Política / 12 de agosto de 2016

La hermana montonera del psicólogo de Macri

Casiana Ahumada fundó un diario marxista, militó junto a Fernando Abal Medina y pasó seis meses detenida. Su marido murió en un misterioso accidente.

Por

Jorge Luis Ahumada en su barrio, Recoleta.
Jorge Luis Ahumada en su barrio, Recoleta.

Segundo de siete hermanos -la más joven falleció en el 2006-, Jorge Luis Ahumada, el psicólogo de Macri, heredó de su padre el nombre. No fue el único: su hermana Casiana Josefina, dos años mayor, también hizo lo propio de su madre, pero su historia sería muy distinta a la del futuro médico. En lo de los Ahumada, un hogar “acomodado” según publican en su libro “No me olvides: memorias de la Resistencia Peronista”, las historiadoras Liliana Garulli y Mercedes Cafiero, se hablaba poco de política y el ambiente no era peronista, algo que el propio psicoanalista confirma. De hecho Ricardo Etchegoyen, la gran influencia del terapeuta de Macri, tuvo un paso por el radicalismo y militó durante la época de la Reforma Universitaria de 1918, para luego alejarse desilusionado.

Pero había algo que a Casiana le hacía ruido: el gen combativo de la época y por sobre todo la figura de Juan Domingo Perón, cuyo exilio forzado lo sufrió a meses de cumplir los 18 años. Su politización incipiente tuvo un antes y un después cuando conoció y se enamoró de Juan García Elorrio, un cristinano del ala combativa del peronismo y que había ocupado cargos menores durante la última presidencia del General. Como ella, era de una familia de clase media, él de San Isidrio, que se encontraba incómodo con el mundo acomodado que lo rodeaba. “Un católico sincero y un revolucionario auténtico, con amor por el mundo y por los hombres”, lo describiría la mayor de los Ahumada años después.

García Elorrio, futuro cuñado del actual psicoanalista de Macri, era un hombre de confianza de John William Cooke y en la década del 60 comenzó a escalar peldaños dentro de la jerarquía de la Resistencia del peronismo más radicalizado. Durante la dictadura de Onganía, luego de años de debates propios y ajenos, pasaron a la práctica y fundaron el mítico diario marxista “Cristianismo y Revolución”. El periódico, según los expertos, se sostenía gracias a la importante riqueza que había heredado la hermana del psicoanalista y de hecho se hacía dentro de su casa para no despertar sospechas. “Ella iba vendiendo en pedazos su campo para solventar el medio”, aseguran Garulli y Cafiero. “De a poco voy fundiendo a la pobre Casiana”, le decía García a su amigo sindicalista Raimundo Ongaro, recientemente fallecido.

Ahí empezarían años turbulentos, de estadías prolongadas en cárceles y de vida clandestina, donde Casiana se alejaría de manera ostensible de su familia. Fue entonces cuando el combativo matrimonio dio el salto que lo llevó directo a los libros de historia: en 1967 fundaron el “Comando Camilo Torres” junto a Fernando Abal Medina, y ese mismo año irrumpieron a una misa donde rezaba Onganía y lo increparon por los crímenes de su régimen, algo que les valió la prisión a los tres. Esa tarde no fueron los únicos: los acompañaban miembros de Tacuara, entre ellos Rodolfo Galimberti. Era el germen de los Montoneros.

En 18 de enero de 1970 nació la única hija del matrimonio y ocho días después García Elorrio, amenazado de muerte, murió atropellado en un extraño accidente. Un año más tarde Casiana asumió la conducción del hasta entonces paralizado periódico, pero tres números luego fue detenida y pasó medio año en la cárcel. Apenas liberada se fue a vivir a España, donde reside en la actualidad -hoy su hija es una chef reconocida, dueña de un coqueto restaurante en Girona-. Desde el exilio, y enojada con Perón, lanzó varias veces fuertes críticas a la conducción de Montoneros (“arriesgan gente de manera irresponsable”) y a Firmenich en especial, de quien dudó públicamente de su capacidad y aseguró que era “alguien que traía café y que por esas casualidades de la vida terminó al frente”. Hasta el día de hoy, el doctor Ahumada prefiere no hablar de “algo que pasó hace cuarenta años”. “Ella estuvo muy metida, pero luego se fue del país y se alejó completamente”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *