Sociedad / 9 de junio de 2016

Las guerras de Cristóbal López: una declarada y otra silenciosa

El dueño del grupo Indalo, cuyas oficinas fueron allanadas hoy, se enfrenta al presidente y también a su socio, Fabián De Sousa.

Guerra declarada. Avezado en el juego, Cristóbal López cambió rápido su apuesta y de intentar primero tender lazos con el Gobierno macrista, ahora se para en la vereda opuesta. Con un tono que varía entre la advertencia y la confesión íntima, el empresario K le envió una carta al Presidente en la que además de manifestar su intención de pagar sus deudas, asegura que él nunca estuvo convencido de convertirse en un empresario de medios. “Me llegan comentarios de que usted tiene un problema personal conmigo”, escribió.
Así, López dio a entender que la falta de sintonía con el Gobierno se debe a un encono particular del presidente para con él. Desde Indalo, esbozaron a NOTICIAS que esta bronca habría nacido por un informe que puso al aire C5N vinculando a la hoy primera dama, Juliana Awada, con los talleres clandestinos.Pero desde el entorno de Macri dan por tierra con esta versión. “Mauricio no tiene ninguna animosidad en contra de López”, afirman, al tiempo que explican que este supuesto enojo no es más que una “victimización” para esconder el principal conflicto entre ambos: el negocio del juego. La principal fuente de ingreso del empresario patagónico que hoy está siendo observada de cerca por Cambiemos. La guerra está declarada. El Gobierno hostiga a López con sus deudas y el empresario se convirtió en la última barricada televisiva contra el macrismo.

Guerra silenciosa. “A Cristóbal no le interesan los medios”, repiten quienes lo conocen. El encargado de los canales, radios, portales y diarios del grupo es uno de sus hombres de máxima confianza: Fabián De Sousa, a quien durante años se lo señaló como el testaferro del patagónico y que, en los papeles, tiene el 30% de las acciones. Después de dos décadas juntos, viven un momento de tensión.
López afirmó que se arrepiente de haberse metido en los medios y que fue su socio el responsable de estos negocios. De Sousa tiene 47 años y entiende que su mentor, de 59, “ya está grande y no tiene ganas de arriesgarse”, según cuenta a sus íntimos. Un ex ministro K aseguró que De Sousa era el nexo con Máximo Kirchner, lo que le valió al canal una millonaria pauta oficial. En marzo habían anunciado el final de la sociedad. Sin embargo, las denuncias por los millones adeudados a la AFIP, los hicieron echarse atrás. Su entorno dice que “están más unidos” pero cuando los problemas legales se resuelvan, probablemente se concrete el divorcio empresarial.

 

Todos los medios del Grupo Indalo

Todos los medios del grupo Indalo
Todos los medios del grupo Indalo
 

Comentarios de “Las guerras de Cristóbal López: una declarada y otra silenciosa”

  1. Revisen sus fuentes, este pseudo empresario intento tpor todeos los medios de arreglar con Macri y no lo logro por la postura del presidente. ahora de ultima arremete con sus medios contra el gobierno, a travez de torugo morale, negro navarro, silvestry etc. Pero para tener en cuenta otra cuestion muchachos no hay pauta para nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *