Costumbres / 5 de mayo de 2016

Cuáles son los perfumes de moda esta temporada

Como todo en el universo fashion, las fragancias también cambian con el paso de las temporadas. Aquí, las novedades de las principales marcas. Mirá la galería.

Por

Amouage, la línea de perfumes que nació en el Sultanato de Omán y es la más cara del mundo.
Amouage, la línea de perfumes que nació en el Sultanato de Omán y es la más cara del mundo.

Entre las novedades del universo de las fragancias se inscribe el retorno a Oriente Medio, tanto como foco de venta como como lugar de producción. “Son países con mucho dinero y sin límite de gasto, por lo cual el trabajo de plantación y de producción se está realizando con miras a su gusto”, apunta Bernando Conti, director creativo de Perfumes de Firmenich Argentina. Entre esos ingredientes, resaltan cuatro: la rosa del desierto (que crece a 2000 metros de altura y tiene una cosecha muy escasa), el jazmín (que llega de India y en el que se buscan métodos de obtención que dañen lo menos posible el olor), el sándalo (su corte está vedado porque requiere 30 años para crecer, por lo que deben imitar su aroma mediante moléculas artificiales) y “oud” (proveniente de la madera de agar). “El trabajo principal con respecto a estas materias primas es perfeccionar el extracto de aquellas naturales y trabajar en notas tecnológicas para imitar aquellas que está prohibido recolectar”, describe Conti.

Haciendo caso a estas premisas, Jimmy Choo acaba de lanzar su fragancia “Illicit”, que apunta al jazmín, la rosa y el sándalo entre sus notas, acompañándolos con jengibre, dulce de miel y ámbar. Descripta de hecho como “floral-oriental”, fue concebida por la perfumista Anne Flipo como una fragancia notable y audaz a la vez. “Construida en torno a la sensualidad y la adicción, ofrece resplandor y elegancia atemporal”, sostiene la profesional.

Diseños de punta. Uniendo avances tecnológicos y moda, otro gran cambio en la industria tiene que ver con los frascos. “Existe una feria en París llamada ‘Materiales’, en la que distintos rubros presentan sus diferentes productos. Y así se producen alianzas entre industrias muy distintas, como puede ser un fabricante de cristalería con uno de ópticas de autos”, describe Conti. De esa combinación de materiales, ideas y tecnología pueden nacer frascos texturizados, rugosos o engomados, como los que surgieron hace un tiempo por una alianza con una empresa de revestimiento para paredes. O como los que creó la casa de diseño de autos Pininfarina en edición limitada para Guerlain.

Las distintas empresas van utilizando estos avances para generar lanzamientos cada vez más disruptivos al mercado. Marc Jacobs, reconocido por su eterno desafío a los límites, acaba de sorprender con “Decadence”, su nueva fragancia con diseño inspirado en un bolso icónico de la marca, la “Trouble Bag”. “Contruido en una paleta de verde esmeralda, ‘Decadence’ cuenta con una tapa exóticamente texturada de piel de pitón, mientras una cadena de oro y una borla sedosa negra terminan el look”, expresan desde la firma. A tono con estos colores, la cara de la campaña es la supermodelo Adriana Lima, morocha y de impactantes ojos verdes.

Y como no todo es cuestión de mujeres, Burberry también decidió aplicar estos avances a su nuevo perfume para hombres, “Mr. Burberry”. Inspirado en el icónico “trench” de la marca, el tapón emula los clásicos botones de efecto cuero, mientras que el lazo confeccionado en algodón de gabardina negra de factura inglesa se ha anudado a mano alrededor del cuello para rendir homenaje al innovador tejido.

También en plan de unir distintos conocimientos, otras empresas están lanzando versiones más modernas, con aromas que nunca antes pertenecieron al universo perfumístico. “Serge Lutens cuenta con un perfume llamado ‘Lana de vidrio’, que es como un homenaje a los nuevos materiales. También existen notas de metales, pinturas, asfalto, neoprene”, cuenta Conti. Si bien son productos más para nicho, van surgiendo como opciones bien modernas frente a los ya aburridos de los aromas ancestrales del mercado.

Revolución publicitaria. Aunque si se le pregunta a Conti cuál le parece el lanzamiento más revolucionario de esta temporada, no apela ni a ingredientes ni a diseño, sino a la campaña publicitaria. En base a eso, pondera a CK2, la nueva fragancia dual de Calvin Klein. Buscando conquistar a “los adolescentes de la era digital, ávidos de compartir todo”, rompe estereotipos con una publicidad que presenta tres parejas: un chico y una chica, dos chicos y dos chicas. “Me parece lo más jugado desde que Yves Saint Laurent fotografió al campeón de karate francés totalmente desnudo”, apunta el perfumista. “La campaña presenta cuatro historias que se pliegan una a la otra de forma inesperada, creando el tipo de lujuria y atracción que estas parejas pueden proporcionar”, sostienen desde la marca. El frasco, con dos piezas unidas, acompaña la idea de ser “libre de género”.

Por otro lado, y en sintonía con la supremacía oriental, se destaca Amouage, una marca que nació en el Sultanato de Omán y hace honor a ese mundo de lujo y opulencia, y desde allí planta su bandera rupturista. “Hacen productos de ultra lujo. En el mundo venden ediciones especiales con frascos con incrustaciones de oro, piedras preciosas o cristales de Swarovski, y aquí sus ediciones más tradicionales pueden rondar los $ 8000”, relata Conti. “En el corazón de todas las fragancias de Amouage hay un acorde identitario que cultiva el lujo absoluto de ser único y diferente”, profundizan desde la firma, al tiempo que cuentan que su clientela incluye miembros de casas reales, dirigentes mundiales y personalidades del cine, la TV, la moda, el deporte y la música.

Finalmente, la ciencia también viene a cumplir un sueño de los consumidores: mantener el aroma por más tiempo en la piel. “Hoy existen tecnologías que permiten que el perfume quede grabado 12 horas en la piel, y luego se empiece a oler. Y también se está logrando la frescura residual, antes difícil porque se hacía con cítricos, que se volatilizan a las pocas horas”, explica el profesional. Eso sí, todo eso es solo posible en tanto el perfume esté en buen estado. Y para eso, debe guardárselo en lugares oscuros y a temperatura ambiente. O incluso, si aún está cerrado y en su caja, en la heladera. “Con buenos cuidados, un perfume debería durar perfecto por tres años”, finaliza Conti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *