Empresas / 21 de julio de 2016

Arcor prevé dos años de ajuste antes de volver a crecer

Lo dijo Luis Pagani, su CEO, en el 65 aniversario de la compañía, líder mundial en la fabricación de caramelos. Planes de comprar el 100% de La Serenísima.

Por

Arcor prevé dos años de ajuste antes de volver a crecer

“Una empresa argentina, familiar, de origen italiano, multilatina y global”, suele definir el CEO y presidente Luis Pagani a su emblemática empresa Arcor. Este año lo volvió a recordar en el 65 aniversario: dijo que con ese perfil llegó a ser la primera empresa productora de alimentos en el país y líder mundial de la fabricación de caramelos. La empresa cuenta con 40 fábricas ubicadas en todo el país y en Brasil, Chile, Perú y México. Actualmente emplea a cerca de 21.000 colaboradores a nivel global. La empresa  representa un modelo de gestión en la industria nacional: su propio sistema de distribución minorista, por ejemplo, realiza 3 visitas semanales a mas de 824.333 mil puntos de venta. Y cuenta con 362 distribuidores oficiales y 6.700 vendedores en todo el mundo. Da trabajo a más de 10.000 pymes contratadas como proveedores.
Pagani -hijo del fundador del Grupo Fulvio Pagani- fue realista en su exposición en la Universidad Torcuato Di Tella junto al economista Bernardo Kosacoff. Si bien advirtió que este año y el próximo serán de ajuste, y que la compañía, como en otras circunstancias críticas del país, ha tenido que salir a pelear la venta de sus productos porque el mercado está achicado y muy competitivo, defendió la estrategia de seguir invirtiendo en el país y en la región. “Este año nos encontramos un mercado en el que hay que ganar la venta, pero Arcor ha vivido momentos parecidos a lo largo de su historia -explicó el empresario-. Tal vez hacia fin de año se note una recuperación de la economía. Y para el 2017 veamos un crecimiento cercano a los 2 puntos en el PBI, que nos va a permitir recuperar la caída proyectada para este año de entre 1 y 1,5%. Pero volver al récord del consumo que fue el 2013, igual nos va a demandar tres o cuatro años”.
Pelear el mercado. El optimismo de Pagani, sin embargo, no termina de abarcar a Brasil, uno de los destinos fuertes de la facturación del Grupo: “Lo vemos más difícil que en la Argentina porque allí se mezcla una crisis política con una económica y hasta que no se resuelva el tema del ‘impechmeant’ (juicio político a Dilma Rousseff), que esperemos que sea a fin de agosto, no vemos un cambio. Igual, más de lo que ya cayó la economía brasileña, no creo que vaya a caer, llegó a su piso”. Ante ese escenario, el presidente de Arcor confía en la flexibilidad de sus empresas para adaptarse a diferentes contextos. De hecho, confimó que para el 2020 esperan tener cerrada la compra del 100% del paquete accionario del Grupo Mastellone Hnos., la empresa dueña de La Serenísima (hasta ahora, llevan adquirido el 25% de esa firma).
Arcor factura unos 3.200 millones de dólares y, según Pagani, es por lejos la empresa argentina de mayor proyección internacional, con presencia en más de 120 países. “Hoy tenemos tres negocios -detalló el ejecutivo para mostrar el grado de integración de la compañía-. El primero es el consumo masivo, donde acabamos de agregar los lácteos. Y tenemos también el negocio del packaging (envases) y el agroindustrial, que va desde la azúcar hasta la leche. En este último sector, vamos a inaugurar el próximo mes una planta nueva de fructosa en Arroyito (la sede histórica de la compañía), con una inversión de 70 millones de dólares. Apuntamos a abastecer al mercado en general”. Arcor ya produce 135.00 toneladas de azúcar en su Ingenio La Providencia (Río Seco, Tucumán), 75.000 litros diarios de leche (en siete tambos industriales) y 250.000 toneladas de papel y 300.000 de cartón corrugado (a través de Cartocor S.A.) A través de su otra empresa, Converflex, participa demás en el mercado de envases flexibles desde hace mas de 40 años con una capacidad instalada de 12.000 toneladas al año. China es un objetivo crucial de la expansión que proyecta Pagani: “Hace tres años dije que tenía el sueño de que cada chino coma un Bon o bon y dos Butter toffee por año -ilustró Pagani- Ahora mi sueño es tener un establecimiento industrial en algún país de Oriente para poder crecer en el mercado chino. Es el sueño que tenemos. Y después, viene la concreción del negocio. Así crecimos”.
El ambiente, la inversión social. Decidido a hacer cumplir la nueva estrategia de sustentabilidad 2016-2020 del Grupo, Pagani destaca la política ambientalista del Grupo, la inversión de más de 5 millones de dólares en infraestructura para el tratamiento de efluentes líquidos; la obtención de la certificación del FSC (Forest Stewardship Council) de las cuatro plantas de Cartocor en el país y el hecho de que el 39% del total de la energía eléctrica utilizada por la compañía provenga de fuentes renovables ( y el 85% de los residuos reciclados).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *