Sociedad / 20 de agosto de 2016

El hijo de la ex de Bressi: “Tengo miedo por la vida de mi mamá”

Federico Figueroa confirma las denuncias de su madre por violencia de género: “La agarró, la zamarreó, la tiró a la cama y le pegó un cachetazo”.

Por |

Federico Figueroa, hijo de Viviana.
Federico Figueroa, hijo de Viviana.

“La agarró, la zamarreó, la tiró a la cama y le pegó un cachetazo”, asegura este joven de 21 años sin problemas en sentarse a hablar con dos periodistas cara a cara. Federico Figueroa es hijo de Viviana, la última pareja que tuvo el jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi. Prosecretaria en un juzgado federal de Morón, Viviana Figueroa mantuvo una relación de doce años con Bressi, en la cual pasaron de un noviazgo a un proyecto de familia ensamblada y, finalmente, a la disolución de la pareja con acusaciones de parte de ella de haber sufrido episodios de violencia de género y otros episodios agresivos de los que fueron víctimas amigos de la mujer, como publicó NOTICIAS en su edición anterior.

En un bar del Oeste del conurbano, Federico Figueroa se reúne con esta revista para contar su versión de la historia con el cuestionado comisario general, con “el único objetivo de que no intenten pasar por mentiras lo que se está contando”.

Noticias: ¿Tenías una buena relación con Bressi?
Federico Figueroa: Sí. Pero después de conocer a su familia cambió todo con el tiempo.
Noticias: ¿Con sus hijos te llevabas bien?
Figueroa: Con el hijo menor de él tenemos prácticamente la misma edad, íbamos juntos al colegio, jugábamos juntos. Se tomó la decisión de que me viniera a vivir a provincia, yo vivía en Capital. Fue una decisión que tomó mi mamá para acercarnos más a Pablo. El proyecto siempre fue conformar una familia entre todos, sus hijos, mi mamá, él y yo. Nos fuimos de vacaciones todos juntos, nos llevábamos todos bien hasta que hubo una discusión muy fuerte entre Pablo y mi mamá. Él era todo un padre, me hablaba, me cuidaba, compartíamos cosas. Al conocer a sus hijos cambió mucho la relación. No hacíamos lo mismo. Él antes venía a mi casa e íbamos a tomar un helado a la plaza de Devoto, siempre a la misma heladería, una rutina después de cenar, de todos los días.
Noticias: ¿Convivían?
Figueroa: No. Nosotros nos mudamos muy cerca de donde él vivía. Éramos una familia todos, hicimos viajes a Puerto Madryn, a Bariloche. Pero yo viví, presencié cosas…
Noticias: ¿Qué viviste?
Figueroa: Hubo un punto de quiebre cuando falleció mi abuelo hace 10 años. A mi mamá la partió a la mitad. Pablo la acompañó muchas veces durante todo eso. Con mi tío Hugo, el hermano de mi madre, Pablo tuvo una relación muy buena hasta ese momento, en el que Pablo se puso del lado de mi madre y se llevaba mal con Hugo. Tengo entendido que ahora también tienen una amistad, una conexión.

La madre también confirmó que hacía diez años que no se veía con su hermano.

Cuestión de hermanos. Federico relata lo que vivió cuando era chico, de lo cual dice recordar “hasta cómo estaban los muebles en el cuarto” en el que dice haber presenciado cuando Bressi le pegó a Viviana: “La agarró, la zamarreó, la tiró en la cama y le gritó ‘callate, dejá de gritar’”.
Noticias: ¿Tu mamá cómo reaccionaba?
Figueroa: No decía nada, sólo “la que está mal soy yo”. Mi mamá siempre venía y me preguntaba qué me pasaba y yo jamás le iba a decir que lo que había visto me afectó, le decía “no me pasa nada”.
Noticias: Un tema secreto, un “de esto no se habla…
Figueroa: Yo tenía muchas cosas que hablaba con mi mamá. Actitudes que él tenía. Cuando era chico me llamaba mucho la atención la cuestión de su familia.¿Por qué no conozco a los hijos? Hicimos un viaje a Mundo Marino, nos quedamos en un hotel y él se iba a la noche y volvía a la mañana. Teníamos entendido que viajaba a Buenos Aires con los hijos, que él estaba separado y que la mamá de los chicos nada más vivía en la casa porque los hijos se lo habían pedido. Un día estábamos en mi casa de Capital y él estaba de muy mal humor y por un comentario que hice sobre un pariente mío, él empezó a revolear sillas, la mesa, rompió vasos, todo. Ese día yo tenía miedo de que me pegue. Se me paró en frente y me gritó, yo me cubrí para que no me pegue y el me dijo “despreocupate que no te voy a pegar porque todavía tan hijo de puta no voy a ser”.
Noticias: ¿Y tu mamá estaba presente?
Figueroa: Sí, estaba presente y lo intentaba calmar. Pero Pablo agarraba sillas y las revoleaba contra la pared. Mi mamá creo que tenía más miedo que yo.
Noticias: ¿Él nunca blanqueó la relación?
Figueroa: Durante mucho tiempo, no. Una vez que él estuvo de viaje, Pablo tuvo el problema de los hijos, que supuestamente la madre los echó. Los hijos fueron a la casa del padre de Pablo y era raro porque él tenía el problema de la tenencia de los hijos y él estaba afuera. Así es cómo mi mamá los conoció: porque Pablo necesitaba ayuda. Los cuidaba como si fueran sus chicos.
Federico se hizo eco de las declaraciones que hizo Pablo Bressi a NOTICIAS cuando fue consultado por su historial amoroso. La afirmación del comisario sobre la ausencia de denuncia de violencia de parte de una mujer que trabaja en la Justicia Federal le molesta.
Figueroa: Yo sé que una persona con tanto poder va a hacer que a mi mamá la revisen de arriba a abajo: sólo van a encontrar que trabaja y que salió de licencia cuando estuvo internada. Sé que mi mamá conoce muy buenos abogados por su trabajo, pero el abogado que usaron para la tenencia de los hijos es un conocido de Pablo, que nos recomendó para la sucesión de mi abuelo.

A la hora de hablar de la salud de Viviana Figueroa, su hijo Federico afirma que Bressi le decía que a su madre había que “internarla, está loca, es una descerebrada, hace boludeces’”.
Noticias: ¿Veías cambios en tu mamá?
Figueroa: Estuvo mal, pero no para decir que está loca. Lloraba, estaba deprimida, un día encontró en un cuaderno de Pablo un “Te amo mucho, espero vernos pronto” de otra persona. No dejaba de llorar. Cuando Pablo se empezó a llevar mal conmigo no dejaban de pelear. Él era celoso de que mi mamá me quiera, quiera estar conmigo. Los domingos mi mamá tenía que estar sí o sí con él, no podía estar conmigo. Pasamos de una relación perfecta con su familia a que me sintiera incómodo sólo de estar ahí.
Cuando Viviana Figueroa afirmó que una golpiza de Bressi le reventó los dos tímpanos, el jefe de la Bonaerense atribuyó la lesión a una consecuencia de la práctica de buceo, algo que a Federico Figueroa no le cayó en gracia: “No se le rompieron los tímpanos, se le pegó un tímpano en un viaje a Puerto Madryn y en una fecha distinta al hecho del golpe”, sostuvo Federico y agregó: “Qué curioso que Pablo se pregunta en la revista ‘¿le pegué con la mano abierta?’ si nadie le dio ese detalle”.

NOTICIAS se comunicó con el instructor de buceo que tuvo a Pablo Bressi y Viviana Figueroa entre sus alumnos: no recordó haber presenciado ningún accidente ni se enteró de ninguno.
Federico Figueroa también afirma que vio “dos grandes marcas” en el brazo de su madre, pero que Bressi dijo que su madre se las hizo ella misma.
Figueroa: No es para decir si es verdad o es mentira. Es lo que a mí me decía. Son todos episodios así. Mi mamá llorando por Pablo, y si él venía entraba en el cuarto, yo no veía, y lo único que escuchaba eran más gritos. Yo lloré mucho tiempo.
Noticias: ¿Tenés miedo actualmente?
Figueroa: Por la vida de mi mamá. No por Pablo, pero por los vínculos que dicen… Yo no digo que sea cierto, pero ¿qué pasa si es cierto? Es algo muy pesado con lo que lo están vinculando. Ahí sí tengo miedo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *