Televisión / 20 de agosto de 2016

Fuego, placeres terrenales: Cociname mucho

Cocina y entrevistas. Domingo al término de Susana Giménez, por Telefe. Conducción: Deborah de Corral. Producción: Eyeworks. Prod. ejecutivo: Federico Wollkopf.

Por

Fuego, placeres terrenales

★★★ El tiempo no pasa. Para algunas, al menos, como Deborah de Corral que está más linda ahora que hace más de veinte años, cuando de supermodelo teen pasó a conducir “El rayo”, ese ya mítico programa de la productora Cuatro cabezas que nadie recuerda bien de qué se trataba pero sí cómo estaba editado. Se trataba  de pedacitos de entrevistas, fragmentos entrelazados con chiches de videoclip que cambiaron la estética de la televisión de entonces. La pantalla era intervenida por su majestad el editor, la verdadera estrella del programa aunque allí estuvieran Ricardo Darín y la enorme sonrisa de Deborah seduciendo al camarógrafo.
Y una noche de domingo, la chica ya mujer volvió a la tele abierta después de andar camino y dedicarse a la cocina, noticia de la que unos pocos se enteraron porque en 2013 hizo “Algo de mí”, un programa en el canal de cable Elgourmet. Ahora, después de “Susana Giménez”, alrededor de la medianoche, con producción de Eyeworks, un grupo de ex Cuatro cabezas regurgitaron la estructura de “El rayo”, la mezclaron con “Algo de mí” y sacaron del horno “Fuego, placeres terrenales”, un magazine o algo así donde lo central es la gastronomía y la charla compartida con un invitado famoso.
El gancho innegable es el regreso de Deborah, atractiva, espontánea y siempre culposamente sexy, una imagen angelada que derrite la pantalla para el festejo de sus fans retro. Pero lo que a esta altura hace un poco de ruido es su imposición de mostrarse todo el tiempo buena onda, casi etérea, como si apenas rozara la entrevista. Puede salir entretenido, como pasó en el primer envío con Esteban Lamothe, lo suficientemente simpático y conversador para sostener un ida y vuelta; o insustancial y frivolón como con el chef Germán Martitegui, un exitoso en la cocina de quien conocimos su divina casa en el Tigre y su lánguido perro. De Corral no puede atravesar con otras herramientas esa frontera de mutuas aprobaciones y gracias por venir.
De todos modos, para media hora alcanza. En cada emisión hay tips de cocina y opiniones acerca de los placeres terrenales que dan figuras del canal. La entrevista se realiza en exteriores, en el auto, el mercado, la cocina y los paisajes elegidos adonde desplegar el mantel y las copas de vino. En ese entorno nunca rutinario, con platos mágicos por fáciles y accesibles, la compañía de una chica tan amable y celebrities fascinadas por la situación, el programa sale redondito.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *