Personajes, Sin categoría / 18 de mayo de 2016

Ismael Cala: “No creo en los parásitos que piden milagros”

El conductor de CNN presentó su libro “El analfabeto emocional”. Envidia, Cuba, Trump y por qué alejarse de las malas noticias.

Además de sonrisas, amabilidad y un porte eternamente joven, a Ismael Cala lo que no le falta son palabras. Él mismo se define como un generador de contenidos. Imagen del querer es poder, visitó una vez más Buenos Aires para la Feria del Libro, donde presentó “El analfabeto emocional”, su última producción después de “El poder de escuchar”, “Un buen hijo de p…”, “El secreto del bambú”, la versión infantil “Ser como el bambú” y “EsCALA a otro nivel”.

“Para el primero fue más largo el proceso porque tenía que averiguar qué iba a aportar. Ahora tengo seguridad y un método incorporado: escribo en los aviones, es mi laboratorio, porque no tengo tiempo en tierra con todos los emprendimientos. Como viajo todas las semanas, el avión me da esa posibilidad. Además, tengo una cátedra de investigaciones: hay cuatro personas que me auxilian en distintas disciplinas. Creo en la inteligencia colectiva y en la multiplicación de los cerebros. Ahora sobran los temas, hay lista de espera”, dice el conductor de CNN en español y conferencista internacional, nacido en Cuba, residente en Miami, ciudadano canadiense y estadounidense, y una de las caras a recordar a la hora de recopilar nombres latinos exitosos en el país de Donald Trump.

Noticias: ¿Cómo surgen los temas de los libros?

Ismael Cala: El primer libro surgió por sugerencia de mi manager para conectarme mejor con mi audiencia. Se me ocurrió la escucha porque todos me elogiaban dejar hablar a los entrevistados. El segundo tuvo ese título por un tuit en el que me llamaron hijo de p…, después de un programa político sobre Venezuela. Se me encendió la sangre. Usé esa “p” para las tres p del éxito: pasión, paciencia y perseverancia. Después investigué sobre el bambú, cuando me dijeron que había que ser flexible y no quebrarse: inventé una fábula sobre volver a la simpleza, a lo esencial. Y ahora “El analfabeto emocional” porque siento que por muchos años lo fui.

Noticias: ¿Qué significa?

Cala: Priorizaba mis estudios, lo profesional e intelectual, pero había dejado de lado mis emociones y espiritualidad. Después de quince años de reflexionar sobre esto, compartí mi experiencia, sumado a estudios e investigaciones (ahí es donde entra mi equipo) de las escuelas de Psicología positiva del mundo.

Noticias: Déme un ejemplo de su “analfabetismo emocional”.

Cala: Hay muchos. Hace un año, cuando fui a “Intratables” y uno de los panelistas (Diego Brancatelli) soltó argumentos sobre mi trabajo en CNN, cosas que me sacaron y cedí a la provocación, le dije “Estás hablando mierda” y me alteré. Tenía fiebre y los fusibles muy cortos. Pero fui un analfabeto emocional porque por más que el otro te provoque, si mantienes el control, puedes contestar elegantemente. No me arrepiento de lo que pasó. En algunos momentos hay que tener firmeza y poner el freno cuando se trata de una difamación sin argumentos. Ese incidente está en el libro pero hay otros como cuando era adolescente y estaba corroído por la envidia. Hoy de vez en cuando la veo venir a la Señora Envidia y “ojo –le digo– llegás hasta ahí y te vas”.

Noticias: Cuesta creer que a usted, con tantos logros, se le acerque la Señora Envidia.

Cala: Se acerca menos, pero nadie está a salvo. Hay que educarse, entender, dejar fluir sin reprimir, porque un sentimiento reprimido es un resentimiento y eso es una enfermedad que estalla en cualquier momento.

Noticias: ¿Cómo es su día tipo?

Cala: ¡No tengo días tipo! Algunos se parecen: los del programa de CNN. A la mañana medito y entreno. De ahí, lo que me toque: reuniones en Cala Enterprises, una empresa de creación de contenidos de superación personal. Preparamos meditaciones con Deepak Chopra; videos con John C. Maxwell, uno de los expertos de liderazgo en el mundo; tenemos alianzas con una universidad en Miami para cursos interactivos sobre inteligencia emocional. Este año inauguramos los viajes con grupos de personas desconocidas entre sí, que quieran ir a un lugar exótico para incorporar un sentido de autodescubrimiento y reflexión, como por ejemplo la India.

Noticias: Hace mucho que se repite que las crisis otorgan oportunidades, ¿se trata de eso?

Cala: Ante las crisis, hay quienes dicen “¿Y ahora quién me va a emplear?” y otros que piensan en qué saben hacer. ¿Pasteles? Puedo hacer los mejores del barrio y la gente vendrá a comprarlos. Hasta en Bangladesh, en las peores condiciones, tratan de que la gente cambie la mentalidad de empleado a emprendedor. ¿Vas a llorar porque perdiste el empleo? ¿O invertir en ti mismo y descubrir cuál es tu talento? Pero muchas veces creemos que las cosas tienen que venir de afuera. Vengo de un país donde el Estado era el responsable de dártelo todo. ¿Por qué tengo que esperar eso? ¿Dónde está mi responsabilidad?

Noticias: ¿Usted cómo hizo?

Cala: Cuando trabajaba de mesero en Toronto, no me alcanzaba la plata para llegar a fin de mes. Vi un comercial sobre un curso de crecimiento personal que costaba 300 y pico de dólares, un lujo. Y me dije que aunque tuviera que pedir prestado, iba a hacerlo porque ese tipo podía cambiar mi mentalidad.

Noticias: ¿Quién era el tipo?

Cala: Tony Robbins, uno de mis grandes maestros. Ahora he pagado 15.000 dólares para verlo en Fiji. Se puede lograr lo que uno quiere pero hay que invertir, estudiar, esforzarse. Soy brusco porque no creo en los parásitos, no creo en los parásitos de su propia fe, los que van a la iglesia a pedir milagros. ¿Dónde están los milagros que tú puedes hacer por ti?

Noticias: ¿Por qué quiere alejarse de las malas noticias?

Cala: Porque estoy cansado. Y eso que trato de no hacerlo y soy superpositivo, busco emprendedores, gente recuperada de enfermedades y catástrofes, motivadores; en un 85 o 90 por ciento mi programa es un oasis. Pero lo que veo en los medios es la exagerada repetición de lo mismo sin la intención del cambio, es una repetición morbosa que causa zozobra.

Noticias: Hablando de malas noticias, ¿qué opina de Donald Trump y sus declaraciones sobre los latinos?

Cala: Es una gran mala noticia para los latinos y para encontrar coherencia y tolerancia. Apela a los instintos, a la exclusión en un país formado por inmigrantes. Es un estratega y experto en mercadeo. Apela a un sector muy radical en los Estados Unidos que es antiinmigración. No es un estúpido sino que sabe a quién le habla. Desde lo comunicacional, ha hecho una gran campaña.

Noticias: ¿Gana Hillary Clinton?

Cala: Espero que sí. Hace falta la divinidad femenina en el liderazgo del mundo. Más mujeres, cambiar paradigmas.

Noticias: ¿Si el paradigma cambia, vuelve a Cuba?

Cala: Ya tengo pasaporte. No he ido en 16 años pero ya podría ir, no he encontrado los cuatro días para la primera visita. Tengo amigos, tíos, sobrinos allá y mi maestra vocacional que me inició en la radio: Nilda G. Aleman. Será un gran viaje, me va a movilizar. En esos 16 años murió mi padre, mi abuela, que fue como mi madre, y mi tía abuela y no estuve porque no me dejaron entrar. Quiero ver dónde yacen. No tengo resentimiento. Es el precio que me tocó por mi libertad y por forjarme el carácter.

Noticias: ¿Y a los argentinos, cómo los ve a partir del cambio político?

Cala: Supuse que iban a estar más tranquilos pero siguen igual de polarizado.

Noticias: Emociones desatadas, ¿por qué nunca habla de sus amores? ¿Se enamoró alguna vez?

Cala: ¡Muchas veces! Soy un enamorado de la vida. Tengo una pareja hace cinco años pero jamás habrá notas sobre eso. No abro la caja de Pandora. Lo mío es el mensaje.

Leni González

@LenideEscalada

 

Fotos: Marcelo Escayola.

Producción: Cinthia Cahue.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *