Personajes / 15 de septiembre de 2016

Maximiliano Patané: “Cuando te arreglás demasiado, se nota”

Top model argentino, protagoniza campañas y desfiles de las marcas más reconocidas del mundo. Estilo y búsqueda de intereses.

Voló desde París y después de cinco días en Buenos Aires emprendió viaje hacia Ibiza, en donde acostumbra pasar los calurosos agostos europeos. Maximiliano Patané (35) lleva borcegos, un jean cortajeado en las rodillas, remera blanca y campera de cuero. La clave, dice él, es lucir natural. Con su 1,88 metro, barba tupida y melena prolijamente descuidada protagonizó campañas de marcas como Gucci, Brioni y H&M, desfiló para Armani, Westwood, Cavalli y posó para el fotógrafo Mario Testino y las revistas de moda más importantes del mundo. Esta vez, llegó a la ciudad para protagonizar la campaña de verano de Rochas junto a su novia, Magdalena Laguinge, también modelo, con quien vive en la capital francesa. Empezó a trabajar en el mundo de la moda a partir de un encuentro fortuito con Tommy Dunster, quien le pasó el teléfono de un representante. Luego de algunos trabajos en la Argentina, y scouting mediante, fue a Europa, donde se convirtió en uno de los modelos más solicitados. “Llevo casi 15 años en esto. Empezó con un poco de suerte y siempre, muchas ganas. Lo más difícil es mantenerse mentalmente, no en lo físico. No es para todos. Tengo muchos amigos y conocidos con los que empecé a trabajar y desaparecieron hace años. Hay que estar ahí”, dice.
Noticias: ¿Por qué pudo mantenerse?
Maximiliano Patané: No fallo en los trabajos: me llamás y doy lo mejor, ningún cliente va a tener una queja. Soy simpático, les caigo bien, soy puntual. Soy profesional y me gusta lo que hago pero bueno, tampoco lo hago por amor. Cada año estoy más establecido, con los pies más sobre la tierra y puedo decidir lo que realmente quiero en mi trabajo. Prefiero hacer menos que me guste a mucho que no y me saque la energía. De pronto decís: “Estoy cansado, perdí peso, ¿qué me pasa?”. Eso es la energía de la gente, cuando hay mala energía no se puede trabajar bien. Me gusta mucho “shootear” en el verde, los árboles, donde te puedas escapar un poco. Cuando me encerrás y no hay luz, chau, me duermo, no me divierte más. Pero doy lo máximo.
Noticias: ¿Se considera una persona segura de sí misma?
Patané: Bastante. Sí, siempre. Menos me preocupo, mejor me va. Hay gente que te dice: “Mañana tengo que trabajar, no puedo salir”. ¡No significa que salgamos hasta las 8 de la mañana! Eso al otro día no funciona. No lo pienses, es un shoot más. Cuando te arreglás demasiado, se nota. La gente que triunfa es normal, “old school”. Lo natural es lo lindo. No tengo que inventar nada.
Noticias: También son estilos, hay gente que se arregla, otra más informal.
Patané: Sí. Me gusta cuando alguien dice: “Marca un estilo, marca una tendencia, tiene personalidad”. Me doy cuenta cuando te forzás por combinar la ropa. Con una t-shirt blanca, un denim y unas All Stars matás.
Noticias: ¿Usted tiene un estilo propio en la moda?
Patané: Evolucioné mucho en mi vida. Me gustan los cambios. Me adapto pero no es que si todos usan bermudas con medias y zapatos, voy. Tenés que tener una pieza tuya y vas mezclando cosas. Me hubiera gustado vestirme en los años ‘60, los ‘70 y lucir natural. No me gusta mucho lo que hay ahora, no me identifico. Me identifico por mi pelo, mi barba. Ahora tengo menos accesorios, pero solía llevar muchos collares; me ven como medio hippie chic. Soy particular, diferente a otras personas. Quizás ahora me corto un poco más la barba, antes estaba más desprolija. Son etapas de la vida: un poco más prolijo cuando estás más en línea y ves las cosas de otra manera. Cuando viajaba mucho estaba más bohemio, desalineado. No podés mantenerte toda tu vida igual.
Noticias: ¿En qué momento su trabajo explotó?
Patané: Seis años atrás. Cuando tenía 22-25 años laburaba muy bien pero recién estaba descubriéndolo, no disfrutaba tanto. De los 30 hasta ahora fue muy diferente. No quieren una barba o un pelo, lo quieren a Maxi.
Noticias: Protagoniza campañas de marcas diversas, de H&M a Brioni. ¿Por qué cree que lo convocan?
Patané: Puedo vender un cardigan de 5 euros o una prenda de 12.000 euros. No buscan un look, es por la personalidad, la constancia. Tenés que aportar. Siempre hay que llevar algo al estudio. No es que llego, me tiro y me quedo ahí. No me creo un “star”, vamos a laburar todos, somos un equipo. No trabajo con mis amigos ni con la familia. A veces viajo con gente que ni habla en inglés, no se comunican. Me muero. Si no hablo, no me expreso, no soy creativo, no soy Maxi. Si me dejás sentadito en un cuarto sin música ni nada me deprimo. Puedo leer un rato. Pero necesito ser yo, hacer otra cosa: me gusta hacer fotos, pintar, dibujar, intercambiar. Así me potencio.
Noticias: ¿Se aburre fácil?
Patané: No mucho. Si tengo esas herramientas, funciona. En mi trabajo sé lo que tengo que hacer. Me mostrás una idea y ya sé cómo ponerme, lo hago fácil. Tampoco estoy en un café o en la calle posando una foto. Ahora me voy y sigo. Me gusta ser normal, con mis amigos, con la gente, en el trabajo.
Noticias: ¿Qué es lo que más disfruta de lo que hace?
Patané: Me encanta viajar. “¿Cómo descubro el mundo?”, me dije. Es imposible si no, no tenés tiempo. Me fui a unas primeras vacaciones por trabajo y dije “wow”. Estaba en lugares increíbles y pensaba “Qué ganas de estar con alguien, compartirlo con un amigo, tu novia”.
Noticias: ¿Piensa hasta cuándo va a durarle la vida que lleva hoy?
Patané: Mmm, no mucho. No sé exactamente cuántos años más serán. Pero sé que los próximos serán muy buenos, vendrá un cambio importante. Estuve cambiando la piel. Son un montón de cosas que te planteás, qué querés hacer. Es un tsunami en la cabeza. Tengo el autoestima bien arriba, muy positivo. Así surgen cosas, nada ni nadie te va a venir a buscar, tenés que moverte. Tenés que poner los pies sobre la tierra y ver qué te hace feliz.
Noticias: Tiene 35 y dice que los mejores años serán los próximos. En el modelaje masculino, ¿las exigencias físicas son menores que en el femenino?
Patané: Sí, pero hay que mantenerse. Tenés que buscar algo paralelo: un estudio, meditación, deporte. Por más que trabajes bien, eso no te llena. En algún momento te hace un clic, boom, chapita y se terminó. Si no el año pasa volando y, ¿qué hiciste? ¿qué querés? ¿estar saludable y feliz o pasarla mal? Te hablo siempre en extremo.
Noticias: Solía decir que no le interesaba formar pareja con una modelo, pero finalmente conoció a Magdalena. ¿Qué comparten?
Patané: Nos conocimos en Francia, en un cóctel del mismo entorno. Era más fácil conocer a alguien de ahí. Deseaba estar con alguien que hablara mi idioma, nos entendemos al vuelo.
Noticias: Ahora también hicieron campaña juntos.
Patané: Sí, estamos trabajando juntos, estamos bien. Somos una pareja en el amor y en el trabajo. Persistimos. Mucha gente que nos ve de afuera dice: “Están felices, se potencian”. Somos también una pareja comercial. No fue nada pensado. Me encanta trabajar con ella; el otro día hicimos fotos y está bueno compartir eso. Viajamos juntos lo que podemos. Es el contrato del amor.
Noticias: En su cuenta de Instagram suele publicar fotos entrenando en París. ¿Qué rutina lleva?
Patané: Ahora estoy entrenando muchísimo, es una etapa. Entrené toda mi vida, después paré por seis años que fueron muy buenos a nivel trabajo. Hice todos los deportes, jugué al tenis profesionalmente; a los 23 lo colgué. Seguí haciendo bicicleta, running, gimnasio. Y después dejé todo. Me empecé a destruir un poco (risas). Este año tenía que hacer algo para regenerarme. No por volver a lo que era, pero quiero estar cuidado. En la nutrición, lo espiritual, lo emocional. No es sólo un músculo. Estoy como más holístico. Hay que mantenerse. No porque venga otro, no me preocupa tener competencia porque cada uno es diferente. Es para uno. Con Magda entrenamos juntos. Es lindo, te da energía y se nota.
Noticias: ¿Es difícil hacer coincidir ambas agendas?
Patané: Tratamos de estar juntos lo más que se pueda. A veces estamos separados por dos semanas, un mes, pero es normal. Cada uno hace sus fashion shows, si no el mundo de la moda te agota. En esos días está muy concentrado, viene gente de todo el mundo por cuatro días. Están todo el tiempo muy arriba, terminás en fiestas. Este año nos instalamos un mes y medio en Los Ángeles, lo elegimos como base. Así me gusta y sigo bien, llevando la relación y el trabajo de esa manera.

 

Daniela Rossi

Seguí a Daniela en Twitter: @daniela_rossi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *