Cultura / 11 de agosto de 2016

Cómo nació la mítica revista Expreso Imaginario

La primera publicación de argentina de contracultura cumple 40 años y es homenajeada en el CCK. Pipo Lernoud cuenta en primera persona la leyenda de su fundación.

Los integrantes de la revista, a mediados de la década del 70.
Los integrantes de la revista, a mediados de la década del 70.

La época más violenta y represiva de la historia argentina albergó el experimento más osado de periodismo independiente y libertario. Esa es una de las grandes paradojas que encierra el periplo del “Expreso Imaginario”. El primer número vio la luz en agosto de 1976, pocos meses después del comienzo de la dictadura de Videla.  Pero su génesis se remonta a fines del ’74,  cuando Jorge Pistocchi , en ese entonces director de la revista “Mordisco”, tuvo la idea de generar una publicación diferente, que reflejara todas las facetas de la cultura nueva que estaba tomando forma alrededor del naciente rock nacional.
Pistocchi me contactó a principios del ’75, y ya tenía el nombre (surgido a partir de una idea de su amigo Luis Alberto Spinetta), el dibujo de tapa del primer número y algunas notas. Yo estaba recién llegado de vivir en Europa, en donde conocí algunas publicaciones “underground”. Cuando nos reunimos no hizo falta discutir mucho: el mensaje pacifista, fraternal y de regreso a la naturaleza que tantas canciones esbozaban aquí y en el mundo, -desde “Mañanas campestres” hasta “Imagine”, desde Almendra hasta Bob Dylan- podía plasmarse en un periodismo que reflejara las búsquedas de una generación.
Se nos ocurrió que un dibujante que ambos conocíamos podía hacerse cargo de la dirección gráfica de la revista: Horacio Fontova. Y Jorge conocía a un muy joven redactor especializado en rock: Alfredo Rosso. Rosso trajo a sus compañeros de colimba Claudio Kleiman y Fernando Basabru, y quedó conformado el núcleo inicial.
Cuando encontramos a Alberto Ohanian, un empresario amigo de Spinetta, dispuesto a convertirse en el editor del nuevo proyecto, ya el año ’75 llegaba a su fin y pospusimos el lanzamiento para Marzo del ’76. Sobrevino el golpe y después de la sorpresa, comenzamos a reunirnos nuevamente. Decidimos seguir adelante, cuidándonos en el lenguaje y la temática.
Tuvimos que descubrír una manera de decir cosas que no fuera evidente a los ojos de los censores, un trabajo que también se tomó el rock con sus letras plagadas de metáforas que hacían referencia elíptica a la represión, lo que León Gieco llamó “la historia esta” y Charly radiografió tan bien en “Alicia en el país” y “Los dinosaurios”.
Se podía hablar de un mundo mejor haciendo referencia a culturas que muestran otro tipo de vida, más solidaria e integradora, como los pueblos originarios. También nos sumergimos en un tema en ese entonces desconocido: la ecología, que representaba de alguna manera un juicio a la sociedad moderna capitalista y a la mentalidad individualista del salvese quien pueda que quería imponer la dictadura.
La redacción era un caos, un ir y venir enloquecido de personajes, lo más alejado a una publicación profesional que uno se puede imaginar. Entraban y salían personajes del mundo del rock que después se harían famosos como Los Redondos o Luca Prodan y también Omar Chabán y Sergio Ainseinstein –después creadores del legendario boliche Einstein-. Todos teníamos amigos creativos y queríamos que participaran de esta aventura, y además era una manera de protegerlos del ambiente de angustia y paranoia que nos rodeaba. Porque el Expreso fue de alguna manera un refugio que nos permitió vivir la dictadura con amigos de una manera creativa a pesar de las noticias que llegaban permanentemente, a pesar de las desapariciones y la muerte que nos rodeaban.
Mucha gente recuerda el Expreso porque también fue un ámbito en el que la vanguardia musical y artística pudo expresarse con total libertad. Siendo una revista de rock pusimos en tapa a Piazzolla y Atahualpa Yupanqui –todavía prohibido por la censura-.
A mí se me ocurrió que la ecología debía tener un costado positivo y armé la Guía Práctica para Habitar el Planeta Tierra. Gran parte del movimiento de Agricultura orgánica y de lucha contra la contaminación del campo y los transgénicos surgió a partir de los lectores de esas páginas del expreso.
Hace unos años publiqué un CD con el escaneo de la colección completa y un amigo la subió a Internet. Hoy se encuentra fácilmente en la página laexpresoimaginario.blogspot.com. Allí se puede ver la lista de colaboradores, las tapas y todas las revistas. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *