Opinión, Política / 30 de julio de 2016

Macri-Tinelli: El poder en calzoncillos

Cómo pasaron de la guerra y la extorsión a una escenificación bochornosa de concordia. El rol de la pauta y las imitaciones. Por Edi Zunino.

La cumbre de Macri y Tinelli en Olivos. El Presidente le dio entidad de cuestión de Estado al “Gran Cuñado” de Showmatch.
La cumbre de Macri y Tinelli en Olivos. El Presidente le dio entidad de cuestión de Estado al “Gran Cuñado” de Showmatch.

No hay caso. Todos los manuales modernos de politología, management, marketing y comunicación coinciden en que se gobierna así: editando cuadro por cuadro, cual novela de la tarde, la “realidad” que se desea representar.
El poder es más metáfora que hecho concreto.
Juego de símbolos.
Más creencia para la quietud expectante que propuesta para la acción práctica. Más religión que ciencia. Más chatura generalizada que apuesta a la grandeza colectiva.
Venimos de la teatralidad dramática, trágica, densa, de una mujer victimizada por las vueltas de la Historia, de la Patria, de la Traición y de la Vida. Relato épico. Liderazgo duro. Personalismo extremo.
Cambiemos, por ahora, va significando a lo sumo un cambio de canal. Zapping político. Llegó la hora de la comedia ligera, los pajaritos de colores, las ideas envasadas al vacío, un setentismo más Palito Ortega que Che Guevara. Contrarrelato en remera y en patas. Liderazgo light. Personalismo culposo.
Cambiamos los gerentes, no los negocios. Los predicadores, no necesariamente la moral. Los actores (algunos) y el género, pero no la lógica de la ficción.
Somos expertos en igualar hacia abajo. Fabricantes de zócalos, sin techo.
Pasamos de Marcelo Tinelli entrando a Olivos para una cumbre semisecreta con Máximo Kirchner en marzo de 2015 a Marcelo Tinelli entrando a Olivos a una cumbre semipública con Mauricio Macri. ¿Será porque Antonia es chiquitita todavía?
Hoy como ayer, la “peligrosa” satirización de los que mandan funciona como debate estéril para la gilada. Antes como ahora, el negocio y la mafiosidad del fútbol oficia como telón de fondo. Y siempre la cruda realidad tras bambalinas. Tapada para que siga el baile… por un sueño. ¿El de quién?
Snapchat, ¿etapa superior de la telepolítica? ¿O enfermedad senil de la posmodernidad?
Patético, para los griegos, era aquello que subleva los sentidos y conmueve con vehemencia los espíritus hasta causar impresión.
Haber convertido la “cumbre” Macri-Tinelli del miércoles 27 en cuestión de Estado, sin revelar temario y terminar reduciéndolo todo al intercambio de rostros en el programita de video que hace furor en las redes sociales entre los adolescentes resultó patético.
Discutir los excesos de una caricatura en pleno siglo XXI, caricaturiza dos veces a quien se da por afectado. Patético.
Igualar a un conductor de tele por más rating que tenga con un presidente de la Nación, cualquiera sea, es patético. Pero lo es más aún si es el Presidente quien le teme al otro. Quien sufre por los daños colaterales de una sátira que puede mostrarlo blandito, confuso, vagoneta. Quien cede ante la misma “extorsión” que denuncia, fingiendo desinterés y buena onda. Sometiéndose a la estética de una estudiantina televisiva de cincuentones largos.
Al actuar la “era del diálogo” con Marcelo Tinelli, el Presidente quiso demostrar, de paso, lo que no quiere ser: un De la Rúa fashion, digamos.
Le salió mal.
El poder y la fama en calzoncillos.
Patético.

 

12 comentarios de “Macri-Tinelli: El poder en calzoncillos”

  1. Les agarro el viejazo a estos 2 se creen que la gente sigue viviendo en los 90 la gente no tiene luz gas ni guita para llegar a finde mes esa es la realidad.

  2. Les agarro el viejazo a estos 2 se creen que la gente sigue viviendo en los 90 la gente no tiene luz gas ni guita para llegar a finde mes esa es la realidad

  3. A este ma.c.ri cho.r.ro of.fshore no hay que dest.itu.irlo, sino mandarlo de nuevo a que se lo fu.men los porteños o cordobeses que lo pusieron en el gobierno o a los salteños que desde Guemes gustan de m.or.ir de un ti.ro en el cu.l.o

  4. EN CALZONCILLOS TE VAS A QUEDAR VOS…ZUNINO…SI SIGUES CRITICANDO A MACRI….YA DA ASCO LEER PERFIL..ME VOY….LASTIMA Q NO TE SACAN DE ANIMALES SULTOS…NO SERVIS…PARA NADA MAS Q CRITICAR…NO TENES IDEAS SOLO ODIO Y RESENTIMINETO..X ESO CUIDATE….LA GENTE SE HARTA DE ESO…Y NO SE CURA NUNCA…!! CAMBIA….!!O SONAS..EL PAIS AVANZA Y VOS RETROCEDES….!!!

    1. Eddi Zunino, notable vuestro editorial y, a su vez, descripción de situación de la deprimente e impresentable dirigencia política argentina.

      En referencia a la reunión en Olivos, quizá faltó allí José López para que así hubiese quedado demostrado palmariamente el delirio y disparate en que nos han sumido algunos líderes de masas.

      Y que estuviese allí José López no sería tan descabellado ya que a fin de cuentas tanto él como Macri pueden pavonearse de dispensar de 8 millones de dólares cada uno, y los cuales no pueden justificarse legalmente, amén de que ambos se exculparon mediante idénticos términos: “Ni cuenta me di que eran tantos!”

      A su vez cada uno tiene una cohorte de secuaces que les defienden, o justifican.

  5. CREO QUE LA NOTA ES DE MUY MALA LECHE,QUIÉN LA ESCRIBE SABE BIÉN QUE LA REUNIÓN FUÉ PARA OTRA COSA Y NO LO DICE,ENTONCES SI HAY UN GRADO DE CORRUPCIÓN COMO INSINÚA,EL ESCRIBA ES TAN COMPLICE COMO PARTE DE LA SOCIEDAD

  6. Excelente nota. Mejor titularla: ¨El poder en bombachas¨ Dos mamarrachos. Y ambos con la cola sucia. Pero el primer mandatario, mas patético aún.

    1. Ricardo Robbiano, el mamarracho y patético eres tu. K frustrado y cómplice. Muy respetuoso lo tuyo para con un presidente de la nación. Burro. Tinelli que se cocine que su propia salsa. Quiso hacer negocios con los K y le salio mal. Ahora también le va a salir mal. La nota es buena. Entiendo que esta sobrecargada en contra de Macri. No tendría que haber recibido a Tinelli.

    2. Eddi Zunino, notable vuestro editorial y, a su vez, descripción de situación de la deprimente e impresentable dirigencia política argentina.

      En referencia a la reunión en Olivos, quizá faltó allí José López para que así hubiese quedado demostrado palmariamente el delirio y disparate en que nos han sumido algunos líderes de masas.

      Y que estuviese allí José López no sería tan descabellado ya que a fin de cuentas tanto él como Macri pueden pavonearse de dispensar de 8 millones de dólares cada uno, y los cuales no pueden justificarse legalmente, amén de que ambos se exculparon mediante idénticos términos: “Ni cuenta me di que eran tantos!”

      A su vez cada uno tiene una cohorte de secuaces que les defienden, o justifican.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *