Opinión / 18 de septiembre de 2016

Superpotencia en el limbo

James Neilson analiza el escenario político de Estados Unidos de cara a las elecciones del 8 de noviembre.

Por

Hillary Clinton por Pablo Temes.
Hillary Clinton por Pablo Temes.

Estados Unidos ya no es la obra maestra de relojería política en que se inspiraron generaciones de constitucionalistas latinoamericanos, entre ellos Juan Bautista Alberdi. Si bien los padres fundadores norteamericanos entendían que de vez en cuando la Casa Blanca estaría ocupada por personajes mediocres o malignos, de ahí todos aquellos frenos y equilibrios destinados a limitar su capacidad para provocar desastres, no habrán previsto una situación como la actual.
Para alarma de sus aliados y regocijo incrédulo de sus muchos enemigos, la superpotencia no está en condiciones de controlar las fuerzas que ella misma desató. En el exterior, los resueltos a luchar contra el imperialismo yanqui –que últimamente ha sido más cultural que militar porque Barack Obama entendió que sería mejor no procurar democratizar el planeta interviniendo en conflictos ajenos como hacía George W. Bush– están aprovechando lo que ven como una oportunidad acaso única para frenarlo; fronteras adentro, cambios económicos y sociales impulsados por la revolución tecnológica que comenzó en California han dinamitado el panorama político tradicional.
A menos que ocurra algo raro en las próximas semanas, el 8 de noviembre los ciudadanos del país que sigue siendo, por lejos, el más poderoso del mundo, tendrán que optar entre el magnate inmobiliario Donald Trump y Hillary Clinton o, en el caso de que la mala salud de la esposa de Bill la obligue a abandonar su sueño presidencial, entre Trump y un sustituto elegido a último minuto por los operadores de la maquinaria demócrata. La aparición de un candidato nuevo o, de tratarse del vicepresidente Joe Biden como conjeturan algunos, de uno reciclado, podría ser la alternativa menos mala, ya que el mérito principal de Hillary consiste en no ser Trump.

Trump es un bocón ignorante, un populista xenófobo de instintos aislacionistas que sabe expresar el rencor que sienten millones de personas indignadas por lo que está sucediendo en su país y el mundo, pero todo hace pensar que Hillary es, como él dice, una mentirosa serial que, en palabras de quien fue el jefe de la campaña exitosa de Barack Obama, sufre de una “enfermiza tendencia al ocultamiento”. Para más señas, a través de los años ha protagonizado episodios escandalosos. Tales traspiés no la han perjudicado demasiado porque, gracias a Bill, los pesos pesados del Partido Demócrata han sido reacios a criticarla por entender que no sería de su interés colaborar así con sus adversarios republicanos, pero el consenso es que dista de ser una persona confiable.
Al enterarse de que Hillary acababa de desmayarse durante la conmemoración del atentado islamista contra Nueva York y Washington del 11 de septiembre de 2001 en que murieron más de tres mil personas, y que tendría que descansar por un rato porque tiene neumonía, Trump juró esperar “que se mejore” muy pronto para reanudar la campaña proselitista. Tanta caballerosidad de parte de un empresario que se ha acostumbrado a hablar pestes de sus adversarios puede entenderse; le conviene medirse con una señora que a su modo encarna los vicios de una clase política desprestigiada.
Por razones similares, a Hillary le conviene figurar como la única alternativa a un esperpento peligroso como Trump ya que, frente a un republicano menos extravagante, sus propias deficiencias podrían hundirla. Además de poner en riesgo la sacrosanta seguridad nacional estadounidense usando un servidor privado para enviar correos electrónicos oficiales, la entonces secretaria de Estado Hillary metió la pata cuando islamistas asesinaron al embajador norteamericano a Libia en Bengasi; trató de hacer creer que fue a causa de la difusión por internet de un video casero antimusulmán, de tal manera dando a entender que no se había sentido obligada a advertirle que sería una mala idea visitar un reducto yihadista notorio sin una escolta bien armada.
Aunque Estados Unidos cuenta con miles de hombres y mujeres que, conforme a las pautas habituales, son muchos más idóneos que el Donald y Hillary, por distintas razones pocos se sienten tentados a probar suerte en el rocambolesco mundillo político. Asimismo, el sistema presidencialista que adoptó Estados Unidos, para entonces exportarlo a América latina, no sólo carece de la flexibilidad del parlamentarismo que hace menos traumáticos los cambios de gobierno, sino que también brinda oportunidades a demagogos improvisados como Trump al ahorrarles la necesidad de conseguir la aprobación de congéneres políticos que, a diferencia de casi todos los votantes, los habrán conocido desde años y por lo tanto se habrán familiarizado con sus características menos atractivas. Por lo demás, en países presidencialistas, la falta de experiencia política puede considerarse una ventaja, sobre todo en etapas en que muchos quisieran ser gobernados por personas presuntamente no contaminadas por una actividad que suponen irremediablemente corrupta.
Trump ganó las primarias republicanas en contra de la voluntad manifiesta del establishment partidario que hubiera preferido verse representado por un candidato menos excéntrico que el multimillonario megalómano. Aunque Hillary sí disfruta del apoyo del grueso del aparato demócrata, muchos temen haber cometido un error al comprometerse con una aspirante presidencial que tiene muertos escondidos en el armario. Así y todo, por miedo a lo que podría significar para Estados Unidos, y el mundo, el eventual triunfo de Trump, se sienten constreñidos a respaldarla con fervor.

En el mundo moderno, la democracia es forzosamente representativa, pero en países como Estados Unidos, los torneos presidenciales la hacen casi directa; casi directa porque, a diferencia de lo que ocurre en la Argentina, el candidato con más votos populares puede perder en el colegio electoral. Trump está preparándose para dicha contingencia afirmando que podría ser víctima de un fraude perpetrado por la vieja guardia, tanto demócrata como republicana. De tal modo, presiona a los políticos del establishment diciéndoles que sus seguidores reaccionarían ante una eventual derrota en el colegio electoral con manifestaciones de repudio.
La sospecha de que sus adversarios irían a virtualmente cualquier extremo para cerrarle el acceso a la Casa Blanca se basa en algo más que la afición, compartida por todos los populistas, a las teorías conspirativas. A algunos les parece tan grotesco el mero hecho de que un sujeto como Trump tenga por lo menos la posibilidad de suceder a Obama, erigiéndose así en lo que los norteamericanos suelen llamar “el hombre más poderoso del mundo” que lo toman por evidencia de que sería mejor reducir la influencia política de gente cuyas opiniones atribuyen a nada más que prejuicios inadmisibles. Hillary habrá tenido algo así en mente cuando afirmó que la mitad de los simpatizantes de Trump pertenece a “una canasta de deplorables”, de tal manera violando una regla política fundamental según la cual, cuando abren la boca en público, los candidatos deberían fingir que respetan a aquellos sectores populares que respaldan a su contrincante. Con todo, es natural que Hillary se sienta enojada; los “deplorables” se cuentan por decenas de millones y, por incluir en sus filas a muchísimos obreros blancos, hasta hace poco formaban parte de la clientela demócrata.

Mientras que en otros tiempos los más propensos a insinuar que, por ser tan complicados los problemas políticos y económicos, sería mejor dejarlos en manos de expertos, eran derechistas de ideas aristocratizantes, hoy en día suelen ser progresistas. Es que, entre otras cosas, Trump encabeza una rebelión contra la hegemonía cultural de los políticamente correctos. En Europa, las elites bruselenses se las han arreglado para alejarse de los votantes de Francia y otros países construyendo una serie de muros institucionales y burocráticas que sirven para mantenerlos en su lugar: la indignación que les produjo el resultado del referéndum británico en que triunfó el “Brexit” se debió en buena medida al temor a que otros gobiernos cometan el error garrafal de permitir que la ciudadanía decida si vale la pena seguir participando del gran proyecto comunitario. Muchos miembros de la clase política norteamericana quisieran hacer lo mismo, pero pocos se animan a decirlo.
Aun cuando Hillary se recupere pronto del ataque de neumonía que la hizo caer y en adelante hable con mayor franqueza acerca de su estado físico, no cabe duda de que la sensación de que no está en condiciones de soportar las presiones que le esperarían si alcanzara su objetivo le costará por lo menos algunos votos; de estar en lo cierto las encuestas más recientes, podrían ser decisivos. Según los sondeos, la diferencia entre los dos candidatos es mínima, de suerte que el destino de la superpotencia dependerá de los muchos que votarán por lo que les parezca el mal menor.
En esta contienda, Clinton representa la continuidad y Trump una especie de revolución retro; se ha comprometido a asegurar que Estados Unidos vuelva a ser lo que fue en algún momento del pasado cuando su supremacía era innegable. Por estar convencida la mayoría de que su país perdió el rumbo hace mucho, la iconoclasia de Trump le ha permitido llegar hasta donde está, pero, como tantos otros rebeldes, no parece tener la menor idea de lo que sería necesario hacer para modificar un statu quo que le parece intolerable.

 

Comentarios de “Superpotencia en el limbo”

  1. Pregúntele a los españoles sobre la “flexibilidad” del sistema parlamentario para cambiar de gobierno jajajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *