Motores / 26 de mayo de 2016

Diseño de off road, confort de sedán

El nuevo Mercedes Benz GLC  300 4Matic es un 4×4 premium con detalles de comodidad.

Por

Mercedes Benz GLC 300

Hace más de 15 años Mercedes-Benz innovaba con un modelo 4×4 que desencadenaría una fuerte competencia en el ámbito premium. Se trataba del ML, producto que, además de presentar un diseño rupturista, estrenaba una línea de montaje en Estados Unidos. Luego de esta aparición, BMW haría lo propio con el X5 y varios años después Audi desarrollaría el Q7.
Ahora, la marca de la estrella presenta el GLC, un modelo que basa su arquitectura en el sedán Case C y que llega para reemplazar al GLK.
El nuevo GLC ofrece un diseño más pulido, donde abundan las redondeces, con pasarruedas generosos y una parrilla con fuerte identidad de marca.  Además, ahora cuenta con una mayor distancia entre ejes que le otorga un interior generoso y versátil. Ofrece suficiente espacio para cinco pasajeros aunque las plazas traseras pueden resultar algo justas. El baúl, por su parte, es amplio con más de 500 litros de capacidad.
La tecnología y el equipamiento son sus grandes atributos. Se destaca una generosa pantalla central que emula una tablet y que para operar algunas funciones puede resultar confusa.
Con respecto al motor se ofrece con un cuatro cilindros naftero turboalimentado que desarrolla 241 caballos y que está acoplado a una moderna caja automática de nueve marchas. Las prestaciones son casi deportivas, sobre todo en materia de aceleración: marca 7,2 segundos en la prueba de 0 a 100 km/h.
Pero el nuevo GLC queda en deuda por la ausencia de rueda de auxilio y porque ofrece una sola opción de motor. Además, precio y garantía más competitivos lo harían más interesante, ya que sus 102.000 dólares y dos años lo ponen en desventaja frente a la competencia.

*Editor de la revista Parabrisas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *