Costumbres / 23 de septiembre de 2016

Especial moda verano: democrática y horizontal

Tendencias: el look trendy cruza las propuestas de los diseñadores con el estilo de las instagramers. Pantacourt y blusas sin hombros, las prendas que todas van a usar. MIrá las fotos.

Por

Las redes sociales son el gran cambio que ha afectado al mundo de la moda en los últimos años. No sólo han hecho de la generación de tendencias una operación más horizontal y democrática, también han acelerado los tiempos de furor y caída en desuso de estilos, items, colores y accesorios.
Como en el resto de la vida, las redes han vuelto a los contenidos fashion materia opinable, y hoy tienen más influencia algunas usuarias de internet con buen gusto, que un diseñador de etiqueta top con miles de dólares en su cuenta bancaria.
La proliferación de estímulos fashion vía web, contribuye indudablemente al cansancio inmediato que generan las prendas más ligadas al consumo joven y fácil. Pero también, los consumidores dejan de esperar que caiga del cielo el decálogo de lo que está bien o mal usar y se ponen al hombro la tarea de proponer moda.
A las blogueras, que tanta influencia tienen, hoy se suman las instagramers, miembros de la red que pisa más fuerte en materia de contenidos estéticos. Ellas proponen una forma de vivir más que un grupo de tendencias. Incitan a la identificación y son más efectivas a la hora de “vender” un estilo que cualquier modelo que pudiera proponer una marca. Por eso, las estiquetas las miman y las esponsorean, porque son lo más cercano que existe al pulso y la opinión de la gente común.
La imagen de un par de zapatos en una vidriera, o la punta de una pasarela filmada con pulso inestable desde la “front row”, o la selfie de un outfit personal tomada minutos antes de salir a una fiesta, son el mapa de un camino iniciático por el país más creativo y apasionante: el de la moda.

 

También tendencias

Pero además hay propuestas concretas. Los datos de una industria más organizada que necesita de las temporadas, los desfiles y las vidrieras para seguir funcionando. Esa industria presenta ideas básicas en géneros y colores. Y colecciones que permanecerán varios meses a disposición del público.
Se pueden distinguir claramente, entre los cambios de cada temporada, aquellos que durarán sólo un par de meses y aquellos que representan un pequeño desplazamiento, que dos años después terminará en una revolución. Entre estos últimos están cuestiones tales como el talle de los pantalones, el ancho de las botamangas, el largo de las faldas y el volumen de los tops. Comienzan con algunas propuestas aisladas y terminan con una trasformación de largo alcance.
En este sentido, el verano 2016-2017 puede ser (porque hoy nada es definitivo en materia de tendencias) el de la culminación de varios procesos: el que le diga adiós a los chupines y le dé la bienvenida a los pantalones anchos, o el que instaure por mucho tiempo el tiro en la cintura, o el que lleve a las faldas otra vez por debajo de las rodillas.
Con respecto a los colores, el próximo verano será recordado como la temporada en que el amarillo estuvo de moda. Color difícil si los hay, se podrá combinar con pasteles y azules. El blanco seguirá siendo fuerte.
Las prendas que representan una novedad y serán un símbolo de época son: las blusas sin hombros o de hombros caídos. Los pantalones cortos (“crop pants” o “pantacourt”) a mitad de camino entre las rodillas y los tobillos. Los detalles de lencería: vestidos como camisones con vivos de encaje y realizados en satén o en gasa. Las formas lánguidas, amplias, superpuestas: camisas muy largas, spolverinos, pantalones anchos. Plisados, sobre todo en los vestidos de noche. Un batik prolijo en tonos de azul y blanco. Las camperas a la cintura en texturas inesperadas: seda, satén, encaje. Los bordados, en camperas, jeans, camisas.
En cuanto a los zapatos, triunfan definitivamente las zapatillas blancas, las plataformas pasan a segundo plano (esto es relativo, porque las consumidoras las defienden a rajatabla) y vuelven los tacos cuadrados, más cómodos y prácticos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *