Sociedad / 29 de agosto de 2016

La polémica detrás del tratamiento anti age de Maradona

El astro eligió al doctor Rubén Mühlberger para un plan para adelgazar y rejuvenecedor, pese a su pasado escandaloso.

Por

Maradona comenzó un tratamiento anti age con Mühlberger.
Maradona comenzó un tratamiento anti age con Mühlberger.

“Rubén Mühlberger es el doctor que yo necesitaba. Cada una de sus palabras transmite amor y sabiduría. Por eso digo que es mi doctor, y lo encontré en mi mejor momento”, con esta frase Diego Maradona definió al polémico médico. Se trata del especialista en medicina ortomolecular que lanzó a la fama Moria Casán, y que por casi dos años se mantuvo alejado de su clínica tras una serie de escándalos. Ahora, no sólo volvió a su Centro Médico “Klinik Mühlberger”, sino que atiende a “El Diez”. Lo está sometiendo a un plan medicinal antienvejecimiento de medicina biomolecular, que otros médicos prestigiosos definen como una técnica basada en la “superstición” y el “invento”.

“Es metabólica, regenerativa anti-aging, mitocondrial y telomérica. De reactivación de genes”, explicó Mühlberger sobre el tratamiento que aplica al ex futbolista quien, según sus propios dichos, llevaría dos semanas cumpliéndola, con una proyección de dos meses. “Es el tiempo que tardan los genes en recombinar sus funciones. Para esa fecha Maradona va a volver a ser flaco”, prometió. Y negó que se trate de una dieta: “A Maradona no podés hablarle de regímenes alimenticios, porque es un chico (sic) que sabe comer sano. Le pedí que si quería perder peso, que comiera”. Gracias a esta terapia, el ex jugador habría bajado 5 kilos en una semana. Un tanto menos de lo que había conseguido perder cuando, a fines del 2015, se revisó su bypass gástrico, y por el que perdió 15 kilos en 18 días.

Esta nueva terapia se suma a los múltiples tratamientos a los que el astro del fútbol se viene sometiendo desde hace años en pos de descender de peso y luchar contra su obesidad. Por eso, a pesar del bypass, Maradona no habría estado conforme con su cuerpo y se dirigió a mediados de agosto a la clínica de Mühlberger.

Plan polémico. La primera vez que se habló de medicina ortomolecular fue en 1968, en la revista Science, y se la definió como una terapia que acentúa el uso de las sustancias naturales tales como vitaminas, enzimas, antioxidantes, entre otras, para la prevención y el tratamiento de enfermedades. En algunos países, incluso la esquizofrenia se ha llegado a tratar mediante este método. En el caso de Mühlberger, su aplicación se da en tratamientos antienvejecimiento. Los especialistas en nutrición del país descartan los resultados milagrosos que le atribuyen sus seguidores. “Sea medicina ortomolecular, o biomolecular, es un nombre de fantasía. No existe en la práctica. Es una pseudociencia basada en una creencia, en el mejor de los casos”, indica el doctor Alberto Cormillot a NOTICIAS. Por su lado, la nutricionista de la Fundación Favaloro Mónica Katz es tajante: “Es un invento. Orto en griego significa correcto. Ortomolecular significa molécula correcta. La pregunta es: ¿Por qué alguien utiliza la molécula correcta y el resto no?”.

Respecto del tratamiento de Maradona, Cormillot indica: “Es una superstición. No se pueden revitalizar los genes. En todo caso se pueden activar con conductas positivas. Por ejemplo, dejar las grasas y comer más frutas. En todo caso, el envejecimiento se puede frenar comiendo cosas que hagan bien, haciendo ejercicio”.

Pasado oscuro. Mühlberger estuvo alejado de los medios y de su Centro Médico de Dermoestética desde abril del 2013 hasta octubre del 2015 debido a una serie de escándalos: denuncias de ex empleadas por malos tratos; Moria Casán lo acusó de romper el secreto profesional, le allanaron la clínica, y tuvo una disputa legal con su ex pareja y accionista mayoritario, Alejandro Pugliese. Ahora parece dispuesto a volver de la mano de Maradona.

 

Comentarios de “La polémica detrás del tratamiento anti age de Maradona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *