieja laburó hasta el último día de su vida, era médica de una empresa de emergencias. Era la única que se metía en las villas, era médica de alma pero estaba completamente loca (sonríe). Tenía períodos. En un momento fue bipolar, tuvo electroshock en los ´80.

Noticias: El cuadro venía de larga data.
Pfening: Sí. Crecí con una supermamá pero enferma. Inestable y a la vez alegre, loca, desfachatada y que llamaba la atención en el pueblo por cómo se vestía.

Noticias: La describe como una mini Moria Casán, ¿no?
Pfening: Total. Y yo hice de hijo de Moria en “Doble vida” (larga una carcajada). Mi mamá estaba en pleno momento crítico y yo hacía terapia con Moria en el camarín.

Cuando a fines de 2014 apareció en primera plana: “Pfening fue papá soltero con su mejor amiga”, él dijo: “Creo en el amor en todas sus variadas formas y en que los sueños hay que cumplirlos”.

Noticias: Su copaternidad pateó estándares sociales.
Pfening: Sí, fue la manera en la que se me armó. Tuve la suerte de tener a Cynthia (Pinasco, asistente de cámara de Pol-ka), la mamá de Asia. Fue mucho deseo de ella que cayó justo en el mío. Si bien fue algo pensado por dos o tres años, si cierro los ojos no sé cómo sucedió. Inclusive estuve cayendo todo el primer año de ser papá. Soy sincero, tardé en caer.

Noticias: ¿Por qué hizo tanto ruido su copaternidad?
Pfening: (Interrumpe) No sé, cuando Asia tenía dos meses, se filtró. Desde entonces, sé que viene esa pregunta.

Noticias: Ha dicho que quiere generar una transformación social. Así lo hizo en “Caíto”. A propósito, Inés Estévez cuestionó la retórica de lo políticamente correcto y explicó que su hija tiene una discapacidad, no “capacidades especiales”. ¿Qué opina?
Pfening: Lo de las capacidades especiales no existe. Superman tiene capacidades especiales porque puede volar. En la última convención de los Derechos por la Discapacidad, se pide que a las personas se las llame “discapacitadas”. Hay mamás que dicen: “Tengo un nene especial”. No, tiene un nene con una discapacidad, especial lo va a hacer otra cosa.

Noticias: ¿Cómo está viviendo el gobierno de Macri?
Pfening: Cuando fueron las elecciones, estuve afuera cuatro meses y no pude votar. Cuando volví, había ganado Cambiemos con Macri y, siguiendo en el tour de la sinceridad, quedé shockeado pero lo acepté porque fue la decisión de la mayoría. Ahora esto que se destapa de la corrupción, hay que ver si es un armado o es verdad, que me parece que hay de las dos cosas. Me parece que para seguir hablando de política tendría que meterme, no sé si ya quiero hablar como actor.

Noticias: Lo tienta.
Pfening: Sí, me tienta porque es otra herramienta de transformación.

Noticias: ¿Se siente cercano al Frente para la Victoria?
Pfening: Sí, me identifiqué con un montón de ideas del FpV. Fue lo primero que me llamó la atención en política. Me sentí un poco huérfano este verano porque reconocí en Néstor y en Cristina a líderes, con equivocaciones también. También quiero respetar a esta gente, que en su mayoría más joven, pueda aportar algo distinto.

Noticias: ¿Se ve haciendo política en un tiempo?
Pfening: Sí (piensa), no lo veo ajeno, tiene que ver con algo creativo y con algo de construir y de dar. Aunque soy muy romántico entonces me terminaría peleando con un montón, porque la política es sucia.

Noticias: ¿Tiene adicciones?
Pfening: No, aunque el cigarrillo es una adicción (muestra su atado). Soy curioso y he probado un montón de cosas, me gusta fumar marihuana. Pero no me considero adicto a ninguna sustancia.

Noticias: Tiene que ver con la personalidad.
Pfening: Soy completamente adictivo.

Noticias: ¿Es adictivo y puede manejar sustancias?
Pfening: Lo que no puedo manejar, no lo consumo. Soy nocturno, me encantan los bares, ir a una fiesta. Pero soy responsable porque me construí solo en Buenos Aires. Acá hay de todo, si uno no toma ese control, ves gente dándosela contra la pared. Me he dado la cabeza contra la pared un par de noches. Pero no me gusta hablar de adicciones si voy a un programa de tele, por ejemplo, si no es que vas a hablar con un profesional porque si no parecería que cualquiera las puede probar y salir. Tuve la suerte de estar bien alimentado, de tener padres que me educaron con amor y no todos tienen lo mismo. Entonces uno no puede decir: “Probá esto que total…”, hay que tener cuidado.

Noticias: Hay un fogoneo del “está todo bien”.
Pfening: Y no está todo bien. No es lo mismo criarte en una casa durmiendo con tus hermanos, que en la vereda.

(La charla se dio una semana antes de que cinco jóvenes murieran por el consumo de pastillas durante una fiesta electrónica).

Noticias: ¿Cuál es su postura respecto a la despenalización?
Pfening: (Piensa). Conozco personas que en vez de comprar a un dealer, fuman la planta de su casa y se quedan escuchando música pero no sé qué le pasa a un pibe que no tuvo un contexto así, si eso lo lleva a otras cosas. Vivimos en un país complejo y con desigualdades. Acá es difícil porque cada uno tiene una realidad social tan diferente que lo que a vos te puede hacer bien, al otro lo puede destruir.

Para correr velos, hay que ser respetuoso y responsable. Pfening lo sabe y lo practica.

 

Valeria García Testa

Fotos: Marcelo Escayola.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *