Política / 18 de septiembre de 2016

“Caballo” Suárez hizo “la gran Kirchner”: se enriqueció con un hotel

El sindicalista preso le alquiló todas las suites del hospedaje “Belinda” a su gremio, el SOMU. Las pruebas.

Por

El hotel Belinda, en Corrientes. Suárez es el principal accionista.
El hotel Belinda, en Corrientes. Suárez es el principal accionista.

Cristina Kirchner dice públicamente que lo quiere y que es su sindicalista preferido. Tienen mucho en común, no sólo en sus modos, sino también en que Omar “Caballo” Suárez, el ex titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), copió de la ex mandataria la manera de blanquear dinero que no le pertenece a través de hoteles. El polémico gremialista, que fue detenido el martes 13 de septiembre, había hecho del Hotel Puerto Belinda su mini Hotesur.
Puerto Belinda, ubicado en Monte Caseros, Corrientes, se promocionaba como un paraje del sindicato, pero en realidad es propiedad de la empresa Elite Viajes SA, cuya titularidad es 80% de Suárez y 20% de Débora Medina, hija de un ex tesorero del SOMU.
Pero hay otra particularidad. Según las facturas a las que pudo acceder NOTICIAS, en diversas oportunidades el sindicato que lideraba Suárez alquilaba 40 habitaciones del Puerto Belinda cuando, según la página del Ministerio de Turismo de Corrientes, el hotel cuenta con 24 plazas. Es decir, Suárez, como director de sindicato, alquilaba en su propio hotel habitaciones que ni siquiera existían.
En los documentos se observa, por ejemplo, que en la segunda quincena de julio del 2013, el SOMU contrató con Elite Viajes SA el alquiler de 14 días de pensión completa por 40 plazas, por 232.047 pesos. El mismo importe desembolsó en la segunda quincena del siguiente mes. En total, en el extracto al que accedió esta revista, entre marzo y noviembre del 2013, el sindicato de Suárez le pagó a la empresa de Suárez 2.623.925 pesos.
Detenido. El polémico gremialista estuvo al frente del SOMU durante 27 años. En ese tiempo acumuló cientos de denuncias por coacción, lavado de dinero y pago de sobreprecios. Finalmente, fue procesado con prisión preventiva por el delito de asociación ilícita, en una denuncia por extorsión a empresarios y entorpecimiento del tránsito marítimo. En febrero del 2016 la Justicia intervino el sindicato y en junio confirmó a Gladys González, diputada del PRO, como la única interventora.
El programa de tevé “Periodismo Para Todos” ya había investigado a Suárez en el 2014. Allí revelaron que el sindicalista se había llevado materiales de la Isla Demarchi pertenecientes al Estado para construir su emprendimiento privado en Corrientes. “La Isla Demarchi es mía”, se ufanaba el sindicalista. En esos terrenos sobre la orilla del río Paraná, donde se está a sólo minutos de lancha de cruzar hacia Paraguay o Brasil, Suárez también construía una casa para uso particular.
Más allá de haber sido denunciado por amenazas en diversas oportunidades, hay un detalle que convierte al “Caballo” Suárez, al fin de cuentas, en un sentimental. Al hotel correntino que construyó como si fuese del sindicato –y del que se sirvió para hacerse del dinero de sus afiliados– le puso un nombre muy especial: Belinda, en honor a su mamá.

 

2 comentarios de ““Caballo” Suárez hizo “la gran Kirchner”: se enriqueció con un hotel”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *