Mundo, Sin categoría / 12 de mayo de 2016

Temer y Macri: tibio apoyo al presidente interino de Brasil

Cancillería dio una bienvenida solapada al nuevo gobierno. El blooper del reemplazante de Dilma Roussef en el primer contacto con Argentina.

Por

Michel Temer asume su cargo
Michel Temer asume su cargo. Foto: AFP.

“Ante los sucesos registrados en Brasil, el Gobierno Argentino manifiesta que respeta el proceso institucional que se está desarrollando”, se pudo leer en el escueto comunicado de Cancillería.

Las actuaciones del gobierno de Mauricio Macri llegan a cuenta de lo que NOTICIAS anticipó en marzo. Transmitirían una “preocupación prescindente” aún si el Congreso aprobaba el juicio político a Dilma, tal como sucedió en la madrugada del jueves.

“Confiamos en que el desenlace de la situación consolide la solidez de la democracia en Brasil”, escribió en su cuenta de la red social Twitter la Ministra de Relaciones Exteriores y Culto, Susana Malcorra, la mañana siguiente a que Dilma fuese suspendida en su cargo. Y agregó: “La Argentina continuará dialogando con las autoridades constituidas para seguir avanzando con el proceso de integración bilateral y regional”. Un solapado gesto de bienvenida a Temer.

Para el director de la maestría de Relaciones Internacionales de la USAL, Nicolás Comino, el gobierno local debe adoptar una actitud prudente frente a los acontecimientos en el vecino país: “La desprolijidad del proceso y la popularidad con la que cuenta el PT, más allá de Dilma, parece dar cuenta que este es el inicio más que la cresta de la crisis”. El analista sostiene que el gobierno de Macri debería convocar a reuniones de consulta del Mercosur y Unasur, de lo contrario sería un grave mensaje para la región.

El presidente interino Michel Temer tiene que poner nuevamente en marcha la estancada economía. Contará con el respaldo silencioso de otros gobiernos de la región, que necesitan que Brasil se cure para que no siga contagiando. Pero mientras tanto, gobernará en una olla a presión: “El mayor problema del país es que lo dirija un presidente sin votos ni legitimidad”, sentenció Dilma antes de abandonar el Palacio de Planalto.

El primer contacto público de Temer con Argentina no fue muy afortunado. Faltaban pocas horas para que asumiera como presidente provisorio. La radio local El Mundo lo llamó para hablar con él. Broma o malentendido, Temer pensó que estaba en comunicación con el presidente Mauricio Macri, no con el conductor del programa, Jorge García. “Muchas gracias Presidente. Yo quiero visitarlo en Argentina”, dijo el actual mandatario brasileño.

Era temprano en la mañana del jueves y todavía no había hablado Dilma en el Palacio de Planalto para denunciar el “golpe de Estado”, cuando Temer contó: “Estoy tranquilo. Preocupado por la situación, pero la vamos a enfrentar con mucho entusiasmo”. Luego cortó, sin saber que no había hablado con su par argentino, sino con un grupo de periodistas.

Seguí a Carlos: @carlosclaa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *