Personajes / 1 de julio de 2016

Elena Roger: “Con Mariano tenemos una relación libre. Pero no salimos de joda y nos acostamos indiscriminadamente”

Reconfirma su talento en “LoveMusik”. La opción del amor libre con Mariano Torre, compromiso ecológico y maternidad.

Cuando Elena Roger cumplió 15, se produjeron dos hitos en su vida: empezó a estudiar canto y formó parte del grupo de Fundación Vida Silvestre que levantó la Reserva Ecológica. Elena vocalizaba y desmalezaba. La artista y la activista habían nacido. Mina, Piaf, Evita, Lenya… Elena. Sobre el escenario, ella puede ser como un ombú que enlaza raíces y despliega la frondosa copa. O encarnarse a sus personajes como un tilo, con hojas acorazonadas, tronco delgado y un aroma que inspira la calma. O verse como un roble: rotunda en sus expresiones, de buena madera, erguida y expandida.
Aceitunas verdes y té con limón. Esa es la poción mágica que elige al sentarse en un bar, antes de cruzarse al Paseo La Plaza donde protagoniza “LoveMusik”, la historia de Lotte Lenya y Kurt Weill y de la música que los unió también a Bertolt Brecht durante la primera mitad del siglo XX.
Noticias: Ha dicho que lo que la atrajo de “LoveMusik” es la historia de amor, con la particularidad de que se trata de una relación libre, algo que practica, ¿siente el tabú social al respecto?
Elena Roger: La gente se queda un poco… y mis familiares me dicen: “No te hagas la piola, si Mariano (Torre) llegara a estar con alguien…”. A los que me interesan les cuento situaciones que hemos tenido como pareja y realmente creemos que es así. Pero a veces la gente se confunde, no es que salimos de joda y vamos a acostarnos con tipos o tipas indiscriminadamente. No se trata de eso. Se trata de que si existiera la necesidad de aproximarse a una persona que no es tu pareja desde otro lugar, más profundamente, entendemos que eso puede suceder sin dejar de amar a quien tengo al lado.
Noticias: Una gran discusión: hay quien dice que si la infidelidad es sólo sexual, puede pasarse por alto pero que si compromete lo afectivo, se convierte en una estafa emocional.
Roger: La infidelidad está en el momento en que hacés algo que no está pactado en la pareja. En general, las parejas son yo para vos, vos para mí, nos pertenecemos, no podemos ni mirar, ni hablar, ni desear nada del exterior. Pero somos humanos y puede suceder y sucede. Pero si vos lo tenés hablado…
Noticias: ¿Cuándo lo hablaron ustedes?
Roger: Desde el principio.
Noticias: ¿Los dos traían ese nivel de apertura o uno convenció al otro?
Roger: Nos encontramos en un momento en el que los dos estábamos en busca de eso. Yo venía de una relación similar y, de hecho, empecé a salir con Mariano teniendo esa otra relación. Y Mariano siempre se creyó capaz de amar a más de una persona, capaz de tener ganas de estar con más de una persona. A la edad que me encontré con Mariano, y ya con mi pareja anterior, entendí que todas mis parejas me habían metido los cuernos y no me dolía el ego cuando me enteraba. Me pasaba esto: cuando me celaban, me estaban metiendo los cuernos. Entonces, ¿a qué jugamos, por qué ser deshonestos? Si estoy al lado del hombre que amo, ¿por qué tengo que decir: “Ufff tengo que volver a casa”? ¿No estás con el hombre o con la mujer que amás?
Noticias: Al aceptar que se puede involucrar afectivamente con otro, ¿cómo define el amor de pareja?
Roger: ¿Por qué vamos a amar solamente a una persona?
Noticias: Pero, ¿qué hace que siga considerando a Mariano como su pareja?
Roger: Porque coincidimos en un montón de situaciones, lo que no quita que a lo mejor tenga la necesidad de ahondar en la relación con otra persona. Me llevo bien hablando, me la paso bomba en lo intelectual y de repente tengo ganas de darle un beso y amarlo desde ese lugar y por qué no. Si es amor, no estoy diciendo que lo quiero matar, cuál es el inconveniente, por qué tengo que reprimir el amor.
Noticias: ¿Le resultó siempre fácil esta postura o la incomodó en algún momento?
Roger: La primera vez que le pregunté si había estado con otra persona y él me dijo que sí, sin titubear, por dentro se me hizo… pero después todo fue igual, el amor estaba igual. No sabés lo que valoré esa honestidad… porque ya no dudo más de Mariano. Él fue honesto porque lo habíamos pactado y ya me puso en un lugar de si hice algo o surge, cuando viene la pregunta, si queremos saber…
Noticias: ¿Es a partir de la pregunta del otro o blanquean la situación?
Roger: Al principio pactamos a través de la pregunta, pero creo que es si se necesita decir o se necesita saber. No hay una situación de “¡¿Y, estuviste con…?!” Esos celos, no, porque no nos pertenecemos.
Noticias: El desapego material parecería ser más fácil para quien se lo proponga que el desapego afectivo, el ser humano tiene el instinto de poseer y dominar, ¿no?
Roger: Es que tenemos enseñado eso, pero es una práctica. Nosotros lo practicamos mucho y cada vez es más fácil el asunto del desapego. Hasta a Bahía (su hija de 2 años y 9 meses) le enseñamos que no es ni de mamá ni de papá, es del universo.
Noticias: ¿Qué le pasó con el desapego emocional siendo madre y dando la teta dos años y medio, como fue su caso?
Roger: Un día me falta Bahía y me muero. Y si un día me falta Mariano, también me muero porque lo amo con locura, pero el amor libre tiene que ver con dejar que el otro sea, que siga siendo un individuo, una persona independiente, que traiga cosas nuevas a casa.
Noticias: La libertad es una palabra clave para usted. Cuando se llega a los supuestos lugares exitosos, debe ser más complicado seguir siendo libre, ¿no?
Roger: Más por lo que piensan los demás. Un periodista una vez me dijo: “¿Por qué te embarazaste ahora que habías llegado a Broadway?”… Cada uno tiene sus prioridades y ganas de vivir la vida del lugar que le parece.
Noticias: ¿Cuáles son las suyas?
Roger: Depende los momentos. Fue prioridad mi carrera durante mucho tiempo hasta que dije: “También quiero tener una vida”. Hoy tengo una vida muy completa. Si pensáramos en mi carrera, me tendría que haber quedado en Broadway, incluso aunque no hiciera nada, para decir: “Estoy en Broadway”. La verdad es que tenía ganas de formar una familia, estaba cansada de hacer teatro con seis funciones por semana, rol protagónico en Broadway que te ponen la lupa, es difícil… Quería embombarme, hacer un poco de hogar y teníamos otro proyecto muy importante para nosotros que era la casa en Ushuaia (“Nave Tierra”, la primera construcción autosustentable en América, hecha con botellas, neumáticos y paneles de lavarropas). No me quería ir a los Estados Unidos (a hacer “Evita” con Ricky Martin) porque ese año se iba a hacer la casa y al final se pospuso para el 2014. Es la hiponeada que tengo encima (se ríe). En tres años logramos hacer una academia trayendo desde Estados Unidos a Michael Reynolds, referente de la arquitectura bioclimática, y 70 personas de todas partes del mundo con el objetivo de aprender a construir casas autosustentables, en 26 días levantaron una casa ahora cerrada, por desgracia. Pertenece a la municipalidad y venía funcionando como museo pero, desde diciembre, está cerrada porque no hay presupuesto. Estamos viendo cómo levantarla, es una lástima.
Pensaron en buscar sponsors para que se reabra, pero se toparon con su propio límite. “Estamos construyendo nuestra casa en Barracas, tenemos una hija, nuestros trabajos, no podemos hacer todo. Estuvimos en el Ministerio de Ambiente y nos dijeron que iban a ver de qué manera podrían ayudar”. La casa familiar en Barracas, el barrio de toda la vida de Roger, va a ser semisustentable: piensan aplicar las técnicas ambientales para construir el sistema de recolección de agua, el sistema eléctrico y levantar paredes de botellas. Harán cursos con personas dispuestas a aprender y filmarán el proceso para que sirva de ejemplo e inspiración, como hicieron con la experiencia anterior en el documental Navetierra.
Noticias: Dice que lo más importante que le deja a su hija como legado es una convicción ambientalista más que artística.
Roger: Ella lo artístico lo tiene y hará lo que quiera. Me interesa formarla como un ser humano lindo, que sepa cómo ser feliz, que busque el amor.
Noticias: En una nota que le hicimos en 2011, contó que usaba cosméticos no probados en animales. Ahora parece haber madurado en su conciencia ecológica.
Roger: Sí, era menos estricta. Uso maquillaje sólo para la obra, fui puliendo más mi personalidad.
Noticias: ¿Se cuida del fanatismo?
Roger: No quiero ser extrema en nada. Aparte digo: “Hoy elijo este viaje y yo qué sé si en diez años digo…”
Noticias: Ahí está la libertad.
Roger: Sí, exacto, ahí está la libertad. Soy vegetariana, casi vegana, pero hay veces que estoy muerta de hambre y me comería un plato de lentejas, no hay y tengo que hacer una función, entonces me como un sándwich de jamón crudo. Si lo tengo que hacer, lo hago. Para mí todo es así. El asunto es empezar a modificar algo, después lo pulís.
Noticias: Dice que no quiere ser extrema pero a la vez se la ve muy comprometida con lo que hace. ¿Tuvo que ir domando su costado más pasional?
Roger: Sí, era muy extrema. Después empecé a hacer yoga, meditación, tuve momentos de frustración. En “Los miserables”, mi primer protagónico, me quedé muda como diez días, con un nódulo que me había salido. Ahí Favero (Alberto) me habló de la meditación trascendental. Hice el curso y me hizo muy bien, uno aprende. Leía que los yoguis, creo que eran ellos, decían que si estabas feliz al extremo, también estás infeliz al extremo; que era mejor regular acá (marca el centro con la mano). Y eso es todo el tiempo un ejercicio. Todo lo que te dije es un ejercicio: el amor, el desapego, la honestidad. Quizás alguien lee y dice: “Ahhh, qué clara la tiene”, pero tal vez dentro de diez años te diga: “Viste toda la boludez que hablaba del amor libre, no me resultó nada” (risas). Nadie tiene la verdad, lo importante es estar en búsqueda, en cuántas vidas vivís adentro de tu vida y estar abierto a la trasmutación, al cambio, a los ciclos.
Sonríe fresca, se lleva las aceitunas y corre al camarín. Una nueva función la espera. Con los pies enraizados y una voz que alcanza el cielo. 

 

Valeria García Testa

Fotos: Juan Ferrari.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *