Teatro / 22 de septiembre de 2016

El diccionario: disección de una vida

Texto de Manuel Calzada Pérez sobre la vida de la filóloga María Moliner, protagonizado por Marta Lubos, Daniel Miglioranza y Roberto Mosca. Dirección: Oscar Barney Finn. El tinglado, Mario Bravo 948.

Por

El diccionario

★★★★ “Lo mejor que se puede hacer con los recuerdos es quemarlos”, afirmó María Moliner (1900-1981), la brillante mujer que acometió la ciclópea tarea de escribir el indispensable Diccionario de Uso del Español y que terminó cercada por el fantasma de la arterioesclerosis cerebral; enfermedad que la dejó incapacitada, física y mentalmente.
La historia de esta bibliotecaria, filóloga y lexicógrafa española, su concepto sobre la libertad, sus silencios y tragedias personales, hallan eco en esta profunda disección imaginada por el dramaturgo ibérico Manuel Calzada Pérez.
Moliner volcó su conocimiento sobre el idioma en miles de fichas que ocuparon cada espacio libre del hogar que compartía con su esposo, literalmente, hasta su bañera. Autora, además, de un audaz Plan de Bibliotecas, tras el ascenso del dictador Franco fue juzgada ante un Tribunal de Depuración que castigó su pasado librepensador y republicano. Con la convicción que la caracterizaba, sostenía: “Sin la cultura, no hay posibilidad de liberación”.
En los setenta, afectada por problemas de memoria, acudió a un neurólogo que luego de formular una hipótesis delirante (creía que padecía un problema psicológico), quedó estupefacto cuando María le obsequió los sendos volúmenes de su hijo dilecto. En la trama hay un alarde de síntesis donde los recuerdos, fragmentados, entremezclan sesiones médicas, la pérdida de una hija, el hastío del marido; y el trabajo obsesivo y sistemático a lo largo de más de quince años.
Marta Lubos, en el rol protagónico, conmueve y brinda una labor plena de matices; Daniel Miglioranza, transita con autoridad la soberbia del doctor y termina con la emoción de quien comprueba la injusticia del destino; Roberto Mosca aporta las diferentes facetas del esposo, quién vacila entre la comprensión y el fastidio.
La proverbial sutileza de Oscar Barney Finn se aprecia en los detalles: desde la canción que Imperio Argentina entona en la radio, hasta la elección de la voz en off del gran actor Osmar Núñez para hacer presente al despótico juez. Todo contribuye a generar un clima ideal, magníficamente iluminado por Leandra Rodríguez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *